lunes, 29 de julio de 2013

DECÁLOGO PARA PADRES

DECÁLOGO PARA PADRES
 
    Amarás a tu hijo con todo tu corazón, alma y fuerzas, pero sabiamente con tu cerebro.    Verás en tu hijo una persona y no un objeto de tu pertenencia.    No le exigirás amor y respeto, sino que tratarás de ganártelo.
    Cada vez que sus actos te hagan perder la paciencia, traerás a la memoria los tuyos, cuando tenías su edad.
    Recuerda que tu ejemplo será más elocuente que el mejor de los sermones.    Piensa que tu hijo ve en ti un ser superior, no lo desilusiones.
    Serás en el camino de su vida una señal que le impedirá tomar rumbos equivocados.    Le enseñarás a admirar la belleza, a practicar el bien y a amar la verdad.    Brindarás atención a sus problemas cuando él considere que puedes ayudar a solucionarlos.
    Le enseñarás con tu palabra y con tu ejemplo a amar a Dios sobre todas las cosas.
 
Braulio Pérez   
 
DECÁLOGO PARA NIÑOS
 
    Mis manos son pequeñas, por favor no esperes perfección cuando tiendo la cama, hago un dibujo, o lanzo la pelota.  Mis piernas son pequeñas, por favor camina más lento para que pueda ir junto a ti. 
    Mis ojos no han visto el mundo como tú lo has visto, por favor déjame explorarlo, no me limites innecesariamente. 
    El trabajo siempre estará allí.  Yo seré pequeño sólo por un corto tiempo, por favor tómate un tiempo para explicarme las cosas maravillosas de este mundo y hazlo con alegría. 
    Mis sentimientos son frágiles, te pido por favor que estés pendiente de mis necesidades, no me retes todo el día (a ti no te gustaría ser retado por ser tan duro).  Trátame como a ti te gustaría ser tratado. 
    Soy un regalo especial de Dios, por favor atesórame como Él quiso que lo hicieras, respetando mis acciones, dándome principios y valores con los cuales vivir, y enseñándome amorosamente. 
    Necesito tu apoyo y tu entusiasmo, y no tus críticas para crecer.  Por favor no seas tan estricto, recuerda: puedes criticar las cosas que hago sin criticarme a mí. 
    Por favor, dame libertad para tomar decisiones propias.  Permite que me equivoque para que pueda aprender de mis errores.  Así algún día, estaré preparado para tomar las decisiones que la vida requiere de mí. 
    Por favor, no hagas todo por mí.  De alguna forma, eso me hace sentir que mis esfuerzos no cumplieron con tus expectativas.  Yo sé que es difícil, pero deja de compararme con mi hermano, o hermana. 
    No temas alejarte de mí por un corto tiempo.  Los niños necesitamos vacaciones de los padres, así como los padres necesitan vacaciones de sus hijos. 
    Llévame a la Iglesia, o dame ejemplos de vida espiritual, para que yo disfrute aprendiendo.
 
Autor Desconocido   
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad; 
 
              
BeatrizMedellín - Colombiasemillasdevida@pymex.net
®. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario