miércoles, 7 de agosto de 2013

Cinco cosas que jamás imaginaste que pudieran acabar con tu carrera profesional

Economía para todos
Si crees que haces un buen trabajo, pero alguna vez te has preguntado por qué tu jefe no se ha fijado aún en ti para un ascenso, una subida salarial o para entregarte la responsabilidad en un proyecto importante, es que algo falla. Y la respuesta puede no ser evidente.
Algunas de las actitudes que pueden dañar tu progresión dentro de la empresa son obvias: escaquearse de las tareas más costosas, faltar al trabajo de manera reiterada o tener enfrentamientos con el jefe son las más habituales.
[Te puede interesar: ¿Limitan los tatuajes tus posibilidades de encontrar empleo?]
Sin embargo, además, hay otros errores menos evidentes que pueden acabar de un plumazo con tu prometedora carrera y que podrías estar cometiendo ahora mismo sin darte cuenta. Estos son los más comunes:
1.- Permanecer demasiado tiempo en el mismo puesto de trabajo:
Aunque la lealtad es un bien muy valorado en el ámbito laboral, tener únicamente experiencia en una empresa puede ser un handicap a la hora de buscar nuevos retos. A tu futuro empleador le podrían entrar dudas de tu capacidad de adaptación a un nuevo entorno.

2.- Ser demasiado bueno en algo que no te gusta
En general, cuanto mejor haces algo, más se te pedirá que lo hagas. Por eso, si eres bueno en la tarea que desempeñas, pero aborreces esa labor, deberías hacer saltar las alarmas. Es muy difícil hacer una larga y próspera carrera en un puesto que gusta.

3.- Decir que 'sí' a todo lo que dice el jefe
A algunos directivos les gusta estar rodeados de 'pelotas' y aduladores. Sin embargo, lo habitual es que a los buenos jefes les guste que su equipo sea proactivo y le lleve la contraria, siempre con argumentos, claro. Puede que creas que dar la razón en todo al que manda va a asegurarte el puesto de trabajo, pero te equivocas.

Las empresas modernas buscan contratar a empleados creativos, innovadores y con iniciativa. Personas que, si no están de acuerdo con las opiniones y directrices de sus superiores, sean capaces de cuestionarlas y plantear críticas constructivas.
4.- Recomendar a alguien para un puesto
Dar una recomendación es una cosa my seria. Si no estás seguro de que la persona de la que vas a dar referencias va a ser capaz de desempeñar bien el trabajo, no la recomiendes. Si esa persona no es realmente buena, esta circunstancia puede dañar tu reputación y credibilidad: si el desempeño de la persona que recomiendas es decepcionante, ¿cuáles son tus estándares de lo que es un trabajo bien hecho?

5.- No acudir nunca a eventos sociales relacionados con el trabajo
Esto no significa que tengas que hacerte amigo de toda la oficina. Simplemente basta con dejarse ver por los eventos fuera de la oficina para que no te pongan oficialmente el sambenito de 'bicho raro'. En muchas empresas, saltar estos eventos puede ser señal de desprecio hacia los compañeros.

Más sobre el mercado laboral:

No hay comentarios:

Publicar un comentario