martes, 31 de julio de 2012

EL MUNDO AMA LO PERFECTO, PERO LO PERFECTO ES INHUMANO...

EL MUNDO AMA LO PERFECTO, PERO LO PERFECTO ES INHUMANO...

El mundo busca la belleza, pero la dibuja perfecta, como la de las muñecas, la que solo es apariencia, y hay muchos que no se aman, porque sienten que en eso no encajan… La humanidad añora más encontrar ángeles que amigos, ángeles que protejan y salven, que tengan magia y no personas que también sean de barro, se equivoquen y quebranten, por eso es que hay almas llenas de vacíos y amigos perdidos…


El mundo busca personas perfectas, que no tengan defectos, que no fallen nunca, para que no nos desilusionen, no importa que no demuestren lo que están sintiendo… El mundo busca a Dios, que baje del cielo, que solucione todo por acto de magia, que nos de lo que queremos, pero se niega a verlo en lo más imperfecto y en las cosas duras que nos pasan…


El mundo ama lo perfecto, lo que está nuevo, lo que no tiene ni una grieta o rasguño, porque tener algo así es un lujo… El mundo ama el dinero, porque compra lo perfecto, lo que no se da cuenta es que con dinero no se consigue el amor verdadero… El mundo no se ama a así mismo, y se engaña diciendo que si, pero hace de todo por ser quien no es y por tener lo que no tiene, porque no encuentra perfecto lo que posee…


El mundo ama lo perfecto, pero no sabe descubrir ni valorar lo que es realmente perfecto, el amor de Dios que se nos grita en lo que para el mundo es pequeño e imperfecto… EL mundo ama lo perfecto y lo perfecto es inhumano, por eso el mundo por buscar y lograr lo perfecto, se olvida de lo humano… El mundo busca una familia perfecta y se le olvida que es imperfecto…


El mundo busca un amor perfecto, y no sabe que cuando se ama de verdad se ama lo más imperfecto… El mundo busca un perdón perfecto, pero no sabe que nada se olvida que todo es un proceso… El mundo busca lo perfecto, pero no busca lo verdadero, lo perfecto no existe, es inhumano, lo verdadero tiene que ponerse a pruebas para comprobarlo…


El mundo busca lo perfecto y lo único perfecto que existe, muchas veces lo juzgamos y le buscamos imperfecciones, solo Dios es perfecto y no lo buscamos donde debemos, por eso lo condenamos…


KARY ROJAS

Los 10 principios que el deporte transmitirá a tus hijos

Los 10 principios que el deporte transmitirá a tus hijos

El deporte tiene mucho que enseñar y aportar a los más pequeños de la casa desde el punto de vista de los valores, principios y aptitudes. Y es que practicar un deporte no se trata solo de correr detrás de un balón o golpear una pelota con una raqueta.

Niños olímpicos


Relacionado: Claves para afrontar la victoria y la derrota
En el marco de la campaña ‘Gracias mamá’ elaborada por Procter & Gamble, la delegación italiana ha realizado una encuesta a madres de deportistas sobre qué valores ha aportado el deporte a sus hijos. Aunque la encuesta se haya hecho en Italia, el decálogo resultante es aplicable fuera de sus fronteras. Sería este:
  1. Pasión y diversión. Estos deberían ser dos de los requisitos básicos a la hora de elegir un deporte. Sin ellos, practicarlo puede convertirse en un calvario o una obligación difícil de llevar.
  2. Constancia y disciplina. El deporte obliga a quien lo practica a mantener una serie de horarios y hábitos saludables diariamente que no pueden saltarse si se quiere rendir y triunfar.
  3. Evolución progresiva. Ver cómo se mejora poco a poco, día a día, es todo un acicate para los deportistas. Comprobar que lo que se era incapaz de hacer hace un mes ahora es algo tan sencillo como el respirar.
  4. Enfrentar la dificultad. Se dice que las nuevas generaciones no están educadas en la cultura del esfuerzo, que están acostumbradas a obtener todo lo que quieren de forma sencilla. El deporte les enseña a enfrentarse a la dificultad haciéndoles más fuertes.
  5. 5.    Respeto. Toda disciplina deportiva implica unas reglas y unas normas que hay que respetar. Pero no solo eso, también enseña a respetar al contrario.
  6. 6.    Trabajo en equipo. Hay muchos deportes que se practican en grupo. Esto ayuda a los niños a adquirir la capacidad de trabajar en equipo y de relacionarse con los demás para conseguir un objetivo común.
  7.  Atención al rendimiento. Concentrarse en conseguir el objetivo marcado sea el que sea, una victoria en el torneo escolar o el mismísimo oro olímpico.
  8.  Desafiar los límites. En el sentido de superarse a sí mismo y aquellas barreras que pongan los demás. Porque en el deporte no se compite solo contra uno mismo, sino también contra el resto. Hay que superar los límites propios, pero también al rival.
  9. Equilibrio cuerpo y mente. Conseguir mediante el entrenamiento del cuerpo y la mente todos aquellos objetivos que se propongan. 
  10. Energía y bienestar. El deporte ayuda también a estar bien con uno mismo y a sentirse sano y en forma. 
  11.  http://es.tendencias.yahoo.com/blogs/gracias-mama/los-10-principios-que-el-deporte-transmitir%C3%A1-a-tus-hijos.html

"te busco"

"te busco" - Poemas de Vicente Armando Gonzalez Rodiguez

 

Poemas » vicente armando gonzalez rodiguez » te busco

"te busco"
Esos castillos de pasión de tus senos me esperan
Ya mi corazón late incontrolable por tu presencia
El sabor de tus bellos botones de rosa me enloquecen
Son fuego que quema mis labios y mi alma
Busco el camino ciegamente y lo siento en tu olor
El calor de tu simas hierve en mi boca
Y me pertenece y bebo su néctar divino
Y lo que sentimos está más allá de la gloria
Y el placer es más que pastelillos, es divino
Y deshojo los pétalos de esa rosa buscando su perfume
Y ese calor necesario me abraza el alma y me gusta
Y viviré contigo y para tu ser, por siempre en TI.

Vice
http://www.poetaspoemas.com/vicente-armando-gonzalez-rodiguez/te-busco

Qué hacer y qué no hacer para un acercamiento amoroso Artículo publicado por Merlina Meiler

jun

Qué hacer y qué no hacer para un acercamiento amoroso

Artículo publicado por Merlina Meiler
¿Te atrae alguien y no sabes cómo acercarte?
Para entablar una relación más cercana con una persona con quien no tienes el trato que desearías, te presento algunas ideas que ayudarán a que se produzca el encuentro tan deseado y dé los mejores frutos:

TIPS

  • Averigua qué le gusta a la otra persona, sus pasatiempos, sus inquietudes. Recaba información para interiorizarte un poco acerca de estas actividades.  Para iniciar una conversación sobre uno de estos temas, puedes hacer un comentario de actualidad sobre alguno, o formular una pregunta que demuestre que algo entiendes.  Muestra interés en la respuesta.
  • Busca los puntos en común que tengan, es una buena manera de que note tu presencia si le haces comentarios sobre temas que le importan.
  • Demuestra verdadero interés en lo que el otro te comente. Ábrete a nuevos entendimientos. Iniciar una nueva relación es comenzar a vincularse de una manera novedosa con alguien con quien, afortunadamente, no tenemos una historia previa en común.
  • Hazle ver en qué eres único/a. Muestra tus habilidades, tus capacidades, tus talentos, de nada sirve acercarse a alguien con timidez o poca autovaloración.
  • Demuéstrale que te acercas porque es un ser especial, que por alguna razón te atrae. Que no crea que lo haces habitualmente con todo el mundo, ¡a nadie le gusta sentirse uno o una más entre la multitud!
  • Tu mensaje a la otra persona debe ser tan claro como sea posible, con sutilezas, sin presiones y que no dé lugar a dudas. Hay gente que no capta las medias palabras o pueden malinterpretarlas o no darles el significado que tú desearías. O sea, si le dices “¿Estará buena la última película con Al Pacino?” Y no sugiere ir a verla juntos… tendrás que ser más consistente en lo que dices para lograr tu objetivo de compartir una salida al cine.
NO
  • No le temas al rechazo.  Es una posibilidad real, pero lo es también la aceptación y el inicio de otro nivel de entendimiento con este ser que te moviliza… ¡y bien vale la pena intentarlo!
  • No bajes los brazos si la primera vez que tratas de acercarte no rinde los frutos deseados. Tampoco alimentes falsas expectativas si el mensaje de la otra persona en contrario es bien claro.
  • No te acerques de manera tal que parezca que le estás pidiendo permiso, ni demuestres baja autoestima o inseguridad, como por ejemplo, que le hablas porque no tienes con quien hacerlo, o hace mucho que nadie te invita a salir. ¡Es mejor obviar estos detalles!
  • No accedas a proposiciones que no te agraden, sólo por acercarte. Si te das cuenta que la otra persona sólo quiere o está dispuesta a que lo que pase entre ustedes sea un pasatiempo, o por el contrario quiere algo serio mientras tú sólo quieres divertirte, fíjate si eso es bueno para ambos o si te hará feliz. Pon tus propios límites aunque seas quien está dando el primer paso.
  • No modifiques tu manera de ser o tus creencias para agradar a la otra persona a cualquier precio. Quien se quiera acercar a ti se interesará en saber cómo eres realmente, qué piensas, a qué aspiras. Y si no le interesa conocerte, ¡se lo perderá!
  •  http://www.mejoraemocional.com/solos-y-solas/que-hacer-y-que-no-hacer-para-un-acercamiento-amoroso/

What Makes You Beautiful - One Direction (Lyrics) _).mp4

Desesperad@ por amor Artículo publicado por Merlina Meiler

oct

Desesperad@ por amor

Artículo publicado por Merlina Meiler
Hace un tiempo que no tienes pareja estable, y es una de tus preocupaciones máximas. ¿Cómo lidiar con lo que esto te genera?
Pues bien, durante la espera, ¡hay mucho por hacer! Si lo decides, este puede ser el momento exacto en el que te comienzas a preparar para una vida en común.
En primer lugar, tranquilízate. Ten fe. Esa persona llegará a tu vida. Tal vez no en las circunstancias o en el envase que deseabas… pero si te abres a lo que la vida tiene para ofrecerte, va a llegar.
No te muestres desesperad@. Si conoces a alguien, eso no implica que vaya a ser tu pareja estable ni el padre(o la madre) de tus hijos. Bajar el nivel de ansiedad y entregarse internamente a lo que la vida, el destino o Dios (si eres creyente) tienen para nosotros ayuda a calmarnos y a lograr una perspectiva más relajada. Dedícate a tratar a la otra persona durante un lapso prudencial, con los ojos bien abiertos.
Verifica tus creencias. ¿Supones que todos los hombres son infieles? ¿Qué todas las mujeres hablan demasiado? Pensar mucho algo puede provocar que lo atraigamos a nuestra vida y no veamos que, también, hay otro tipo de personas con diferentes virtudes y defectos. ¡Salir del patrón de relaciones anteriores es muy bueno!
¿Sueles enamorarte del amor y perder la noción de cómo es la otra persona, hasta que se muestra bastante diferente a lo que era en un principio? ¿O te enamoras de seres que, habitualmente, no te corresponden? Antes de entregar tu amor a quien tú quieras hacerlo (esté el otro involucrado o no), medita durante unos días si no es mejor quedarte como estás ahora y encontrar a alguien más afín – si pierdes tu tiempo y energía con quien no lo merece, ¡la persona que podría hacerte feliz puede pasar de largo!
Deja de intentar hallar al príncipe azul (¡destiñe!) o a la mujer perfecta (¡no existe!) y entiende que, si realmente estás dispuest@ a esta acompañad@, vale la pena que te enfoques en lo realmente importante y no prestes atención a puntos secundarios que no tienen relevancia. Si lo que buscas es una excusa para validar que sigues sol@, entonces revisa si realmente quieres tener compañía o si algo dentro de ti lo está boicoteando. ¡Liberarte de esto abrirá la enorme puerta a la felicidad que estuvo vedada hasta ahora!
No le endilgues a quien conozcas errores de otros, del pasado. Tampoco te asomes a la posibilidad de una relación con miedos o imaginando que te van a volver a tratar de igual modo. ¿Te defraudaron, te mintieron, te hicieron sufrir? Si albergas dentro de ti vivencias que de alguna manera te dejaron un sabor amargo, este es el momento ideal para que te alivianes y dejes esas sensaciones y esos recuerdos que te perturbaban en su lugar, en el pasado, para iniciar lo que se presente con el pie derecho (¡lo ideal para que llegue a buen término!).
 http://www.mejoraemocional.com/solos-y-solas/desesperad-por-amor/

El Deseo

El Deseo

Rodrigo Jarpa, el guapo sexólogo estuvo nuevamente en Concepción, pero ahora en mi casa… y vino a darnos una charla llamada “El Deseo”, así que aquí estuvo un grupo de chicas junto a unos vinos escuchando y conversando sobre el misterio que hay detrás de El deseo en la relación de pareja.
Algunos tips como resúmen, sería que la falta de deseo es absolutamente construíble y es absolutamente mental. Hoy en día es muy común la falta de deseo por parte de ambos sexos, producto de muchos factores, exceso de trabajo, depresión, estrés, el famoso Ravotril u otras drogas, la TV o computadores en el dormitorio, todos ellos avivan el distanciamiento de la pareja y la falta de conexión.
Rodrigo hizo un ejercicio que consistía en mentalizar con ojos cerrados a alguien, amigo (a), familiar, alguien muy querido que quisieramos ver con muchas ganas, pensar en la idea que lo vamos a recoger al aeropuerto porque viene a vernos y cuando lo vemos le damos un gran abrazo y le decimos lo mucho que queríamos verlo, al despertar y abrir los ojos de forma repentina nos dábamos cuenta que lo que quería intentar lograr con el ejercicio, era vivirnos la sensación de haber sentido esas ganas de abrazar a esa persona, y que esas ganas nacieron de la conducción mental que hicimos de la situación.
Otro caso ocurre con las mujeres que se les hace imposible lograr el orgasmo, que eso tiene directa relación con el control y la falta de “dejarse llevar” o de “entregarse”, para ello Rodrigo aconseja que durante la relación sexual, simulen el orgasmo, dice:  “no es malo fingir orgasmo, gritar un orgasmo, ya que eso te va a ayudar a inducir una real sensación de sentirlo, o por lo menos te va a llevar a “perder” el control, soltar el cuerpo, relaja los pies, desrigidízate, grita, entrégate y eso es un buen ejercicio para lograr esa “entrega”.
 http://www.estilosdevida.cl/2010/08/16/el-deseo/

¿Me enamoré del jefe?

  • Pareja con la computadora Clarín
  • Foto
    Clarín

29.05.2012 | Vínculos

¿Me enamoré del jefe?

Miles de historias se han tejido en torno al vínculo cercano, muchas veces íntimo, entre los jefes varones y mujeres. Las fantasías que dispara son floridas, y hasta motivo de celos en muchos matrimonios. ¿Figurita repetida? ¿Es amor?
Adriana Arias

Ella se levanta todas las mañanas dispuesta a encarar su jornada con la mejor de las energías y con el entusiasmo de una cotidiana promesa. Se baña, se produce, se perfuma cada día con el perfume que, a esta altura, sabe perfectamente que es el que más le gusta a él. Se lo ha dicho en más de una ocasión. Se viste adecuadamente, clásica y moderna a la vez, correcta y sexy, espléndida.
Llega siempre unos minutos antes que él. Ordena sus papeles (los de él), anticipa los llamados telefónicos (de él), revisa y acicala el escritorio (de él), enciende el aire acondicionado, organiza las carpetas, abre las ventanas a diferente altura según el estado del clima, se asegura de que la limpieza cotidiana haya sido realizada adecuadamente, la taza de café recién hecho y humeante sobre su bandeja, la copa de agua mineral de la marca de su preferencia, los caramelos de miel.
Se retira a su escritorio a esperarlo a él. Habitualmente registra cierto grado de deliciosa ansiedad durante esos escasos momentos.
Él llega puntualmente, como siempre, con esa actitud entre distante y cercana que la confunde tanto. La saluda amablemente con un guiño de cariño respetuoso que ambos conocen y que los hace cómplices desde el inicio del día. Se lo nota apurado, con la energía dispuesta a enfrentar los cientos de temas que lo esperan.
Ella lo deja solo en su escritorio los consabidos 15 minutos que él necesita para instalarse. Cuando tiene la exacta certeza de que él espera su presencia y sin correr nunca el riesgo de tener que ser requerida, golpea la puerta de su santuario y entra. Como siempre, lleva su agenda entre sus brazos y comienza a recordarle las diferentes tareas que lo esperan ese día.
Él la observa atento y cortés, siempre se comporta como un caballero con ella, jamás abusa de su poder y de su autoridad. Su mirada es absolutamente confiada respecto al listado de quehaceres organizados por ella y asume sin juicio alguno las mismas.
Él agrega diferentes cuestiones de las que ella deberá ocuparse. Inmediatamente ella anota prolijamente sus sugerencias en la agenda.
La distancia física entre ambos se va modificando a lo largo del intercambio. Al principio ella está paradita cerca de la puerta, al rato se apoya en el escritorio y más tarde se acerca sutilmente a él con la excusa de compartir cierta información que aparece en la pantalla de su computadora. En ese momento registra su respiración, su perfume (que la subyuga), siente como su melena roza el cuello de él y no se aleja, sus miradas se encuentran cerca...muy cerca. ¿Acaso no es ternura lo que trasuntan sus ojos celestes? ¿No podría entenderse como deseo hacia ella? ¿Y esas sonrisas encubridoras entre ambos? Cuidado, se dice. No des pasos equívocos, se indica.
Él le recuerda que es lunes. Los lunes suelen almorzar juntos con la excusa consensuada de aprovechar ese rato para programar la semana. Almuerzo de trabajo lo llaman. Para ella es un día de celebración. Recibir su invitación, comer con él como si fueran pareja, brindar con un rico vino que se permiten en esas ocasiones. La mañana se le va a hacer eterna esperando esa oportunidad. Se regodea imaginando la escena. Le suma el placer que le provoca generar las miradas curiosas de los demás empleados cuando regresen juntos a la empresa. Ella, la secretaria del octavo, volviendo de almorzar con su jefe. Delicioso.
Se despide para continuar cada uno con su programa diario.
Vuelve a su cálido reducto y se dispone a realizar sus tareas con dedicación y amor... ¿amor? Sí. A esta altura ya sabe con certeza que está profundamente enamorada de él. Es el hombre más espléndido que conoce, es el modelo idealizado, es el sueño para su futuro. En ese estado es cuando olvida que él está casado. Es esperable, se dice, siendo mayor que ella y reuniendo todas las cualidades que reúne no podría ser de otro modo. La lucha que libra entre su deseo y sus mandatos y precauciones no dura demasiado. Su objetivo, su meta, el diseño que imagina para su vida junto a él vence todo prejuicio y temor.
Además, es sabido que muchas otras lo han logrado. Es un mito convertido en realidad en cientos de casos. Sólo se trata de esperar y trabajar denodadamente para ello. Manos a la obra.

Lic. Adriana Arias, psicóloga y sexóloga, co-autora de los libros Locas y Fuertes y Bichos y Bichas del Cortejo, junto a Cristina Lobaiza (Del Nuevo Extremo)
http://www.entremujeres.com/pareja-y-sexo/pareja/adriana_arias-dia_de_la_secretaria-enamoramiento-amor-erotismo-trabajo-jefe_0_320367994.html

El discreto espanto de ser mujer

05.03.2012 | Opinión femenina

El discreto espanto de ser mujer

Los mayores problemas de la vida de las mujeres se deben a que queremos ser buenas, complacer a todos, atender a todos… Para sentirnos útiles y lograr que nos quieran o –por lo menos – que nos necesiten. La autora de la nota nos guía en el camino para romper esta costumbre con una polémica solución: debemos ser malas.
Ana von Rebeur
Ana Von Rebeur 
 

El discreto espanto de ser mujer 

 

Cumplir el papel de cuidadoras, niñeras, cocineras y asistentes sociales de la especie humana no es  algo que se nos ocurrió a nosotras. No somos tan tontas. Es un mandato ancestral que nos acompaña desde el principio de los tiempos, muy de la mano de la maternidad. “Si podés cuidar a muchos niños hasta que les  crecen bigotes, bien podés cuidar también de mí, que tengo bigotes y soy tu esposo”, es lo que nos vienen diciendo los hombres desde que el tiempo es tiempo.
Y nosotras acatamos, porque todas las demás hacen lo mismo. Si te fijás un poco, la vocación de la mayoría de las mujeres es siempre cuidar a los otros: maestras, enfermeras, psicólogas, cocineras,  mucamas,  pediatras, fonoaudiólogas hacen un culto de la asistencia al prójimo.
Son pocas las mujeres que se dedican profesionalmente a cosas que no impliquen cuidar a nadie: compositoras, rockeras, ingenieras, arquitectas, empresarias, pilotos de avión, maquinistas de tren, deportistas, químicas, matemáticas y operarias de maquinaria pesada…No hay muchas.
Al intentar ser buenas y útiles al resto del mundo, las mujeres pasamos (en un abrir y cerrar de ojos) de ser serviciales a ser serviles, de ser atentas a ser esclavas y de ser necesitadas a ser maltratadas por aquellos a quienes ayudan sin parar: jefes, hijos, maridos y amantes.
Ya en la antigua Grecia al ama de casa  se le llamaba  “oikourema”, que significa “aparato que cuida la casa”. La mujer no tenía otra posibilidad más que servir de alarma antirrobos, aspiradora y lavarropas, todo en uno. Miles de años después, los varones no colaboran más que ocasionalmente en las tareas domésticas. La conclusión: servir a los demás es vocación de mujeres.  

¿Cómo romper esta  tradición nefasta?
Muy simple: dejando de hacernos las buenas para ser definitivamente malas. La mujer mala, villana, fatal, es un arquetipo femenino que da miedo. Se supone que una mala mujer es peligrosa, desafía las convenciones sin escrúpulos y hace lo que se le  da la gana…Como cualquier hombre… ¡Qué osada!
Las malas que se salen de las reglas siempre han fascinado a todo el mundo y sus nombres  permanecen en nuestra memoria por siglos: la espía Mata Hari, la osada George Sand, la valiente Amelia Earhart, la astuta Cleopatra…
A todos nos fascinan las malas porque se atreven a hacer todo lo que la mayoría de la gente no se atreve, no se permite o no puede hacer. Sin embargo, las malas en vez de esconder sus más atrevidos deseos, los muestran, los disfrutan y los usan de guía para lograr lo que quieren.
Tan fascinantes son las malas, que el programa “Mujeres Asesinas” logró picos de rating en como no hubiese logrado si se hubiera llamado “Hombres Asesinos”. Una empresa de cosméticos australiana lanzó una línea de maquillaje llamada “Villanas Venenosas” en honor a todas los personajes de temibles malas de Disney. 
Nuestra sociedad está organizada y comandada por hombres. Los hombres no toleran que  una mujer rompa las reglas. Y las mujeres, en vez de imitar a las malas, las observan admiradas y las critican con envidia: “¿Cómo ella se atreve?” 

Ser valiente, sexualmente libre, ambiciosa y temeraria, parecen ser características indeseables para mujer. ¿Te animás a romper esquemas y ser “un poquito malvada”?

Ana von Rebeur es periodista, escritora y humorista. Es la autora de "Todas Brujas: las ventajas de ser mala" de Editorial Norma (http://todasbrujas.blogspot.com
 http://www.entremujeres.com/genero/discreto-espanto-ser-mujer-Ana-Von-Rebeur_0_488351233.html

La mujer amante: qué perfil te describe mejor

Sensualidad a pleno
  • Sensualidad a pleno Getty Images
  • Amantes Amantes
  • Foto 1 de 2
    Getty Images

07.06.2011 | Amor de a tres

La mujer amante: qué perfil te describe mejor

Al mejor estilo Glenn Close persiguiendo a Michael Douglas en Atracción Fatal, muchas mujeres enloquecen al encarar "algo" con un casado. No es fácil ser amante, no es sencillo tener una relación prohibida, oculta y estigmatizada por el entorno. Con humor, la autora nos explica cómo somos las mujeres, qué nos lleva a establecer este tipo de amores y cómo reaccionamos frente a las diferentes situaciones.
Ana von Rebeur

Desesperadas. Algunas por dinero, otras por sexo y el resto por escapar de una soledad que las agobia, las mujeres que eligen salir con un hombre casado están desesperadas y, muchas veces, un tanto desquiciadas. Estos son algunos de los casos más típicos. 

Las trepadoras. Son mujeres que se sienten atraídas por hombres que representan valores como poder, riqueza, status social y autoridad. En realidad, quieren estar cerca de ellos para recibir algo de su aura ganadora, ya sea por ósmosis o por el sistema de quitarle la billetera mientras duerme. Estar con un hombre poderoso tiene un encanto indudable: pudiendo tener miles, la eligió a ella. Eso le levanta la autoestima a cualquier mujer sola y solitaria. Y si no le levanta la autoestima, acostarse con el jefe quizás sirva para que le levanten el sueldo.

Las vengadoras. Cuando se descubrió el affaire del presidente Clinton con su pasante, siguió un resonado juicio en torno al vestido azul (manchado de Clinton) de Monica Lewinsky, donde tuvo que declarar su amiga Linda Tripp. Y Linda declaró que Mónica le había contado que tuvo un romance con el presidente estadounidense sólo por  tratar de quitarse de la cabeza a Andy, un hombre casado de la costa Oeste que la había seducido y abandonado. ¡Imaginá cómo se mandará la parte ese tal Andy diciendo que su ex amante tuvo que tener un affaire con el presidente de los Estados Unidos para poder olvidarlo! Pero abundan las mujeres que juegan con hombres casados para darle celos a un novio, por despecho hacia otro, o para olvidar un viejo amor. Las campeonas en este rubro son las recién separadas, desesperadas por  sexo después de años de abstinencia forzada con un marido indiferente. En realidad, ellas no quieren ligar con casados, pero están tan apuradas por quitarse la bombacha que no investigan mucho si es cierto que él “se está separando”, como le dijo, o está más casado que tu padre con tu madre.    

Las competidoras. Son las que crecieron compitiendo con las hermanas o la madre por la atención de papá, y luego se pasa la vida tratando de ganarse la atención del papi…¡De otra gente!

Las semi–bisexuales.  Hay un componente homosexual en esto de querer estar en el medio de una pareja en la que la esposa oficial siempre esta presente de algún modo, ya sea en las quejas del  infiel o en los recaudos para que no sospeche nada. Porque todos siguen teniendo sexo con su esposa, y miente el que jura “a ella no la toco desde hace un año”. En cierto modo, se trata de un interesante menage a trois entre La Mujer Maravilla (vos), Superman (él) y la Mujer Invisible (la esposa).    

Las aterradas. La inmensa mayoría de las mujeres que salen con casados son muchachas que les tienen terror al compromiso y pánico a los hombres... Muchas temen perder poder y libertad junto a un hombre que las domine, y lo ideal es buscarse un hombre inaccesible: ¿qué mejor que un casado?

Las nostalgiosas. Quizás “la otra” no es una mujer nueva, sino alguien que reaparece del pasado de tu marido. Son las más peligrosas, porque él no  gusta de ella por quien es ella, sino por quién era  él veinte años atrás, cuando la conoció a ella. Y ella también se frota contra él, como si fuera la Lámpara de Aladino, esperando que de adentro salga el genio que le devuelva su juventud.

Si alguna vez te tocó ser "la tercera en discordia", ¿qué tipo de amante fuiste? 

Ana von Rebeur es la autora de “¿Por qué cuernos me engañaste?” Editorial Norma. 
http://www.entremujeres.com/vida-sana/psicologia/Distintos-tipos-amantes-desquiciadas_0_494950594.html 

MÚSICA EQUILIBRAR HEMISFERIOS DEL CEREBRO - MUSIC TO BALANCE the brain's...

The Corrs - What Can I Do

melina7.... Tu calor

melina7 melina7 no está en línea Poeta recién llegado
Fecha de ingreso
17 mar, 09
Mensajes
75

Predeterminado Tu calor

Era como caminar en lava hirviendo,
Mis pies descalzos iban paso a paso
Como siguiendo tus huellas
Que ya desfallecían con el tiempo

El calor que se penetraba por mis pies
Subía lentamente por mi cuerpo,
Primero mis piernas, mi cintura,
Mi torso, mi cuello y caía en mis brazos

Pero ese calor no paraba ahí,
Quería más, buscaba mi mente, buscaba mí
Corazón. -Aun que yo sabía que él podría llegar
A mi corazón aun más rápido de lo que imaginaba-
No fue así,

El recorría mis brazos, una y otra vez como si en ellos
Hubiese encontrado refugio,
Después empezaba a recorrer mi cuello, lentamente,
Buscando el lugar justo para entrar a mi mente

Yo notaba lo que pasaba en mí,
El calor se hacía parte de mi cuerpo sigilosamente,
Mi mente no dudo en aceptarlo
Ella lo reconoció como si ya hubiese habitado ahí

Cuando por fin pensé que iría tras mi corazón
Paso algo inesperado- me di cuente que mi corazón ya
Lo esperaba, desde el primer momento que el toco la
Planta de mis pies.

Después, todo paso tan rápido, el calor se fundió
Con mi corazón y una luz inmensa segó mis ojos
Sin embargo aun así te vi, y te sentí tan presente
Así cómo se siente un beso, una caricia.

http://www.mundopoesia.com/foros/poemas-de-amor/326127-tu-calor.html

The Corrs - Angel

Tu Calor

LaFilosofa.08 LaFilosofa.08 no está en línea Poeta recién llegado Avatar de LaFilosofa.08
Fecha de ingreso
17 nov, 09
Mensajes
24

Predeterminado Tu Calor

El frio de la noche
clama que tu dulce beso
se convierta en calor
Que mi cuerpo invada y
elimine esta sensación.

Yo se que cada palabra que mandas

se convierte en una dulce sonrisa que me eriza la piel,
se que cada beso que me regalas
se convertirá en dulce calor en mi ser

Mi frió te anhela y desea que estés aquí,

Arropándome con tu dulce abrazo
Con tu cuerpo de macho
y tus manos que no tienen fin.

Yo se que con tu calor las sabanas no faltaran

la luna aparecerá y la botella se acabara.
y se que tu, mi amor, mi guardián serás
y lo material ninguno sentido tendrá.

Olga Lu Cortes
Última edición por LaFilosofa.08; 14/07/2011 a las 13:54  

  http://www.mundopoesia.com/foros/poemas-de-amor/358921-tu-calor.html

"No estas Deprimido, estas Distraido" (COMPLETO)

Facundo Cabral "Este es un nuevo día"

CON LA GENTE QUE ME GUSTA

PENSAR DIFERENTE

PENSAR DIFERENTE

El problema no es pensar de forma diferente. El problema es no pensar, o negarse a confrontar nuestro pensamiento con el de otros mediante el diálogo. Todos los conflictos terminan encontrando una salida a través del diálogo; todos, menos los provocados por la obstrucción mental, sencillamente porque bloquea el diálogo. En un universo que cuenta con unos 13.700 millones de años de existencia, los conceptos absolutos o excluyentes son, cuando menos, un sarcasmo. Y, naturalmente, esta afirmación es aplicable a cualquier religión.

Cuando a la ignorancia (falta de instrucción) se une la fatuidad (necedad, falta de entendimiento, vanidad infundada y ridícula), todo se convierte en afirmaciones excluyentes; por el contrario, cuando al conocimiento se le une la humildad, nace la duda tolerante, la escucha atenta a la opinión ajena, el respeto a lo diferente y, en resumen, surge el diálogo que nos conduce no solamente a admitir “al otro”, sino a enriquecer nuestros valores personales. Se trata de un proceso de reconocimiento y comprensión del diferente, del que no piensa como yo, ni tiene mis mismas creencias religiosas, ni ha nacido en mi entorno geográfico, o sostiene otro tipo de ideales muy diferentes a los míos; y estar convencido de que, aun a pesar de esas diferencias, no es mi enemigo sino mi complementario con el que tengo que convivir creativamente. Y, con frecuencia, no se trata de pronunciar grandes discursos cargados de argumentos para dejar constancia de esta actitud; sirven los gestos, a veces, pequeños gestos.

Una de las primeras conclusiones a las que llegamos cuando nos abrimos al mundo exterior, fuera de nuestros reducto personal, y nos acercamos al prójimo, al diferente, es que Dios no nos ha hecho (tampoco a ellos) depositarios de Su verdad, como si de un valor absoluto se tratara, o administradores de Su gracia desde una “franquicia religiosa” determinada.  Lo poco que conocemos de la divinidad nos hace percibir que Dios distribuye su gracia conforme a patrones que ninguna religión, ninguna persona, puede controlar o administrar conforme a un patrón determinado.

Nos queda, eso sí, identificar lo más acertadamente posible esa dosis de gracia a la que hayamos podido tener acceso para compartirla generosa y humildemente con los demás, sin atisbos de soberbia, prepotencia o desprecio, vicios en los que, con excesiva frecuencia, caen los “profesionales” de las diferentes tendencias religiosas.  Porque, a fin de cuentas, religión no es tanto la búsqueda de Dios por el hombre, como el medio de identificar el esfuerzo de Dios por encontrarnos. Dios nos busca y nos encuentra en lugares diversos y por métodos diferentes; y el tránsito de un espacio a otro, únicamente se hace posible por la misericordia y la sobreabundante gracia divina.

Ese es el sentido último de la justificación por la fe.

Máximo García Ruiz   
España


"El éxito no se consigue cuando a los demás le gusta lo que haces; se consigue cuando a ti te gusta lo que haces". 

Autor Desconocido   

Personalmente considero que ser sabio es tomar lo mejor de los demás, y aplicarlo a mi vida, si con ello engrandezco mi alma y mi espíritu.  Lo demás lo desecho, sin que me cause ninguna emoción.

Beatriz

Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad; 

        
BeatrizMedellín - Colombiasemillasdevida@pymex.net
®. Todos los derechos reservados.

Si deseas ver nuestro archivo, puedes ingresar a nuestra página web:
 
Si quieres invitar a un amigo a suscribirse a esta lista de correo, puedes decirle que entre a:http://elistas.egrupos.net/lista/semillas/alta

LIMPIEZA DE VERANO

unes, 30 de julio de 2012

LIMPIEZA DE VERANO

Una de las tareas que personalmente me gustan en verano es la limpieza de la casa y sus muchos rincones, armarios y ropajes.
Pudiera parecer un castigo pero creo que se convierte en una delicia cuando tras la marabunta de trastos sacados de los escondrijos, llega el momento de plantearnos qué sirve y qué no.
Hay demasiadas cosas que tenemos guardadas “ por si acaso…”; demasiadas que están esperando misiones que nunca llegarán; demasiadas en el olvido por tanto y tanto tiempo…demasiadas que nunca servirán más a nuestros deseos o necesidades. Sin embrago, las guardamos con celo como si desprendernos de ellas significara irnos a la basura detrás.
Hay que dejar sitio a lo nuevo, abrir espacios, allanar caminos, dejar libres los estantes y desocupar cajones.
Debemos comenzar por valorar lo que de verdad tiene un significado importante por su valor intrínseco o por la valía que tenga en nuestra vida. Seleccionar lo que siga sirviendo para arropar, apoyar o proteger y deshacernos de lo que ya cumplió su misión y puede seguir cumpliéndola para otros.
Me imagino que algo semejante deberíamos hacer con nuestra alma. Desocuparla un poco. Está demasiado oprimida entre tantas angustias, empequeñecida por los sinsabores, abrumadas con los temores y sobrecargada con los miedos puestos en el futuro que tal vez nunca llegarán a cumplirse.
Deberíamos hacer limpieza. Empezar por aquello reciente, lo más cercano y cotidiano, lo que manejamos a diario y nos sirve para seguir o nos retrasa la marcha. En ello, posiblemente, esté la clave de lo que está yendo mal. Tal vez, nos acompañen personas, objetos, melodía, letras…que lejos de darnos la mano y ayudarnos a subir, estén mirándonos sin decir nada y además, nos exijan.
Cambiemos hasta el gel del baño. ¡Olámonos diferente! …puede ser un buen comienzo. No olvidemos que hay una parte instintiva en cada uno, que siempre nos empeñamos en ocultar y sin embargo actúa sin remedio de forma atávica.
Concedamos a los sentidos la importancia que tienen. Los tenemos relegados cuando focalizamos las tristezas y las angustias en un solo punto. Parece que ellas estén ligadas al corazón o a esa alma indeterminada que cabe en todos los sitios sin definirse en ninguno. Pero lo cierto es que la depresión también es física y mucho más aún química. Por eso, hay que hacer limpieza de toda clase de ácaros, polvos malignos y virus incrustados en cada poro…y hay que renovar el limpio olor al fresco aroma interior recién estrenado.
Posiblemente sea lo mejor que podamos hacer en el verano porque luego cualquier movimiento que hagamos nos devolverá una exquisita fragancia a deseos imperiosos de abrazar lo que venga.
 http://mirarloquenoseve.blogspot.com/2012/07/limpieza-de-verano.html

lunes, 30 de julio de 2012

UN PADRE,UNA HIJA Y UN PERRO

UN PADRE,UNA HIJA Y UN PERRO
¡Cuidado! ¡Casi tocaste ese auto de costado! Me gritó mi padre. “¿Es que no puedes hacer nada bien?”
 
 Esas palabras me dolieron más que un golpe. Volví mi cabeza hacia el anciano Juan Manuel sentado en el asiento junto a mí, desafiándome a contestarle. Se me hizo un nudo en la garganta, y aparté los ojos. No estaba preparada por otra pelea.
 
 ”Yo vi el auto, papá. Por favor, no me grites cuando manejo.”
 
 Mi voz fue medida y firme, que sonaba mucho más calmada de lo que realmente me sentía.
 
 Mi padre me miró furioso, después volvió su cabeza y se mantuvo callado. En casa lo dejé enfrente del televisor y fui afuera para componer mis pensamientos. Había oscuras y pesadas nubes en el cielo, prometiendo una lluvia. Un trueno distante retumbó como si fuera el eco de mi agitación interna. ¿Qué puedo hacer con él?
 
 Mi padre había sido leñador en el estado de Washington y en Oregon. Había disfrutado de vivir al aire libre y le gustaba medir su fuerza contra el poder de la naturaleza. Había entrado en agotadoras competiciones de leñadores, y a menudo ganaba. Los estantes de su casa estaban llenos de trofeos que probaban su habilidad.
 
 Pero los años pasaron implacables. La primera vez que no pudo levantar un pesado tronco, hizo una broma sobre eso; pero luego el mismo día lo vi afuera solo, tratando de levantarlo. Se volvió irritable cada vez que alguien le hacía bromas sobre estar envejeciendo, o cuando no podía hacer algo que hacía cuando era joven.
 
 Cuatro días antes de cumplir sesenta y siete años, tuvo un ataque al corazón. Una ambulancia lo llevó al hospital mientras el paramédico le hacía resucitación para mantener la sangre y el oxígeno circulando.
 
 En el hospital, lo llevaron corriendo al cuarto de operaciones. Tuvo suerte, sobrevivió. Pero algo en el interior de papá, murió. El gusto por la vida desapareció. Obstinadamente se negaba a seguir las órdenes del doctor. Las sugerencias y los ofrecimientos de ayuda eran rechazados con sarcasmo e insultos. El número de visitantes disminuyó, y finalmente cesaron. Papá quedó solo.
 
 Mi esposo Dick y yo le pedimos que venga a vivir con nosotros a nuestra pequeña granja. Esperábamos que el aire libre y la atmósfera de granja le ayudaran a ajustar su vida.
 
 Una semana después de venir, ya me arrepentí de la invitación. Nada le parecía satisfactorio. Criticaba todo lo que yo hacía. Me sentí frustrada y deprimida. Pronto me di cuenta que estaba desahogando mi rabia con Dick. Empezamos a discutir y pelear.
 
 Alarmado, Dick buscó al pastor y le explicó la situación. El pastor nos dió citas de consejería para nosotros. Al final de cada sesión, él oraba, pidiendo a Dios que calmara la turbada mente de papá.
 
 Pero los meses pasaban y Dios guardaba silencio. Había que hacer algo y era yo la que lo tenía que hacer.
 
 Al día siguiente me senté con la guía telefónica y llamé a cada una de las clínicas mentales que había en el libro. Expliqué mi problema a cada una de las voces llenas de simpatía que me contestaron. Justo cuando estaba perdiendo la esperanza, una de esas amables voces de repente exclamó, “¡Recién leí algo que podría ayudarla! Déjeme ir a buscar el artículo…”
 
 Escuché mientras ella leía. El artículo describía el sorprendente estudio hecho en una clínica geriátrica. Todos los ancianos pacientes estaban con tratamiento por depresión crónica. En todos ellos sus actitudes mejoraron en forma excepcional cuando se les dio la responsabilidad de cuidar un perro.
 
 Fui a la municipalidad a ver los perros ofrecidos en adopción. Después que llené un formulario, un oficial uniformado me llevó a los corrales de los perros. El olor a los desinfectantes inundó mi nariz cuando entré a las filas de jaulas. Cada una contenía de cinco a siete perros. Los había de pelo largo, enrulado, unos negros y otros con manchas que saltaban, tratando de alcanzarme. Los fui estudiando uno por uno pero los rechacé a todos por distintas razones, demasiado grande, o demasiado chico, o demasiado pelo, etc. Cuando llegué al último corral, un perro desde la esquina más alejada se paró con dificultad, caminó hacia el frente de la jaula y se sentó. Era un pointer, una de las razas aristócratas del mundo de los perros. Pero éste era una caricatura de la raza.
 
 Los años habían puesto en su cara y hocico un poco de gris. Los huesos de sus caderas sobresalían en triángulos desiguales. Pero fueron sus ojos que atraparon mi atención. Calmados y límpidos, me observaban fijamente.
 
 Apuntando al perro, pregunté, ¿Qué me dice de éste? El oficial miró, y sacudió su cabeza, intrigado. “El es un poco raro. Apareció no se sabe de dónde, y se sentó en el portón del frente. Lo entramos, pensando que quizá alguien viniera a reclamarlo. Eso fue hace dos semanas y nadie ha venido. Su tiempo termina mañana”. Hizo un gesto, como que no se puede hacer nada.
 
 Mientras las palabras entraban a mi mente, me volví al hombre con horror… “¿Quiere decir que lo van a matar?”
 ”Señora”, dijo dulcemente, “Es el reglamento. No hay lugar para todos los perros que nadie reclama.”
 
 Miré al pointer otra vez. Sus calmados ojos marrones esperaban mi decisión. “Lo tomaré”, dije. Y manejé hasta casa con el perro sentado en el asiento delantero a mi lado. Cuando llegué a casa, toqué la bocina dos veces. Lo estaba ayudando a bajar del auto cuando papá apareció en el porche del frente… “¡Mira lo que te traje, papá!” dije entusiasmada.
 
 Papá miró, y puso una cara de disgusto. “Si yo quisiera un perro lo hubiera buscado. Y hubiera elegido uno mejor que esta bolsa de huesos. Quédate con él, yo no lo quiero.” Agitó su brazo despectivamente y empezó a caminar hacia la casa.
 El enojo creció dentro de mí. Me apretaba los músculos de la garganta y sentía latidos en las sienes. “¡Es mejor que te acostumbres a él, papá, porque se queda con nosotros!”
 
Papá me ignoró… “¿Me escuchaste, papá?” Grité. A estas palabras papá se volvió enojado, con sus manos apretadas a sus costados, con sus ojos entornados con odio.
 
 Estábamos parados mirándonos fijamente como duelistas, cuando de repente, el pointer se soltó de mi mano. Fue cojeando despacio hasta mi padre y se sentó frente a él. Entonces muy despacio, cuidadosamente, levantó la pata delantera.
 
 La quijada de mi padre tembló mientras se quedó mirando la pata levantada. La confusión reemplazó la ira de sus ojos. El pointer esperaba pacientemente. De pronto, papá estaba arrodillado, abrazando el animal.
 
 Fue el principio de una cálida e íntima amistad. Papá lo llamó Cheyenne. Juntos, él y Cheyenne exploraron el vecindario. Pasaron largas horas caminando por polvorientos caminos. Iban a las orillas de los rápidos ríos, a pescar sabrosas truchas, pasando largos momentos de reflexión. Incluso comenzaron a ir juntos a la iglesia los domingos, mi padre sentado en un banco y Cheyenne echado silencioso a sus pies.
 
 Papá y Cheyenne fueron inseparables a través de los tres años siguientes. La amargura de mi padre se desvaneció, y él y Cheyenne hicieron muchos amigos.
 
 Entonces, una noche, muy tarde, me extrañó sentir la fría nariz de Cheyenne revolviendo nuestras frazadas. Nunca antes había entrado a nuestro dormitorio en la noche. Desperté a Dick, me puse el salto de cama y corrí al cuarto de mi padre. Papá estaba en su cama, con una faz serena. Pero su espíritu se había ido silenciosamente en algún momento durante la noche.
 
 Dos días más tarde, mi dolor se hizo todavía más profundo cuando descubrí a Cheyenne tendido muerto junto a la cama de papá. Envolví su cuerpo en la alfombra sobre la cual siempre había dormido. Mientras Dick y yo lo enterrábamos cerca de su lugar favorito de pesca, le agradecí silenciosamente por la ayuda que me había dado para devolver a mi padre la paz y tranquilidad.
 
 La mañana de funeral de papá, amaneció nublada y sombría. Este día se ve de la misma manera que yo me siento, pensé, mientras caminaba hacia la línea de bancos de la iglesia reservados por familia. Estaba sorprendida de ver la cantidad de amigos que papá y Cheyenne habían hecho, que llenaban la iglesia. El pastor comenzó su elogio del difunto. Fue un tributo para papá y para el perro que había cambiado su vida.
 
 Entonces el pastor citó Hebreos 13:2. “No dejes de dar hospitalidad a forasteros, porque haciéndolo, algunos han recibido ángeles sin saberlo.” “Muchas veces he agradecido a Dios por haberme enviado un ángel,” dijo.
 
 Entonces me di cuenta, y el pasado cayó todo en su lugar, completando un rompecabezas que no había visto antes: aquella amable y simpática voz que me leyó aquel artículo sobre el estudio en la clínica geriátrica. La inesperada aparición de Cheyenne en el lugar de los perros para adopción. Su calmada aceptación y completa devoción a mi padre y la proximidad de sus muertes.
 
 Y de repente, comprendí. Me di cuenta que, ciertamente, Dios había contestado mis plegarias en busca de su ayuda.
 
 La vida es muy corta para hacerse dramas por cosas sin importancia, así que: RIE CON FUERZA, AMA CON SINCERIDAD Y PERDONA RAPIDAMENTE. VIVE MIENTRAS ESTES VIVO. PERDONA AHORA A AQUELLOS QUE TE HACEN LLORAR. QUIEN SABE SI TENDRAS UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD.
DESCONOZCO EL AUTOR

Test ¿Es buena tu relación de pareja?

Test ¿Es buena tu relación de pareja?

1. ¿Cómo definirías el amor? A) Disfrutar de relaciones sexuales satisfactorias. B) Sentir una emoción cada vez que estás con él/ella. C) Valorar no sólo mi felicidad sino la de los dos.
2. ¿Cuánto tiempo duran las discusiones con tu pareja? A) Unos minutos. B) Varias horas. C) Varios días.
3. Piensas que cuando uno se casa... A) Se casa también con la familia del compañero/a. B) Es preferible llevarse bien con la familia del compañero/a, pero no es esencial. C) Lo importante sin ustedes dos. 4. ¿Cómo calificarías las relaciones sexuales con tu pareja? A) Buenas. B) Excelentes. C) Aburridas.
5. ¿Cómo crees que las calificaría tu pareja? A) Buenas. B) Excelentes. C) Aburridas, poco gratificantes o no estás seguro de su opinión.
6. ¿Cuáles son los motivos de discusión más frecuentes entre ustedes? I) Dinero. II) Amigos. III) Familia. IV) Flirteos. V) Hijos. VI) Vacaciones. VII) Problemas domésticos. VIII) Pequeños detalles.
Número de respuestas afirmativas: A) Ninguna, una o dos. B) De 3 a 5. C) De 6 a 8.
7. Piensas que tu relación sentimental es: A) Lo más importante de tu vida. B) Tiene un peso considerable. C) Es un aspecto más de la vida.
8. ¿Le has sido infiel o has tenido una aventura amorosa? A) Nunca, o sólo una o dos veces. B) Con frecuencia, con diferentes personas. C) En una o más oportunidades con una relación "seria".
9. ¿Cuántas veces cedes en algo para agradar a tu pareja? A) Muchas veces. B) Raramente. C) Nunca.
10. ¿Quién toma las decisiones? A) Los dos juntos. B) Yo. C) El otro.
11. ¿Cuántas veces tienen tiempo para charlar en paz, sin hijos ni televisión ni otras situaciones de por medio? A) Una vez a la semana como mínimo. B) Entre una vez a la semana y una vez al mes. C) Menos de una vez al mes. D) Nunca.
12. Tu pareja es... A) Tu mejor amigo. B) Uno de tus mejores amigos. C) Un amigo. D) Nunca pensé que tu pareja pueda ser tu amigo.
13. ¿Cuándo y dónde hacen el amor? A) Siempre en el mismo lugar y de la misma manera. B) En varios lugares y de distintas maneras. C) Como y donde se nos ocurra en ese momento.
14. Si descubrieses que tu pareja te ha sido infiel, ¿cómo reaccionarías? A) Con tolerancia. B) Te sentirías dolido. C) Lo tomarías como una ofensa. D) Te daría un ataque de celos.
15. ¿Cuántos intereses tienen en común? A) Ninguno. B) Algunos ítem. C) Varios.
16. Crees que el cambio de pareja es... A) Inmoral. B) Divertido, pero tus inhibiciones te impiden practicarlo. C) Un aliciente para la convivencia. D) Peligroso para la estabilidad de la pareja.
17. Si te gustan las películas de aventuras y al otro las sentimentales. A) Van a ver una de aventuras. B) Eligen una de amor. C) A veces van a ver un tipo de películas y a veces otro.
18. ¿Cuántos de sus amigos están divorciados? A) Ninguno, uno. B) Dos o tres. C) Más de tres.
19. ¿Qué aconsejarías a alguien que te preguntase qué hacer con su pareja aventurera? A) Tener paciencia. B) Divorciarse. C) Consultar con un profesional para pedir consejo.
20. Si pudieses volver a empezar... A) Elegirías unirte con la misma persona. B) Elegirías a otra. C) Te quedarías soltero/a.
Suma los puntos y mira el resultado siguiente.

image
TEST Valoración



0-75: Deberías analizar detenidamente qué es lo que te mantiene unido a tu pareja: ¿la costumbre, el miedo al futuro, conservar la buena imagen ante los otros...? ¿O es que todavía te queda la esperanza de que las cosas vuelvan a andar bien? La relación necesita urgentemente una inyección fortificante, y para eso es aconsejable que consulten con un profesional para que pueda orientarlos. Pero si repasas las preguntas y observas aquellas en las que has obtenido una mayor puntuación, ellas te pueden dar una pista. También conviene que mantengas una larga charla con tu pareja y que revean y piensen lo que les disgusta de la relación.
80-150: No está mal. La relación no está en crisis en este preciso momento (aunque esto no quiere decir que no puedan estarlo en el futuro). No obstante, deberías dedicar más tiempo a hablar, a salir, a estar juntos, sin nada ni nadie que los distraiga. Esto podría evitar que más adelante se presentasen algunos problemas.
155-225: Felicitaciones. Perteneces a ese privilegiado grupo de personas que se sienten absolutamente feliz con su relación sentimental... al menos en tu caso. Pero debes preocuparte en averiguar si tu pareja se siente igual de feliz. Tendrías que pedirle hiciera el test y observar la puntuación que obtiene. Si ésta es baja, estás en dificultades; lo más probable es que tu felicidad se deba a que todo marcha como te gusta, sin que correspondas mucho a este esfuerzo que tu compañero/a hace por agradarte. En este caso, es posible que la otra persona se termine cansando. Se puede buscar una solución antes de que sea demasiado tarde.
 http://mx.globedia.com/test-relacion-pareja