jueves, 23 de mayo de 2013

Nota necrológica

Nota necrológica
Buenos días, amigo/a
Siempre tenemos la oportunidad de cambiar un menos en un más, una
acción de signo negativo en otra de signo positivo. También es cierto
que el hombre que va por un camino equivocado, puede tomar la
dirección correcta que dará satisfacción y plenitud a su vida. Es lo
que le pasó a Alfredo Nobel, ingeniero químico, inventor e industrial
sueco (Estocolmo).
Alfred Nobel una mañana de 1888 leyó su propia nota necrológica en el
periódico en lugar de la de su hermano que acababa de morir. Fue un
error en la redacción del periódico. Lo que los diarios decían hizo
que Alfred Nobel advirtiera la terrible imagen que había ofrecido al
mundo. Lo proclamaban "rey de la dinamita", un hombre que había
amasado una inmensa fortuna gracias a la producción y venta de armas
devastadoras. Nadie pareció advertir sus esfuerzos humanitarios para
conciliar pueblos e ideas. Se sintió muy desgraciado. Y decidió hacer
algo para cambiar esa imagen. En su testamento dejó una gran fortuna
para el prestigioso premio Nobel de la Paz. ¡Hoy pocos lo recuerdan
por inventar la dinamita!

Tienes el don inapreciable de la libertad, que te permite tomar con
responsabilidad tus decisiones. Por lo tanto, si quieres, puedes
realizarte desarrollando todas las posibilidades de hacer el bien que
están a tu alcance y, si adviertes que algo negativo hiciste en tu
vida, puedes también remediarlo, como lo hizo Nobel, con una decisión
acertada y feliz. P. Natalio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario