sábado, 31 de agosto de 2013

votar en donde esta el apellido jaramillo

Apreciado Suscriptor
 
Lamentablemente la página web que recomendé para votar por mi amiga Gladys Janeth Quintero Jaramillo, no está funcionando bien.  Sin embargo por recomendación de algunos suscriptores, me han dicho que cuando la página se carga completamente (es bastante lenta), al lado derecho se observa una pequeña línea de color gris, como una barra vertical que al manipularla, permite visualizar la página de arriba hacia abajo. Trata de utilizarla a ver cómo te va.
 
OJO, EL VOTO ES EL RECUADRO NEGRO QUE ESTÁ POR DEBAJO DEL NOMBRE GLADYS JANETH QUINTERO JARAMILLO.  TODOS PODEMOS VOTAR (UN VOTO POR DÍA). 
 
APENAS LLEVAMOS 432 VOTOS.  Lo más triste de todo, es que en la lista somos casi 15mil suscriptores (¿un elogio a la indiferencia?)
 
Perdona mi insistencia, pero apenas nos enteramos de este concurso esta semana, y por eso la premura para alcanzar los votos para ganar.
 
1.  Ingresa a la siguiente página web
 
 
 
2.  Busca el caso:  Tony encontró un ángel.  Lamentablemente no pudimos subir la foto de Tony.  (Si la página no está funcionado bien, dale refrescar por el internet explorer)
 
3.  Debajo del caso: Tony encontró un ángel, hay dos opciones:  Votar y Ver historia.  Entra por votar, así dejas un voto.
 
Si Tony llegara a ganar, tendría la posibilidad de que la empresa patrocinadora lo hiciera ver de un Médico Veterinario Especialista.  Mi negrito nació con una costilla de más y una vértebra menos, es posible que esa anormalidad no le permitiera desarrollar bien su motricidad.  Debo aclarar que Tony no siente dolor al caminar, y que al contrario, tiene un movimiento de caderas único que lo hace muy especial.
 
Si quieres leer la historia puedes hacerlo, lo importante es votar.  Tú puedes votar una vez al día.  Las votaciones se cierran el día viernes 6 de septiembre, pero no podemos dejar todo para lo último.  Este es el regalo que Tony y yo, con tu ayuda, le podemos brindar a ese angelito que mi negrito encontró en las manos de su médica veterinaria llamada por Dios Gladys Janeth Quintero Jaramillo.  Recuerda queremos regalarle a nuestro angelito 5.000 votos.
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad; 
 
      
BeatrizMedellín - Colombiasemillasdevida@pymex.net
®. Todos los derechos reservados.

TÓMALO CON CALMA

TÓMALO CON CALMA



por Emmet Fox

(1886-1951)

NO TE APURES. Vas a vivir para siempre -en alguna parte. De hecho, ya estás en la eternidad, así que, ¿cuál es el apuro?

NO TE PREOCUPES. ¿Acaso este asunto va a tener alguna importancia dentro de veinte años? Tú le perteneces a Dios, y Dios es Amor; así que, ¿para qué irritarse?

NO CONDENES. En vista de que no puedes meterte bajo la piel de la otra persona, no hay forma humana de que puedas saber qué dificultades él o ella ha tenido que enfrentar -cuánta tentación, o malentendidos, o estupidez propia ha tenido que superar. Tú tampoco eres perfecto, y puede que hasta seas peor de calzarte sus zapatos. ¡No juzgues!

NO RESIENTAS. Si algún mal se ha hecho, con toda seguridad la Gran Ley se encargará de ello. Elévate en conciencia, y así te liberas al tiempo que liberas al delincuente. El perdón es la medicina más fuerte de todas.

NO TE QUEJES. Consume tu propio humo. Tu propio concepto es lo que ves; así que hazle un tratamiento y cámbialo.

NO ARREBATES. Sea como fuere, no puedes retener lo que no te pertenece por derecho de conciencia. Arrebatar lo ajeno pospone tu bien.



MENSAJE OASIS

Oasis

Según un proverbio árabe la misma lluvia produce espinas en un pantano y flores en un jardín.

Y la explicación está en las semillas y en el terreno que son un buen símbolo de tu interior.

En tu espíritu están tu fuerza, tu esencia, y lo externo sólo te afecta en la medida que tú mismo lo permites.

Ni los elogios ni los agravios tocan tu alma puesto que tienen que ver con tu imagen, no con tu verdadero ser.

Por eso los sabios han estado siempre más allá de la opinión ajena sin perder la paz por los juicios o las críticas.

Buda seguía impertérrito cuando lo ofendían y decía: “si respondo cedo al otro el poder que está en mi”.

Sócrates también decía que responder a una ofensa era seguir el juego de los otros y caer en su trampa.

El sabio no se deja enganchar y tú también lo puedes hacer para que tu vida sea un jardín, no un pantano.
              http://www.oasisgonzalogallo.com/

Palabras hirientes

Palabras hirientes

Buenos días, amigo/a.
En verdad las palabras pueden doler como los golpes físicos. Los
padres deben saber que la crítica, el desprecio y los insultos –aun
cuando se los diga en broma– pueden lastimar el amor propio, o dañar
la autoestima, o detener el crecimiento de una imagen sana de sí mismo
en los niños.
Las palabras dichas con amor ofrecen un real elemento constructivo de
elogio, aliento, gratitud, disculpa a quien escucha. Nuestras palabras
pueden herir o reconfortar, impedir o ayudar, frustrar o inspirar a la
acción. He aquí algunas frases que son dulce música al oído y al
corazón: “¡Muy buen trabajo!”. “Déjame ayudarte”. “Cometí un error,
perdóname”. “¡Felicitaciones!”. “Estamos orgullosos de ti”. “Gracias”.
“Te quiero”. “Admiro tu capacidad”. “Tú puedes hacerlo muy bien”.

“No profieran palabras inconvenientes; al contrario, que sus palabras
sean siempre buenas, para que resulten edificantes cuando sea
necesario y hagan bien a aquellos que las escuchan” (Efesios 4, 29).
San Francisco de Sales escribió: “El trato cortés y delicado es la
crema de la caridad”. Que este mensaje oriente cada día tu conducta.
Hasta mañana. P. Natalio.

LOS PELIGROS DE LA INDIFERENCIA

LOS PELIGROS DE LA INDIFERENCIA
Séptimo Encuentro del Milenio en la Casa Blanca
Washington, 12 de Abril de 1999

Hace cincuenta y cuatro años, un chico judío de una pequeña localidad de los Cárpatos se despertó, no muy lejos de la amada Weimar de Goe­the, en un lugar de eterna infamia llamado Buchenwald. Por fin estaba libre, pero su corazón no rebosaba alegría. Creyó que nunca volvería a ser feliz. Liberado un día antes por los soldados americanos, recuerda su rabia ante lo que encontraron allí. Y mientras viva, ese joven siempre les agradecerá su rabia y también su compasión. Aunque no entendía su idio­ma, sus ojos le informaron de lo que necesitaba saber: que ellos también recordarían y darían fe de lo que acababan de ver.
Nos encontramos en el umbral de un nuevo siglo, de un nuevo milenio. ¿Cuál será el legado de este siglo que ahora se agota? ¿Cómo será recordado en el nuevo milenio? Indudablemente, será juzgado, y juzgado severamente, en términos morales y metafísicos. Estos fracasos pueden proyectar una oscu­ra sombra sobre la humanidad: dos guerras mundiales, incontables guerras civiles y una cadena interminable de asesinatos. (...)
Demasiada violencia; demasiada indiferencia. ¿Qué es la indiferencia? Etimológicamente, la palabra significa «falta de diferencia». Un estado extraño y poco natural en el cual no se distingue entre la luz y la oscuridad, el amanecer y el atardecer, el crimen y el castigo, la crueldad y la compasión, el bien y el mal. ¿Cuáles son sus caminos y sus consecuencias ineludibles? ¿Se trata de una filosofía? ¿Puede concebirse una filosofía de la indiferencia? ¿Es posible considerar la indiferencia como una virtud? ¿Es necesario, en ocasiones, practicarla para mantener la cordura, vivir con normalidad, disfrutar de una buena comida y una copa de vino, mientras el mundo que nos rodea sufre unas experiencias desgarradoras?.

Evidentemente, la indiferencia puede resultar tentadora. En ocasiones, incluso seductora. Resulta mucho más fácil apartar la mirada de las víc­timas. Es mucho más fácil evitar estas abruptas interrupciones a nuestro trabajo, nuestros sueños y nuestras esperanzas. A fin de cuentas, es extra­ño y pesado implicarse en el dolor y la desesperación de los demás. Para una persona indiferente, sus vecinos carecen de importancia. Por tanto, sus vidas carecen de sentido para él. Su dolor oculto o incluso visible no le interesa. La indiferencia reduce al otro a una abstracción. (...)
En cierto sentido, ser indiferente a ese sufrimiento es lo que deshumani­za al ser humano. A fin de cuentas, la indiferencia es más peligrosa que la ira o el odio. A veces, la ira puede ser creativa. Uno escribe un hermo­so poema, una magnífica sinfonía. Uno crea algo especial por el bien de la humanidad, porque está enfadado con la injusticia de la que es testi­go. Pero la indiferencia nunca es creativa. Incluso el odio, en ocasiones, puede suscitar una respuesta. Los combates. Lo denuncias. Lo desarmas.
La indiferencia no suscita ninguna respuesta. La indiferencia no es una respuesta. La indiferencia no es un comienzo; es un final. Por tanto, la indiferencia es siempre amiga del enemigo, puesto que beneficia al agre­sor, nunca a su víctima, cuyo dolor se intensifica cuando la persona se siente olvidada. El prisionero político en su celda, los niños hambrientos, los refugiados sin hogar... No responder a su dolor ni aliviar su soledad ofreciéndoles una chispa de esperanza es exiliarlos de la memoria huma­na. Y al negar su humanidad, traicionamos a nuestra.

Por tanto, la indiferencia no sólo es un pecado, sino también un castigo.  Y ésta es una de las lecciones más importantes que debemos extraer de los múltiples experimentos con el bien y el mal que han tenido lugar en este siglo.  En mi lugar de origen la sociedad estaba compuesta por tres sencillas categorías: los asesinos, las víctimas y los que no hacían nada. Durante la época más oscura, dentro de los guetos y de los campos de la muerte (me alegro de que la señora Clinton mencionara que ahora estamos conmemorando ese evento, ese período, que ahora nos encontramos en una etapa para recordar), nos sentíamos abandonados y olvidados. Todos nos sentíamos así.
Nuestro único y miserable consuelo era creer que Auschwitz y Treblinka eran secretos muy bien guardados; que los líderes del mundo libre no sa­bían lo que estaba pasando detrás de esos portales negros y ese alambre de púas; que no tenían conocimiento de la guerra contra los judíos que los ejércitos de Hitler y sus cómplices libraban como parte de la guerra contra los Aliados. Si lo supieran, pensábamos, los líderes habrían remo­vido cielo y tierra para tomar cartas en el asunto. Se habrían pronuncia­do con gran valor y convicción. Habrían bombardeado las vías de tren que conducían a Birkenau; sólo las vías de tren, sólo una vez.
Y entonces descubrimos que el Pentágono lo sabía, que el Departamen­to de Estado lo sabía... 
 
[...] La deprimente historia del Saint Louis es un ejemplo de ello. Hace sesenta años, su carga humana -casi un millar de judíos- fue devuelta a la Alemana nazi. Y eso ocurrió después de la Kristallnacht, después del primer pogromo organizado por el Estado, en el que se destruyeron cen­tenares de comercios judíos, se quemaron sinagogas y miles de personas fueron encerradas en campos de concentración. Ese barco, que llegó a las costas de Estados Unidos, fue enviado de vuelta a su destino. No lo entiendo. Roosevelt era un buen hombre, tenía corazón. Entendía a quie­nes necesitaban ayuda. ¿Por qué no permitió el desembarco de esos refu­giados? Mil personas, en Estados Unidos, el gran país, la mayor demo­cracia del mundo, la más generosa de todas las nuevas naciones de la historia moderna. ¿Qué ocurrió? No lo entiendo. ¿Por qué esa indiferen­cia, al máximo nivel, hacia el sufrimiento de las víctimas?
Pero también existían seres humanos sensibles a nuestra tragedia. Esas personas no judías, esos cristianos, los que nosotros llamamos «los gentiles justos» y esos actos desinteresados de heroísmo salvaron el honor de su fe. ¿Por qué fueron tan pocos? ¿Por qué se dedicó un mayor esfuerzo a salvar a los asesinos de las SS después de la guerra que a salvar a sus víctimas durante la contienda? ¿Por qué algunas de las empresas más importantes de Esta­dos Unidos siguieron haciendo negocios con la Alemania de Hitler hasta 1942? Se ha llegado a afirmar, gracias a la abundante documentación, que la Wehrmacht no habría emprendido su invasión de Francia sin el petróleo de origen americano.
¿Cómo se puede explicar su indiferencia?

Aun así, amigos míos, también han ocurrido hechos positivos en este trau­mático siglo(...) Recordemos el encuen­tro, lleno de dramatismo y emoción entre Rabin, Arafat y usted, señor pre­sidente, celebrado en este mismo lugar. Yo estaba aquí y nunca lo olvidaré. Y luego, por supuesto, la decisión conjunta de Estados Unidos y la OTAN para intervenir en Kosovo y salvar a esas víctimas, a esos refugiados, a esos desplazados por un hombre. Creo que ese hombre debería ser acusado de «crímenes contra la humanidad».
Pero esta vez, el mundo no calló. Esta vez respondimos. Esta vez intervenimos.  ¿Significa esto que hemos aprendido del pasado? ¿Significa que la socie­dad ha cambiado? ¿Acaso el ser humano se ha vuelto menos indiferente y más humano? ¿Realmente hemos aprendido de nuestras experiencias? ¿Somos menos insensibles al dolor de las víctimas de la limpieza étnica y de otras formas de injusticia en lugares cercanos y lejanos? ¿Es la inter­vención justificada de hoy en Kosovo, dirigida por usted, señor presiden­te, una advertencia duradera de que jamás se volverá a permitir la depor­tación, la tortura de los niños y de sus padres, en ninguna parte del mundo? ¿Esta acción servirá para desalentar a otros dictadores?.
¿Qué hay de los niños? Los vemos por televisión, leemos acerca de ellos en los periódicos y se nos parte el corazón. Inevitablemente, su destino siempre es el más trágico. Cuando los adultos libran una guerra, los niños perecen. Vemos sus rostros, sus ojos. ¿Escuchamos sus súplicas? ¿Senti­mos su dolor, su agonía? Por cada minuto que pasa muere un niño debi­do a la enfermedad, la violencia o el hambre.
Algunos de ellos, muchos, podrían, salvarse.

Una vez más, pienso en el chico judío dé los Cárpatos. Ha acompañado al hombre anciano en el que me he convertido a lo largo de estos años de lucha y búsqueda. Juntos caminamos hacia el nuevo milenio, impulsados por un profundo temor y una extraordinaria esperanza.
Elie Wiesel
Escritor estadounidense, de origen rumano, sobreviviente de los campos de concentración. Ha dedicado toda su vida a escribir y a hablar sobre los horrores del Holocausto, con la firme intención de evitar que se repita en el mundo una barbarie similar. Fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1986.
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad; 
 
 
®. Todos los derechos reservados.
BeatrizMedellín - Colombiasemillasdevida@pymex.net

viernes, 30 de agosto de 2013

Los estudiantes se suman a las protestas en Colombia | Journal

La 'tormenta' de Santos / Análisis

La 'tormenta' de Santos / Análisis

Son las propias palabras del Presidente: "Estamos, sí, en un temporal, en una tormenta...".

Y no está equivocado. Su Gobierno, en los tres años que lleva, no había vivido una rebelión social atizada por intereses políticos (electorales) y económicos.
Y hacía muchos años que esta pluralidad de intereses no convergía de manera simultánea para desafiar a un Gobierno.
Aunque evidentemente hay “razones justas” de algunas protestas, como lo admitió el propio presidente Santos, también hay intereses político-electorales que han concurrido a propósito del debate electoral que se avecina.
Y sería imposible negar la influencia de sectores cercanos a grupos ilegales (guerrilla) que se ha mezclado entre los manifestantes para generar bloqueos y acciones de fuerza.
A las Farc, no obstante estar en plenas conversaciones para poner fin al conflicto, les interesa un Gobierno debilitado que, para tratar de evitar las acciones de fuerza en el país, les haga más concesiones en la mesa de los diálogos.
Y les interesa también demostrar que son capaces de movilizar bases campesinas, aprovechando las “justas” reclamaciones de estas últimas.
Este jueves de “tormenta” es un día decisivo para el paro agrario que completa 11 días de protestas, y para el Gobierno.
Es clave no solo porque el Gobierno espera que se ponga fin a los bloqueos (así lo pidió esta mañana otra vez), sino porque el presidente Juan Manuel Santos se vio obligado a ceder, a dar un viraje radical en el manejo de la situación.
Santos pasó de desconocer el paro el pasado domingo (“el tal paro agrario no existe”, dijo), a reconocer el hecho, a admitir que hay una “crisis” en el campo y a tomar decisiones concretas.
“Son protestas legítimas, protestas que tienen muchos argumentos, protestas válidas”, admitió Santos.
El Presidente, como dijo en Tunja, no había sido informado de compromisos adquiridos incumplidos. Hoy está literalmente al frente de la situación y, aunque no se han levantado los bloqueos, está dialogando con los sectores sociales en rebeldía.
Hoy hay la idea de que el mandatario se apersonó del tema. Canceló el viaje a Surinam, madrugó a hacer en la mañana de este jueves una alocución televisada (poco usual a esa hora) y sigue desde Palacio, minuto a minuto, la evolución de la situación en todo el país.
Hace pocos minutos se desplazó hasta las instalaciones de la Policía para examinar los casos más críticos que los miembros de esa institución han tenido que enfrentar durante el curso del día.
La nueva disposición del Presidente a dialogar con los líderes de las protestas (en la mañana recibió a las directivas de Fecode en Palacio) podría contribuir a bajar la temperatura al clima social, que en los últimos días ha escalado de manera sorprendente.
Santos tuvo que, como en el caso de Tunja, acceder a hablar con los líderes de quienes tienen las vías bloqueadas. Es decir, en medio del conflicto social.
El cambio de tono de Santos puede tener efectos políticos. El Jefe de Estado siempre ha dicho que está abierto al diálogo, pero que no se dejará presionar por vías de hecho de quienes recurran a la protesta social.
Pero fue ese precepto el que tuvo que cambiar este jueves, cuando muy temprano salió a dar una declaración en la que reveló medidas concretas en materia económica para subsanar los problemas del sector agrario.
De hecho, enfatizó que se pondrán en marcha de inmediato. Al hablar de esto se refiere a la reducción de aranceles para los insumos y la aplicación de salvaguardas para ciertos productos, con el fin de minimizar los efectos de los tratados de libre comercio sobre algunos productos nacionales.
“Vamos a discutir estas medidas, pero mientras tanto vamos a ponerlas en marcha”, precisó Santos.
Necesidades reales
El nuevo tono del Presidente apunta a cambiar el clima que se propagó en los últimos días.
Y parte del principio de que evidentemente hay unas realidades críticas en el campo colombiano que tienen un acumulado negativo que hay que cambiar.
Esta mañana el Presidente anunció que va a poner control de precios a los fertilizantes y plaguicidas, que encarecen más allá de lo justo los precios de los alimentos. Es uno de los reclamos de los labriegos en todo el país.
Dijo que todavía hay 23 productos que tienen aranceles gravosos para el sector agrícola. “Vamos a rebajar a cero estos aranceles para que se les baje el costo a los usuarios de esos insumos y vamos a hacer todo lo posible para que la baja de esos costos lleguen al consumidor, porque muchas veces esos beneficios se quedan enredados en los intermediarios”, se comprometió el presidente.
También dijo que va a imponer una libertad vigilada de los precios, mientras se establecen mecanismos de referencia internacional que permita determinar un ejercicio muy parecido al que se hizo recientemente con los medicamentos.
El propio Presidente aceptó que, inexplicablemente, los insumos tienen diferencias de precios en distintas regiones.
En las discusiones con los líderes de Boyacá y Nariño ha quedado claro que los costos que los campesinos pagan por insumos son los más elevados de la región, sobre los que el Gobierno parece no tener control hasta ahora.
¿Aprovechamiento?
La pregunta es si el mensaje de rectificación del Presidente puede ser entendido de manera equivocada como un acto de debilidad y sectores con muchos otros intereses (políticos y electorales, o económicos, por ejemplo) traten de aprovechar la situación para presionar o extorsionar al Gobierno.
El hecho más palpable de este riesgo es que en plena convulsión social, con las vías de muchas regiones bloqueadas, desabastecimiento de alimentos, el Partido Conservador, miembro de la coalición de Gobierno (es decir, aliado) haya enviado un mensaje de ‘al caído, caerle’.
La amenaza de los conservadores de ‘guillotinar’ a la canciller María Ángela Holguín por el manejo que le ha dado al pleito con Nicaragua (pero quien también tiene varias embajadas vacantes), los palos al proceso de paz de La Habana y su “inconformidad” porque no “son tenidos en cuenta” por el Gobierno, y “en cambio a los liberales sí”, forma parte del nuevo panorama político complejo que debe enfrentar el presidente Santos.
Pero no son solo los conservadores. La asociación de concejales también anunció que irá al paro, porque el Gobierno no les ha garantizado su seguridad. Y los taxistas de Soacha (Cundinamarca), por el problema de la piratería. Como quien dice, todos al paro.
En pleno diálogo
A pesar de las acciones de hecho, los delegados del Gobierno avanzan en conversaciones con los líderes campesinos de Boyacá, Cundinamarca y Nariño en la mesa conjunta que se instaló en Tunja.
Allí la discusión la lidera el secretario General de Palacio, Aurelio Iragorri, como representante directo del presidente Santos, pero con el respaldo de los ministros del Interior, Fernando Carrillo, y de Agricultura, Francisco Estupiñán.
En la mañana de este jueves se presentó un retraso en el inicio de las discusiones, ya que los campesinos pidieron unas horas para analizar la alocución del Jefe de Estado, en la que anunció la entrada en marcha de medidas concretas para el agro.
La Casa de Nariño no quiere que el paro agrario se extienda en el tiempo ni en el territorio nacional, por lo que confía en que a partir de este viernes se comiencen a concretar acuerdos. En el Gobierno consideran que, por ahora, estos no llegarán por la efervescencia que viven las marchas en el país, pero esperan que ese respaldo se termine convirtiendo en aceptación a las propuestas.
“Espero que hoy (jueves), que se van a reanudar las mesas en Tunja, podamos rápidamente llegar a unos acuerdos que no solamente van a beneficiar a los campesinos de Boyacá, de Nariño o Cundinamarca, sino a todos los campesinos y a todos los agricultores”, precisó Santos.
La disposición de Santos de asumir personalmente la vigilancia de los diálogos permitió que los manifestantes aceptaran sentarse a dialogar, pero no son pocos los sectores que están pidiendo que también asuma directamente las conversaciones.
En esto también está de acuerdo el Congreso, que bajo ciertas premisas le piden al Jefe de Estado que asuma la interlocución con los sectores que están inconformes. De hecho, el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, conformó una comisión para buscar soluciones a los paros.
Pero a esto también se le debe sumar que los legisladores sienten que están asumiendo en las regiones los costos políticos del inconformismo, ya que a falta de un interlocutor del Gobierno Nacional pues la población los está responsabilizando de la crisis.
Santos seguirá monitoreando el avance de los diálogos y del paro desde la Casa de Nariño durante este jueves, pero no descarta, y es algo que discute con sus asesores más cercanos, retomar contacto directo con la gente para evitar que la crisis siga aumentando.
Estas decisiones, dependiendo de cómo avance la jornada, se tomarían en horas. Por eso, este jueves será clave para el paro, sus consecuencias y sus soluciones.
EDULFO PEÑA Y DANIEL VALERO
EDITOR POLÍTICA

           http://www.eltiempo.com/politica/el-paro-agrario-y-el-gobierno-santos_13032008-4

Violentos enfrentamientos en las marchas de apoyo a los campesinos colombianos

Miles de personas se manifestaron el jueves en las principales ciudades de Colombia para apoyar una protesta campesina, con marchas que en Bogotá y Medellín (noroeste) terminaron en violencia, por la que el ministerio de Defensa responsabilizó a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
En Bogotá, obreros, estudiantes, profesores y trabajadores de la salud marcharon hacia la céntrica plaza de Bolívar, en cuyos alrededores se generaron fuertes disturbios que fueron dispersados por la policía con equipos antimotines.
"Que quede claro que aquí no hay ningunas palomitas: son vándalos, criminales al servicio de intereses oscuros, por supuesto, al servicio de los terroristas de las FARC", dijo el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón al final de la jornada. Las FARC (comunistas) llevan a cabo desde 2012 un proceso de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.
El ministro indicó que se reforzará la presencia militar en algunos puntos para garantizar la tranquilidad.
Tres agentes de la policía fueron heridos por arma de fuego en la localidad de Soacha, humilde periferia de Bogotá, según el ministro.
En Soacha y también en las periféricas Ciudad Bolívar y Suba, se decretó en la noche del jueves un toque de queda y la prohibición de venta de alcohol.
Según un balance de la policía, 37 agentes resultaron heridos en todo el país.
En Bogotá, 147 personas fueron heridas, de las cuales 26 debieron recibir atención hospitalaria y 40 fueron detenidas, de acuerdo con la alcaldía.
Aunque la jornada en Bogotá arrancó en calma, por la tarde se registraron violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías, que dejaron destrozos en estaciones del transporte público, sedes bancarias y comercios del centro histórico.
Unos grupos de encapuchados agredieron a los agentes con cristales rotos de locales comerciales y los atacaban con palos, constató un fotógrafo de la AFP.
El ministro del Interior, Fernando Carrillo, declaró que los responsables de los desmanes "son vándalos y no campesinos".
Los agentes dispersaron a los manifestantes con gases lacrimógenos y desde vehículos antimotines.
En Medellín, segunda ciudad de Colombia, la marcha acabó también con enfrentamientos entre manifestantes y autoridades.
-- Los pacíficos --
El ministro de Defensa reconoció, sin embargo, que la mayoría de los manifestantes "participaron en marchas de manera pacífica y responsable".
Las marchas tenían como fin respaldar a cientos de miles de campesinos que desde el pasado 19 de agosto protestan en varias regiones de Colombia en demanda de apoyos económicos a su actividad.
"Hay que apoyar a los campesinos. Los TLC (tratados de libre comercio) nos tienen mal. Los campesinos prefieren botar sus cosechas y derramar la leche porque ante todo lo que está entrando del extranjero a precios muy bajos, no les vale la pena vender", dijo a la AFP Jorge Morales, un estudiante de 22 años.
Varias jóvenes marcharon con el torso descubierto y consignas como "Mi tierra no se vende" escritas en la espalda o el pecho.
Además del apoyo a los campesinos, estudiantes y profesores han planteado sus propias reivindicaciones y sugerido que podrían paralizar las universidades a partir del 10 de septiembre.
Entre 40.000 y 50.000 camioneros se han unido a las protestas para reclamar una rebaja en los precios de los combustibles, mientras que miles de pequeños mineros se mantienen concentrados en diversos puntos del país exigiendo ser formalizados.
En total, el jueves se realizaron 48 marchas en todo el país.
-- Santos reconoce la "tormenta" --
El presidente Santos, que el fin de semana había minimizado el impacto de la movilización diciendo que "el tal paro agrario no existe", reconoció el jueves que el sector rural atraviesa "una tormenta". "Sin duda alguna, estamos atravesando por una tormenta que se formó por la acumulación del abandono y de falta de políticas en el sector agropecuario durante muchísimo tiempo", dijo en una alocución por radio y televisión.
"Hay una crisis en el sector agropecuario que tenemos que enfrentar y de la cual vamos a salir adelante, porque este país tiene el inmenso potencial en ese sector", aseguró.
Ofreció controlar los precios de los fertilizantes y plaguicidas, así como frenar el contrabando de alimentos.
Los campesinos se han visto afectados por la entrada en vigor de varios TLC, entre estos con Estados Unidos, y la apreciación de la moneda (10% con respecto al dólar en 2012), entre otros factores.
Algunos expertos señalan que el campo colombiano vive una crisis estructural, pues tres cuartas partes de los terrenos de uso agrícola no son aprovechados debido a la inseguridad que genera la presencia de guerrillas y del narcotráfico.
El gobierno de Santos mantiene desde el lunes una mesa de diálogo con campesinos en la zona de Boyacá (centro), despensa alimentaria de Bogotá y donde las manifestaciones han sido más agudas, pero hasta ahora no se ha logrado un consenso para que los agricultores cesen las protestas.
Sin embargo, los campesinos siguen exigiendo una mesa de negociación nacional y no diálogos por regiones o sectores agrícolas. "Las mesas de diálogo se han dividido por renglones: los cebolleros, los paperos... No sabemos si eso vaya a funcionar y lo que queremos es un diálogo nacional para solucionar los problemas que nos afectan a todos", dijo a la AFP Luzdary Molina, miembro de la Asociación de pequeños agricultores de Boyacá.
El jueves se registraban 72 bloqueos en 37 tramos viales de ocho regiones de Colombia, según el ministerio del Interior.
Desde que comenzaron las protestas, cinco personas han muerto en diversas circunstancias durante los cierres de carreteras.
Miles de personas se manifestaron el jueves en las principales ciudades de Colombia para apoyar una protesta campesina, con marchas que en Bogotá y Medellín (noroeste) terminaron en violencia, por la que el ministerio de Defensa responsabilizó a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Las marchas tenían como fin respaldar a cientos de miles de campesinos que desde el pasado 19 de agosto protestan en varias regiones de Colombia en demanda de apoyos económicos a su actividad.
          http://co.noticias.yahoo.com/violentos-enfrentamientos-marchas-apoyo-campesinos-colombianos-123012473.html

Dos muertos y 200 heridos dejan disturbios y vandalismo en Bogotá

Dos muertos y 200 heridos dejan disturbios y vandalismo en Bogotá

Centenares de jóvenes se enfrentaron con la policía durante todo el día en la Autopista Sur.

Lo que comenzó bien en la mañana se transformó en saqueos y violencia por culpa de encapuchados.

Un joven de 18 años murió con un disparo en la frente durante los disturbios registrados entre la Policía de Bogotá y un grupo de manifestantes en el sector de La Gaitana, en Suba, norte de Bogotá. El padre del menor acusa y hace responsable a la Policía de la muerte de su hijo.
Sobre este hecho, registrado sobre las 8:00 de la noche, un testigo de los hechos le dijo a ELTIEMPO.COM que el joven falleció en la carrera 120 con calle 137. “Yo vi cuando él se devolvía con los demás en medio de los disturbios. Ahí le tomé una foto. Tenía un golpe en la cabeza”, aseguró.
En este sector también se presentaron saqueos a almacenes comerciales, quema de llantas y muebles, y daños en varias fachadas de viviendas. Los propietarios de varios locales defendieron sus establecimientos con palos y algunos con tarros llenos de ácido.
Otra persona muerta se registró pasadas las 11:00 de la noche en la localidad de Engativá. Ambas muertes fueron confirmadas vía Twitter por el alcalde Gustavo Petro.
Por otra parte, con pronóstico reservado permanece el auxiliar de policía Johan Piñeros Perilla, herido en la tarde de este jueves en las manifestaciones en el centro de Bogotá. La Policía informó este viernes que fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Central de la Policía. (Lea aquí: Manifestantes salvan a 20 policías de linchamiento en Plaza de Bolívar)
El alcalde Gustavo Petro anunció el jueves en la noche que los colegios públicos tendrán clases este viernes, mientras que las actividades en las universidades oficiales quedan suspendidas. La medida de pico y placa regirá con normalidad.
El vandalismo opacó de nuevo la protesta
La calma, el colorido y la alegría que predominaban este jueves en la mañana por la marcha de apoyo al paro agrario en Bogotá fue interrumpida abruptamente a la 1:35 p.m., cuando unos 200 encapuchados pasaron de las arengas y los carteles en contra del Gobierno a la confrontación violenta contra la Policía. (En estos puntos se han presentado marchas y bloqueos)
Pese a que algunos de los manifestantes batían pañuelos blancos y llamaban a la calma con un eufórico “¡sin violencia, sin violencia...!”, los vándalos persistieron en los ataques y la emprendieron contra las sucursales bancarias ubicadas a lo largo del costado occidental de la carrera 7a., entre las calles 12 y 13. Los disturbios se tornaron tan complejos que, incluso, la Policía tuvo que utilizar dos tanquetas para dispersar a los manifestantes. En ese momento, el grueso de los participantes de la jornada –unas 20.000 personas, según los cálculos del Distrito– se concentraron en la plaza de Bolívar. (Vea aquí imágenes de las protestas de este jueves)
A pocos metros, en la calle 12 entre las carreras 7a. y 8a., la ‘batalla’ continuaba. El Esmad de la Policía lanzó granadas de aturdimiento y gases lacrimógenos, al tiempo que recibían, de diferentes direcciones, bolas de pintura, palos, piedras, agua y hasta ladrillos.
La estación de TransMilenio de la avenida Jiménez con Caracas fue saqueada y destruida por los desadaptados. Hasta este jueves en la noche, la Administración distrital tenía un reporte de 100 personas heridas, especialmente con heridas por traumas en la cabeza, y por asfixia, tras la inhalación de gases. Las autoridades reportaron que 37 policías recibieron atención médica de urgencias.
Pasadas las 2 de la tarde, el comercio situado en los alrededores de la plaza de Bolívar cerró sus puertas. Además, empleados de oficinas públicas, abogados particulares y ciudadanos que adelantaban vueltas en el centro quedaron a merced de los gases lacrimógenos y de fuertes explosiones.
“Estaba almorzando con mi hija cuando empezamos a sentir que nos ahogábamos”, contó el abogado Luis Mendoza, quien tuvo que esperar a que la situación fuera controlada en los pasillos del edificio Restrepo, en la calle 12. (Vea videos de la jornada de manifestaciones)
En ese lugar se resguardaron varias mujeres afectadas por los gases como Johana, vendedora de whisky. “Casi me desmayo, nunca había vivido algo así”, dijo, con un pañuelo en la mano.
La alteración en el orden público también causó complicaciones en todas las vías de entrada al centro y provocó escasez en la prestación del servicio de transporte público. Al final de la tarde, la Secretaría de Movilidad levantó la restricción de pico y placa y algunas rutas del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) funcionaron gratis.
Y a las siete de la noche, un grupo de vándalos saqueó dos supermercados del barrio Los Almendros, en la localidad de Suba.
El otro foco de violencia comenzó a las 7 a.m. tras el bloqueo a la Autopista Sur, a pocos metros de San Mateo, barrio de Soacha, donde unas 600 personas atravesaron postes para impedir el paso. Los desórdenes dejaron 2 patrulleros y un teniente herido. El Esmad detuvo a manifestantes que lanzaron piedras contra vehículos en movimiento. La alcaldía decretó el toque de queda desde las 6 de la tarde. (Vea además imágenes de cómo transcurrió el paro en otras ciudades del país este jueves)
Caravanas protegerán transporte de alimentos
El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo este jueves en la noche que las Farc infiltraron las protestas y anunció dos medidas: elevar los dispositivos militares en las ciudades y desplegar caravanas militares y policiales para garantizar el transporte de alimentos a todas las regiones.
Pinzón dijo que las marchas tienen tres componentes: el de campesinos que protestan de manera legítima, el de estudiantes “con los que el Gobierno tiene el interés de atender sus inquietudes”, y el de una “minoría” compuesta por vándalos que serán procesados por terrorismo. “Policías fueron heridos con armas de fuego. Que aquí quede claro que no hay palomitas, hay vándalos”, añadió el Mindefensa.
En horas de la mañana, el presidente Juan Manuel Santos reconoció la gravedad y magnitud del paro agrario. Su pronunciamiento, no obstante, marcó un cambio de tono que buscaba agilizar la consecución de acuerdos con los campesinos que hoy completan 12 días de paro. “Estamos atravesando una crisis”, precisó Santos y agregó: “De esta tormenta vamos a salir”. El Jefe de Estado estuvo al tanto de la mesa de diálogo agrario, que hoy completa cuatro días de discusión en Tunja. Este jueves en la noche Santos convocó de urgencia, en Palacio, un consejo extraordinario de ministros para analizar la situación del paro. (Lea aquí un análisis de la situación que vive el Gobierno por cuenta del paro)
REDACCIÓN BOGOTÁ
           http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/vandalismo-en-bogota-durante-protesta-de-apoyo-al-paro_13034143-4

El grito campesino


Kien&Ke
Por Jorge Piotrowski | Solidarizarse con los campesinos tiene un gran mérito. En una sociedad tan anestesiada frente al sufrimiento ajeno, el rechazo social es fundamental y protestar es necesario para la democracia. Pero hay algo que me parece un síntoma de inmadurez política y es que siempre reaccionamos y atacamos las consecuencias de nuestros problemas y no las causas. Estamos indignados frente a los gritos de dolor de nuestros campesinos, pero somos totalmente indiferentes con la enfermedad que padecen.
Si analizamos la historia de Colombia, nos damos cuenta que el agro está profunda y directamente relacionado con los problemas de pobreza, desigualdad y violencia. En el siglo XIX, tanto en los Estados centralistas como federalistas, otorgaron grandes cantidades de terrenos baldíos a las personas más influyentes de la época, como militares, políticos y prestamistas del Estado. Esto agravó considerablemente los índices de desigualdad, ya que la explotación de la tierra era en ese entonces el principal recurso de producción y una de las pocas actividades económicas.
Pero no toca ir tan lejos, si analizamos los índices de la pequeña, mediana y gran propiedad rural en Colombia, nos damos cuenta que hace cinco años el campo colombiano presentaba unos índices de concentración de la tierra más altos que hace 30. Aparte de esto, encontramos millones de hectáreas que se encuentran mal utilizadas, muchas de ellas en ganadería extensiva y que van en contra de la vocación agrícola de las regiones. Tampoco podemos olvidar que al mejor estilo del siglo XIX, el gobierno anterior entregaba subsidios a los más privilegiados. Si la fórmula de la igualdad material consiste en: “darle un trato igual a los iguales y desigual a los desiguales”, o sea, darle un trato especial y preferente a quienes están en condiciones de pobreza y desigualdad; en el gobierno anterior se aplicó la fórmula de la “desigualdad material” que consistió en darle un trato preferente a los iguales y un trato igual a los desiguales.
Además, si le sumamos la precaria infraestructura, el alto costo de los insumos, el exagerado valor de los combustibles y de los fletes y en general, el impacto negativo de los TLC, no tiene por qué sorprendernos el actual paro agrario.
No se puede eximir de responsabilidad al actual gobierno. A Santos es a quien le corresponde tomar las decisiones necesarias y liderar las reformas estructurales que representen soluciones efectivas para los agricultores. Pero de igual forma, no podemos negar que resulta bastante paradójico que quienes hipnotizaron al país con la conveniencia de los TLC y el Agro Ingreso Seguro, quienes están en contra del proceso de paz y quienes se opusieron a las leyes de víctimas y restitución de tierras, ahora pretendan hacer creer que ellos son los grandes reivindicadores del agro en Colombia.
Quiero finalizar con una reflexión de Albert Eistein: “Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.
Galería: Colombia atraviesa tormenta de protestas
Policías antidisturbios con sus escudos cubiertos en pintura arrojada por los manifestantes, prestan guardia en un edificio oficial en Bogotá, Colombia, el 29 de agosto de 2013. AP Photo/Fernando ... más