viernes, 31 de mayo de 2013

Oye tu voz interior

Oye tu voz interior
Buenos días, amigo/a
No siempre lo que aprueban o desaprueban los demás es lo correcto. Es
mejor prestar atención a nuestra conciencia para percibir la verdad.
No te dejes esclavizar del temor a lo que dirán los otros. El Cura de
Ars decía: “¿Saben cuál es la primera tentación del demonio a una
persona que ha comenzado a servir mejor a Dios? Es el respeto humano”.
El cura de Ars dijo en cierta ocasión: “He recibido hoy dos cartas en
el mismo correo: una decía que yo era un gran santo y, la otra, que
era un hipócrita y un impostor. La primera me hacía mejor de lo que
soy y la segunda me hacía peor de lo que soy. Delante de Dios, todos
somos lo que somos, nada más ni nada menos”.


Con una comparación ingeniosa san Francisco de Sales nos persuade de
lo desacertado que es dar una importancia excesiva al parecer de los
que nos rodean: “Temblar ante el juicio de los demás, es como tener
reparo de viajar en verano por miedo a las moscas”. Que sepas tomar
tus decisiones ante Dios y tu conciencia. P. Natalio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario