viernes, 24 de mayo de 2013

Los ríos y el mar

Los ríos y el mar
Buenos días, amigo/a
Para tener una buena convivencia con los demás, trata de ser
comprensivo, poniéndote en su lugar. Al dialogar con ellos destaca
siempre lo que los une. Acepta al vecino, a los del equipo de trabajo
tales como son y trata de expresar con sinceridad lo bueno que hacen.
Cuando existe comprensión es más fácil disculpar, ser amable y vivir
con plenitud la tolerancia mutua.
Se juntaron los ríos para quejarse ante el mar diciéndole: —¿Por qué
si nosotros te entregamos agua dulce y potable, haces tal trabajo, que
conviertes nuestras aguas en saladas e imposibles de beber? El mar,
percibiendo que querían echarle la culpa del asunto, dijo: —Por favor,
dejen de darme agua y entonces ya no volverán a salarse sus aguas.
Esopo.

La fábula de hoy señala defectos comunes de la convivencia humana:
quejas sin fundamento, falta de verdadero diálogo, incapacidad de
buscar juntos la verdad. Trata de simplificar los problemas en vez de
agrandarlos. No acumules las sombras y en todo busca resquicios de luz
y caminos de esperanza.  Con serenidad incansable construye la paz en
tu ambiente. P. Natalio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario