martes, 2 de julio de 2013

EL PLACER DE VOLVER

EL PLACER DE VOLVER




         Por pequeña que sea la marcha uno siempre tiene el placer de volver…a veces aunque solo te espere tu casa, es suficiente, pero mucho más cuando hay personas que anhelan tu regreso.
         Cuando nos marchamos algo se va con nosotros que intenta perdurar en quien se queda y que invisiblemente tira de nuestro corazón para no perder la pista dónde está el camino de vuelta.
         He conocido personas que continuamente quieren iniciar períodos nuevos, vidas diferentes con gentes distintas y lugares desconocidos. Nunca he entendido la aventura continua, el descubrimiento incesante y esa imperiosa necesidad de ser y estar siempre con lo nuevo. Será que me gusta vivir con apegos, estar en mis sitios y con mis gentes aunque mi corazón sea un poco nómada en lo que respecta a conquistar otras almas que caminen a la par.
         Querer siempre lo que no se conoce me parece de algún modo necesitar ser siempre nuevo para otros. Dejar atrás lo que no nos gusta y reponerlo o sustituirlo rápidamente en nuestro interior por aquello que aún tiene algo que decirnos. Posiblemente sea una especie de huída de nosotros mismos o una oportunidad de seguir mejorando si tenemos alma errante y corazón de nómada.
         Me gusta cambiar de aires, conocer lugares nuevos, gastronomías distintas y placeres diferentes…pero me gusta hacerlo con personas conocidas y gentes que amo. Ese es el verdadero sentido de los descubrimientos, el poder compartirlos, el volver juntos y el recordarlos más tarde para poder revivirlos de nuevo.
         Tal vez los apegos me invadan por completo. Posiblemente, mi corazón eche raíces con demasiada facilidad y sobre todo, quiera retener lo que ama para conquistar nuevos mundos dentro del que ya tengo.
         De cualquier forma, siempre es un placer volver y encontrarte con lo que aquí espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario