domingo, 26 de mayo de 2013

Dibujo libre

Dibujo libre
Buenos días, amigo/a
Un poeta escribió que “los niños vienen a la tierra con todo el cielo
enredado en los ojos”. Sin duda quiso expresar que tienen unos ojos
tan inocentes y puros que nos hacen pensar en la santidad de ese Dios
que es todo luz y pureza, “en quien no hay tiniebla alguna” (1Jn 1,5).
Lee la anécdota de una niña que parecía traer a Dios prendido en la
diafanidad de sus recuerdos…
Una maestra de Jardín observaba a sus alumnos mientras hacían un
dibujo libre que les había pedido. Al llegar al lado de una niñita que
muy concentrada hacía su trabajo, la maestra le preguntó qué era
aquello que dibujaba. La niña le respondió: “Estoy dibujando a Dios”.
La maestra le replicó: “Pero es que nadie sabe cómo es Dios, porque
nadie lo ha visto”.Sin levantar siquiera la vista del dibujo, la
niñita añadió muy segura: “Lo verán dentro de un minuto”.

“Si no vuelven ustedes a ser como niños, no entrarán en el Reino de
los cielos”, dijo Jesús. Los niños son puros, inocentes, sencillos,
sinceros, humildes, confiados. Pidamos al Señor con insistencia que
estas cualidades vayan configurando nuestro corazón para poder ver ese
divino rostro que sólo se revelará a los puros de corazón. P. Natalio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario