viernes, 5 de abril de 2013

CUANDO EN LA INFANCIA NOS FALTÓ EL AMOR

CUANDO EN LA INFANCIA NOS FALTÓ EL AMOR
 
DEFINIENDO EL RECHAZO Y EL ABANDONO

Sigmund Freud sostenía que lo contrario del amor no es odio sino la indiferencia.  Él afirmaba, “que tanto con el amor como con el odio, el ser humano siente que existe, mientras que la indiferencia representa la no existencia”.
Muchas veces los seres humanos establecen cierto tipo de relación en donde las distintas conductas expresan frases como:
-    “Te pido que me  ames o que me odies, pero por favor hazme sentir que estoy vivo”.
-    “Si no me das un beso, pégame una cachetada”.

Es indudable que no hay peor sentimiento en la vida que el darnos cuenta que para el otro, no existimos. De alguna manera, todos aspiramos a sentirnos reconocidos por el otro.  Es indudable pues, que el rechazo y el abandono producen distintos trastornos en la conducta de un individuo.

Muchas personas que tienen alteraciones espirituales, mentales y emocionales es porque no han cubierto sus necesidades de amor y afecto en la niñez.  Muchas conductas ilógicas, tienen sus raíces en una necesidad interior generalmente enlazada al hecho de que sus necesidades de amor no han sido satisfechas.
Hay una frase muy hermosa que dice:
-    Muchas de tus tristezas inexplicables tienen una sola explicación: “no amaste como los otros necesitaban, o no te amaron como esperabas”.
 
Con respecto al rechazo y al abandono, hay muchas razones por las cuales los padres rechazan a sus hijos, pero la razón básica y última es el egoísmo que brota de sus propias experiencias de rechazo.            
DISTINTOS TIPOS DE RECHAZO
 
Rechazo Abierto:
 
Se define como la conducta obvia que lleva un mensaje: “ el niño no es amado”.  Por lo general este tipo de rechazo surge cuando el niño sabe: 

    Que no fue deseado.
    Que el padre hubiera preferido que nunca hubiera nacido.
    Que esperaban un hijo del sexo opuesto.

Hay muchas personas que en su infancia constantemente escucharon frases como: 
 
    “No sé para qué te traje al mundo”.
    “Estúpido, inútil, nunca vas a llegar a nada”.
    “Tendrías que aprender de tu hermano, él sí que es un ejemplo”.
    “Siempre serás un infeliz”.

Rechazo Cubierto o Cerrado:
 
Toma lugar de maneras más sutiles, pues muchas veces no expresan la intención de los padres.

    La muerte de alguno de sus progenitores puede ser percibida por el niño como un rechazo.    La sobreprotección también tiene la tendencia de no permitir al niño desarrollarse normalmente: “ Mis padres, gracias  a Dios, fueron maravillosos, me amaron tanto que hicieron todo por mí”.    Niños que estén frente a una situación de divorcio.
    Padres que hacen diferencia entre hermanos.
 
SÍNTOMAS QUE GENERA EL RECHAZO Y EL ABANDONO
 
Baja autoestima
 
    Sentimientos de culpa
    Aislamiento emocional
    Perfeccionismo
    Preocupaciones y dudas
    Sentimientos de inferioridad
    Sentimiento de desvalorización
    Incapacidad de expresar los sentimientos
    Autocondenación
    Miedos
 
PASOS A TENER EN CUENTA PARA LA SANACIÓN INTERIOR:
 
    Llevar a la persona a reconocer la falta de amor de la cual fue objeto.
    Hablar de sus dificultades.
    Conocer la historia familiar de la persona; si sus padres fueron rechazados o abandonados.
    Guiar a la persona a renunciar a todo sentimiento de rechazo y abandono que experimentó en su niñez.
    Trabajar sobre los sentimientos de culpa falsa.
    Conducir a la persona a perdonar a quienes lo rechazaron o abandonaron.
    Ayudar a la persona a superar los efectos del abandono y a darle nuevamente sentido a la vida.
 
Desde una perspectiva humana es comprensible que alguien tenga odio, o resentimiento por quienes lo abandonaron y rechazaron, pero es importante hacerle saber, que Dios tiene una promesa específica frente al rechazo y el abandono:
-    “Aunque mi padre y mi madre me dejaren, con todo, Dios me recogerá”.
 
OSCAR JAIME CASTAÑO D.   
Psicólogo
Universidad de San Buenaventura
 
ORACIÓN DE SANACIÓN INTERIOR
Padre de bondad, te bendigo y te alabo y te doy gracias por tu amor.  Hoy Padre, me quiero presentar delante de Ti, como tu hijo.  Tú que me conoces por mi nombre, pon tus ojos de Padre amoroso en mi vida.  Tú conoces mi corazón y conoces las heridas de mi historia.  Tú conoces todo lo que he querido hacer y no he hecho.  Conoces también lo que hice o me hicieron lastimándome.  Tú conoces mis limitaciones, mis errores y mis pecados, conoces los traumas y complejos de mi vida.

Padre, Tú que sanas los corazones destrozados y vendas las heridas, sáname aquí y ahora, de mi alma, mi mente, mi memoria y todo mi interior.  Entra en mí Señor Jesús, entra en mi corazón y dame tu paz, lléname de tu amor.  Sé que el amor hecha fuera el temor.  Pasa por mi vida y sana mi corazón.
Señor Jesús:  cambia mi corazón y dame un corazón generoso, un corazón afable, un corazón bondadoso.  Dame un corazón nuevo.  Haz brotar en mí, los frutos de tu presencia, que son amor, paz, y alegría.  Derrama sobre mí, las bienaventuranzas, para que yo pueda vivir sin complejos, ni traumas, junto a los demás, junto a mis hermanos, y junto a mi familia.

Te doy gracias Padre por lo que estás haciendo hoy en mi vida.  Te doy gracias de todo corazón porque Tú me sanas, porque Tú me liberas, porque Tú rompes mis cadenas y me das la libertad.  Gracias, Señor Jesús, porque soy templo de tu Espíritu y ese templo no se puede destruir porque es la casa de Dios.

Te doy gracias Señor por la fe, y gracias por el amor que has puesto en mi corazón.
 
Amén
 
Padre Emiliano Tardif   
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad; 
 
        
BeatrizMedellín - Colombiasemillasdevida@pymex.net
®. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada