jueves, 11 de julio de 2013

Camino #35: Ama la Crítica

Banner-48Caminos
Este artículo también
puede ser leído en:
http://www.aishlatino.com/e/48c/49380477.html

Camino #35: Ama la Crítica
por Rav Noaj Weinberg zt"l
Por lo general, la crítica es vista como un ataque personal. Pero pensemos en lo que un atleta olímpico soporta de buena gana de sus entrenadores. Para alcanzar nuestro potencial, busquemos la crítica constructiva.
Por favor ten en mente que tu estudio de los "48 Caminos Hacia la Sabiduría" sea en mérito de Rab Noaj Weinberg zt''l, el querido fundador de Aish HaTorá – Israel Noaj ben Itzjak Matityahu.
 
¿Amas la crítica? Probablemente no. La mayoría de las personas ven a la crítica como un ataque personal que activa todo tipo de mecanismos de defensa.
 
El camino 35 de los 48 caminos, "Ohev et hatojajot", que literalmente significa amar la crítica.
 
"¿Te suena ridículo? En realidad, las empresas pagan grandes sumas de dinero para la contratación de consultores que les dicen qué es lo que están haciendo mal. Además, instalan "buzones de sugerencias" - e inclusive las palabras del conserje son sopesadas por el presidente de la compañía si existe la posibilidad de mejorar las ventas.
 
Pero entonces ¿por qué ese mismo presidente se enoja cuando al llegar a casa su esposa le hace sugerencias? El problema es que él está enfocado en ganar más dinero, pero puede no estar enfocado en convertirse en una mejor persona.
 
Démonos cuenta de que cada error conlleva una consecuencia negativa. Si logramos identificar el defecto de personalidad que causó ese error, la crítica nos puede ayudar a evitar cometerlo nuevamente en el futuro.
 
Tu amigo te dirá cuando tienes un poco de espinaca entre los dientes; ¡tu enemigo sonreirá y te dirá que te ves fantástico! Como los Sabios dicen: "Es preferible la crítica de un amigo que el beso de un enemigo".
 
Lo necesitas para ser exitoso
 
¿Piensas que eres perfecto? ¡Por supuesto que no! Si quieres alcanzar tu potencial, busca la crítica constructiva.Cuando una persona está decidida a alcanzar un objetivo, aceptará increíbles cantidades de fastidio, acoso e insultos.¡Piensa en lo que un atleta olímpico soporta de buena gana de sus entrenadores!
 
Cuando vemos los beneficios, nos damos cuenta de que nos gusta la crítica.Imagina que olvidaste tu billetera en el correo y alguien te grita: "¡Oye! ¡Se te olvidó tu billetera!".En lugar de ponerte a la defensiva por la crítica, dirías: "Muchas gracias.La próxima vez seré más cuidadoso".
 
Una de las razones por las cuales tenemos dificultad para aceptar la crítica es porque no estamos emocionalmente preparados para recibirla. Nos toma desprevenidos.Por el contrario, cuando pedimos la crítica, estamos en una posición adecuada para lidiar con ella – para aceptarla o para desechar la información.Además, el hecho de que la estés pidiendo significa que has elegido una fuente más confiable, y es más probable que la tomes en serio.Además… es una buena práctica para aquellos momentos en los cuales la recibes de imprevisto.
 
No esperes una crisis para buscar la crítica.Anticípate a los problemas.Si quieres tener un matrimonio exitoso, pide consejo.Si quieres criar hijos sanos, pide consejo.
 
La mejor manera es obtener información de personas objetivas – quienes nos conocen más.Una vez al mes, pídele a algunos amigos que te digan cinco maneras en las cuales podrías mejorar.(Pídeles cinco cosas, porque típicamente empezarán por cosas no muy comprometedoras, y sólo al final tocarán el meollo del asunto!).
 
Reacciona de manera correcta
 
Menciona la palabra "crítica" y todos nos imaginamos instantáneamente algo negativo y doloroso. El dolor que nace de la crítica viene del orgullo herido.Pase lo que pase, existe esa sensación de que uno "no es lo suficientemente bueno".
 
La crítica no significa que no eres lo suficientemente bueno. Significa que "Eres bueno, pero aquí te sugiero como puedes ser inclusive mejor".
 
Aplaca tu instinto defensivo.No reacciones hasta que te lleves esa crítica a casa y la evalúes.Puede que te sientas avergonzado por el comentario, pero pídele a la persona que elabore la idea: "Dime exactamente qué es lo que te molesta. Quiero ver si hay algo de cierto en esta crítica".
 
Una manera de lidiar con la crítica es tomarla como algo abstracto, no como algo personal.Abstráete de la situación y piensa: "¿Cómo aconsejaría a un amigo que ha recibido esta crítica?".
 
Es doloroso darnos cuenta de nuestros errores, pero es inclusive más doloroso ir por la vida repitiendo esos mismos errores.La crítica es como una inyección.Puede que duela, pero el dolor pasa, y los resultados te serán de provecho por el resto de tu vida.
 
Si reconoces que el propósito de la crítica es despertarte y ponerte en el camino correcto, entonces estarás agradecido con quien te critica.Acostúmbrate a decir: "Gracias, de verdad aprecio que me hayas dicho eso".Aunque lo tengas que decir a regañadientes…
 
(No te preocupes por tu orgullo. Si el que te critica lo dijo sólo para que te sintieras mal, esto te hace mejor que él)
 
Siempre que te critiquen:
  • No trates de defenderte. Recuerda: ¡Nadie es perfecto en este mundo!
  •  No reacciones en ese preciso momento.
  • Piénsalo bien - ¿es verdad? ¿Por qué esa persona lo ve de esa manera?
  • Agradece a la persona por la crítica.
  • Llévalo más allá – pídele a esa persona que te ayude a mejorar.
Ayuda a otros
 
Si apreciamos el valor de la crítica, entonces apreciamos la necesidad de ayudar a otros ofreciendo nuestra crítica también.Quien sufre espiritual y emocionalmente necesita ayuda igual que el que sufre en forma física.
 
Entonces ¿por qué somos reacios a criticar? Porque queremos ser amados y pensamos que la gente se va a molestar por nuestras críticas.
 
¿Pero tiene sentido esto? Si vieras a una persona a punto de caerse por el pozo de un ascensor ¿no correrías para indicarle su error? Si tu hijo o hija se rehusara a tomar su medicina, acaso te darías media vuelta y dirías: "Yo quiero que me ame, así que no insistiré en que se tome esta desagradable medicina". (Claro, sería mejor que aprendieras a dársela con mucha azúcar.)
 
Cuando vemos claramente las consecuencias de los errores, nos sentimos obligados a ayudar. La Torá nos dice que cualquier amor que no incluye crítica es falso. Si de verdad te preocupa, hallarás la manera de ayudar – aunque esa persona no sepa que necesita ayuda. No actúes despreocupadamente. Si otra persona está sufriendo, haciendo algo malo, sintiéndose abatida, o actuando de una manera autodestructiva, no te quedes de brazos cruzados. Date cuenta de que tarde o temprano tendrá que pagar por sus errores. Preocúpate. Ayúdale.
 
Mientras más amas a una persona, más te duele verla viviendo una vida equivocada. Es fácil ser tolerante con los errores de otras personas cuando eres indiferente. Por eso los padres – las personas menos indiferentes que hay, las personas que te aman más – por lo general son quienes formulan más críticas. Es precisamente porque te aman que no pueden simplemente darse vuelta y decir, "Está malgastando su vida pero no me importa". ¡Ellos sufren cuando te sientes abatido!
 
Ahora entendemos por qué en el libro de Levítico (19:16-18) se yuxtapone la instrucción de dar crítica con el mandamiento de "amar a tu prójimo como a ti mismo", y está al lado de la prohibición de quedarse cruzado de brazos mientras otra persona se encuentra necesitada.
 
Critica como a ti te gustaría que te critiquen
 
La crítica es muy valiosa y al mismo tiempo tiene mucho potencial para causar daño, por esta razón, es fundamental criticar sabiamente. Si tu crítica crea animosidad o resentimiento, entonces es mejor no decir nada.
 
Date cuenta de cuán difícil es aceptar la crítica, y utiliza esa sensibilidad para darte cuenta de cómo debes criticar a los demás. Antes de criticar a alguien pregúntate a ti mismo: "¿Cómo me sentiría si yo estuviera del otro lado? ¿Cómo me gustaría que me dijeran esto?".
 
El primer paso para corregir a los demás es amarlos. Si una persona siente que tienes tu propio interés de por medio – y no el suyo – no escuchará lo que dices.
 
Debes entregar 10 partes de amor por cada parte de crítica. Debes entregar amor antes, durante y después de la crítica. Tranquiliza a la persona asegurándole que te importa y que estás de su lado. Muchos padres cometen el error de pensar que pueden criticar a sus hijos sin recordarles cuánto les aman.
 
Sé listo al expresarte
 
El objetivo de la crítica es hacer que la otra persona acepte tu planteamiento y salga favorecida. Tu desafío es evitar accionar algún mecanismo de defensa. ¿Cómo se hace eso? Intenta algo así:
 
"Sabes, anoche hice algo tonto".
 
"¿En serio? ¿Qué hiciste?" – te pregunta tu compañero de cuarto sin darse cuenta.
 
"Después de terminar de comer, no lavé los platos".
 
"Sabes una cosa, ahora que lo mencionas, yo también dejé mis platos sucios sin lavar toda la noche. Creo que voy a empezar a limpiar también".
 
Misión cumplida, sin herir sentimientos. Claro está que no todas las situaciones son iguales, y tampoco es fácil esconder tus intenciones. Pero si eres lo suficientemente listo, encontrarás la manera de decir lo que tienes que decir sin riñas.
 
Finalmente, la mejor reprimenda es predicar con los hechos y los actos. Si los niños no aprecian la belleza y el valor del ser honesto, probablemente es porque sus padres no están siendo lo suficientemente cuidadosos con su propia honestidad. De otra manera, la verdad sería obvia para cualquiera. Sin argumentos ni conflictos. El Talmud nos dice que Moisés fue capaz de instruir al pueblo sólo porque él ejemplificó por completo lo que predicaba.
 
¡Compruébalo!
 
La palabra hebrea para crítica, tojajá, viene de la misma raíz que la palabra hojajá, que significa "prueba".
 
La mejor manera de lograr que tu vecino cambie no es a través de una dura reprimenda, la argumentación o la persuasión intelectual. Criticar no significa tirar piedras o gritar más fuerte que los demás. El objetivo no es simplemente expresar lo que te molesta. La única manera de convencer a alguien es utilizando pruebas claras y obvias. La persona debe ver por sí misma lo que está haciendo mal.
 
El Midrash cuenta la historia de Elías el Profeta, encontrándose con un pescador:
 
"¿Estudias la Torá?" - preguntó Elías.
 
"No", respondió el pescador. "Soy un hombre simple. No estoy dotado de gran talento o inteligencia".
 
"Dime" - dijo Elías - "¿cómo preparas tu red de pescador?".
 
"Bueno" - dijo el hombre - "es bastante complicado, a decir verdad. Primero tengo que seleccionar el calibre correcto de cuerda, y luego tengo que tejer la red en un diseño especial para asegurarme de que tiene el equilibrio correcto de fuerza y flexibilidad".
 
"¿Y cómo haces para atrapar los peces?" - preguntó Elías.
 
"Ah" - dijo el hombre - "eso también involucra muchos factores complejos – la estación del año, hora del día, tipo de pez, profundidad del agua, temperatura y la velocidad de la corriente".
 
"Cuando llegues al cielo" - dijo Elías - "¿acaso piensas afirmar que no estudiaste Torá porque eras un hombre simple, carente de talento o inteligencia? ¡Tu pericia como pescador refuta tu propia afirmación!".
 
La tojajá no es severa. Por el contrario, la tojajá es la belleza de la realidad mirándonos directamente a los ojos.
 
¿Por qué "amar la crítica" es un ingrediente de la sabiduría?
  • Todos queremos obtener lo más que podamos de la vida. Pero los seres humanos son inherentemente subjetivos. Pídele a tus amigos consejo.
  • Si tienes ganas de crecer, siempre estarás dispuesto a escuchar el consejo de los demás – sin ponerte a la defensiva.
  • Cuando pagamos por la crítica, escuchamos cuidadosamente. Así que aprende a apreciar la crítica gratuita también.
  • La crítica constructiva demuestra que te importan los dolores y los logros de los demás.
  • La lucha por la vida es la lucha por la cordura. La crítica nos permite ver nuestros errores con claridad.
  • El Rey Salomón dijo: "Critica a una persona sabia - ¡y te amará!" (Proverbios 9:8)
  • El pueblo judío es una unidad. Si un judío sufre, todos los judíos deberían sentirlo. Ayudar a otro judío es ayudarte a ti mismo también.
  • El Talmud nos dice que Jerusalem fue destruida porque la gente no se corregía mutuamente.
Escucha o descarga gratis esta clase en mp3 haciendo clic aquí.
Para descargar el archivo haz clic con el botón derecho y elige la opción guardar destino como.
***
¿Te gustó lo que leíste?

Como una organización sin fines de lucro, AishLatino.com depende de
lectores como tú que nos permiten seguir desarrollando artículos relevantes
y significativos. Únete a AishLatino.com y ayúdanos a seguir inspirando
diariamente a miles de personas alrededor del mundo.
Derechos Reservados ©
1995 - 2010 AishLatino.com - http://www.aishlatino.com
©2013 Aishlatino.com | AishLatino.com One Western Wall Plaza PO Box 14149 Jerusalem 91141 Israel Tel - 972-2-628-5666 Fax - 972-2-627-3172 © 2009 AishLatino.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario