lunes, 10 de junio de 2013

Pros y contras del matrimonio

Pros y contras del matrimonio

En un momento en el que los roles y las instituciones sociales están cambiando constantemente, vale la pena evaluar qué ventajas y desventajas representa una institución como el matrimonio. Aquí les dejo algunas posiciones para iniciar la reflexión.
La promesa
La promesa / Foto: ThinkstockLa promesa / Foto: Thinkstock
Pro. El matrimonio es la promesa expresada en voz alta, delante de algunos testigos de que uno se amará por mucho tiempo. Para muchos se trata de la prueba de amor más hermosa. Es por ello que los homosexuales han luchado tanto por el derecho al matrimonio. Y es que la vida conyugal sigue siendo un ideal de convivencia en el inconsciente colectivo. Ya sin la presión social, la exigencia del amor en el matrimonio nunca ha sido tan importante como ahora. Al asociar amor con matrimonio se considera que ambos deben durar toda una vida.
Contra. El matrimonio es la evidencia de nuestra necesidad de reconocimiento y del miedo a envejecer solos. ¿Cuántas personas no conocemos que se casan por ese motivo? Sin embargo, en la actualidad hay quienes resuelven esos miedos de otra forma. Muchas mujeres autónomas económica y emocionalmente, postergan el matrimonio o definitivamente se rehusan a vivir en pareja. La clave para la plenitud: contar con una red de contención y pertenencia basada en los amigos, familiares y compañeros en actividades afines.

La celebración

La celebración / Foto: ThinkstockLa celebración / Foto: Thinkstock
Pro. Es el único día en el cual somos verdaderamente héroes, es un ritual en el que estamos dispuestos a gastar en algo bello y efímero a la vez, por el simple placer de compartir ese gran momento. Hoy, en la sociedad de consumo y espectáculo, una boda se ha convertido en “el evento del año”, y aunque la gente se casa menos, quienes deciden apegarse al protocolo del evento, cada vez lo hacen con más producción y sofisticación, de acuerdo a lo que ofrece la industria.
Contra. La compleja organización de la ceremonia es suficiente motivo para hacer desistir a más de uno. La angustia de que las cosas no salgan como uno esperaría (que también pasa por el filtro de las expectativas de los demás), hace que ese gran día no sea una experiencia necesariamente feliz. Para muchos, ni siquiera es un espacio que permite la reconciliación de las familias, más bien se convierte en el cuadrilátero donde se exponen viejas rencillas y resentimientos, porque de una u otra forma, los demás tratarán de imponer su estilo o su punto de vista. Eso sin mencionar el dineral que cuesta una celebración que bien podría utilizarse para dar el primer dividendo de una casa, pagar las deudas, hacer un hermoso viaje, etc.

Estabilidad

Estabilidad / Foto: ThinkstockEstabilidad / Foto: Thinkstock
Pro. La unión libre sigue siendo una estructura socialmente inestable. En Canadá, por ejemplo, sólo el 30% de las parejas casadas se separa, frente a un 60% de separaciones en caso de unión libre. La fidelidad sigue siendo el tema central de la institución matrimonial; parece que muchos eligen el matrimonio porque, al menos simbólicamente hablando, existe mayor compromiso por mantener la exclusividad sexual y emocional.
Contra. El matrimonio no es garantía de estabilidad o permanencia. Un promedio rápido en América Latina indica que uno de cada cuatro matrimonios se separa. En este momento de la historia, los roles de la vida en pareja están reajustándose una y otra vez, al igual que las expectativas de vida y de realidad familiar.

Derechos

Derechos / Foto: ThinkstockDerechos / Foto: Thinkstock
Pro. A ojos del derecho, el matrimonio sigue siendo la forma más segura para construir seguridad financiera en pareja. Incluso, en muchos esquemas laborales y sociales, se reciben mayores beneficios si se está casado (pensiones, bonos, prestaciones, etc). Por esa misma razón las parejas del mismo sexo piden el reconocimiento de su unión bajo la figura legal del matrimonio, pues eso les daría una igualdad de derechos de facto.
Contra. En muchos países la figura de la convivencia heterosexual (unión libre hombre-mujer) ya recibe el mismo reconocimiento que el matrimonio, lo que implica cumplir con derechos y obligaciones (autoridad parental, contribuciones fiscales, residencia, patrimonio, compensaciones, etc).

Longevidad

Longevidad / Foto: ThinkstockLongevidad / Foto: Thinkstock
Pro. Las estadísticas demográficas indican que la tasa de mortalidad entre las personas casadas es menor, mientras que la salud de las personas solteras, viudas, divorciadas o separadas es más vulnerable. Con frecuencia nos encontramos estudios que afirman que el matrimonio prolonga la vida y aumenta de manera significativa la salud física y mental. Por otra parte, entre las parejas de unión libre, aparece con frecuencia el factor de violencia conyugal.
Contra. El factor determinante no es la institución sino el amor. El amor, tanto en forma de afecto como en forma de deseo sexual, es una necesidad biológica tan importante como el agua, el aire limpio, la alimentación saludable y el ejercicio; no solo a nivel personal sino también a nivel social. El amor libre ofrece una expansión mayor de la vida sexual y emocional; ante la incertidumbre del vínculo también hay una reafirmación del cuidado personal y el cuidado de la pareja. Cuando hay amor y libertad, las personas son menos propensas a enfermedades crónico degenerativas, depresiones, etc.
Twitter: @luzaenlinea
Quizá te interese:
Viagra para mujeres, una realidadEnferma de amorLa pareja interdependiente

             http://co.mujer.yahoo.com/blogs/pasionaria/pros-y-contras-del-matrimonio-134709935.html?page=all

No hay comentarios:

Publicar un comentario