viernes, 5 de julio de 2013

Descubra cómo sacarles ventaja a los defectos

Descubra cómo sacarles ventaja a los defectos

Las imperfecciones también tienen su lado provechoso. Hay que saber orientarlas, sugieren expertos.

Aunque la palabra defecto suele relacionarse con el lado negativo de la personalidad, en ocasiones, cuando se aceptan y se les da una orientación adecuada, pueden convertirse en una ventaja y hasta es posible sacarles partido. (Vea también Somos un talego de cualidades y defectos)
Al menos, así lo afirma el psicólogo español Francisco Gavilán en su último libro, Nadie es perfecto. “Si aceptamos nuestros defectos podemos convertirlos en una fuerza positiva y enriquecedora que nos permita reconquistar nuestra personalidad”, explica Gavilán.
Para lograrlo, dice, se debe comenzar por aceptar los defectos. Añade que “cuesta reconocer los errores, porque las personas buscan la perfección y creen que si les descubren un defecto, serán consideradas menos aptas”.
Cuando se habla de las imperfecciones no todo puede ser visto como blanco o negro; hay grises o puntos intermedios. Así lo explica Ángela Trujillo, psicóloga y profesora de la facultad de Psicología de la Universidad de la Sabana, para quien un defecto puede ser catalogado como tal, dependiendo del contexto en el que esté la persona.
“Lo que para mí puede ser un defecto, para otro no lo es –sostiene Trujillo–. Por ejemplo, alguien que es obsesivo por el orden, si vive con niños pequeños puede ser un problema, porque no los deja en paz, pero al mismo tiempo, puede ser visto positivamente en una empresa que necesite a una persona muy organizada”.
Por su parte, el psiquiatra Rodrigo Córdoba asegura que “los defectos hacen parte del día a día de las personas, pero en la medida en que sean reconocidos, incluso valorados, se pueden usar para construir sobre ellos”.
El psicólogo Gavilán toma algunos de los defectos más populares entre las personas y dice cómo transformarlos en algo positivo. Por ejemplo, habla de un tipo de hipocresía que puede resultar beneficiosa.
“Hay que buscar un equilibrio entre la sinceridad y la hipocresía –sostiene Gavilán–. No es que sea bueno ocultar la verdad en beneficio propio, lo bueno es saber cuándo es necesario ser hipócrita con otra persona para no hacerle daño y cómo decir las cosas y suavizar la verdad”.
Pero también habla del chisme, e incluso explica que ‘chismosear’ tiene su parte positiva. “Curiosear sobre la vida de los demás es saludable, terapéutico, satisface necesidades ocultas y cumple funciones sociales, descarga la tensión emocional, compensa frustraciones y proporciona una salida verbal a determinados conflictos –explica el psicólogo español–. Es negativo cuando se exagera y se hace con el afán de desprestigiar a otra persona”.
Finalmente, el especialista habla de la envidia y cómo este defecto puede transformarse en “motor de la vida”. “La envidia –dice Gavilán– disminuye el ego, y provoca una fatiga mental cuya energía se malgasta en envidiar por comparación”.
Pero añade que, a pesar de su carga negativa, “sentirla puede ser el primer paso para ser ambiciosos”.
Ya lo dice la psicóloga Ángela Trujillo: un defecto no es malo en sí mismo. “Es malo cuando perjudica o interrumpe las relaciones y la calidad de vida de las personas. No hay que dejar que nos manejen”.
Con información de EFE.
           http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/salud/las-ventajas-de-los-defectos_12906056-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario