lunes, 19 de agosto de 2013

Cuando la falta de amor se vuelve un mal mortal

Cuando la falta de amor se vuelve un mal mortal

Cuando la falta de amor se vuelve un mal mortal
"El mal de amores estimula un cuadro ansioso depresivo". dice Leandro Plaza.

Ira y la depresión, frecuentes en rompimientos amorosos, aumentan el riesgo de enfermedad coronaria.

El adagio popular que dice que nadie se muere de amor podría ser falso. Así lo creen los investigadores de La Fundación Española del Corazón, que encontraron una clara relación entre nuestro estado de ánimo y la salud de ese órgano, a través de varios estudios que demuestran que las penas de amor tienen un impacto importante en el sistema cardiovascular, especialmente en las personas propensas a sufrir enfermedades del corazón.
Uno de ellos es el realizado por el Duke University Medical Center de Durham (Carolina del Norte, EE. UU.), que concluyó que las personas que conviven con sentimientos de ira y depresión, provocados por el desamor y las rupturas de pareja, tienen un 19 por ciento más de riesgo de desarrollar enfermedad coronaria.
Decir que un despecho es un factor de riesgo cardiovascular puede resultar exagerado y, en términos médicos, es cierto que este tipo de estados no se consideran un detonante directo de una enfermedad del corazón. Sin embargo, los expertos aseguran que sí “contribuyen a desarrollar cardiopatía isquémica en personas de alto riesgo, como aquellas que ya tienen hipertensión arterial, un perfil desfavorable de lípidos, diabetes, obesidad, vida sedentaria o antecedentes de infarto agudo al miocardio”, según explica Sandra Rosillo, miembro de la Sociedad Española de Cardiología.
Los mecanismos por los que las emociones negativas empeoran la salud cardiovascular no se conocen bien. Sin embargo, en el caso de la ira, se sabe que tiene un efecto agudo que induce la activación del sistema simpático y la liberación de hormonas de estrés.
Estas hormonas repercuten en el sistema cardiovascular, ya que producen un aumento de la frecuencia cardiaca, de la tensión arterial, así como el estrechamiento de los vasos arteriales y una serie de factores que favorecen la formación de trombos. “Todo lo anterior puede derivar en isquemia miocárdica”, agrega Rosillo.
La mala vida de pareja
Otras investigaciones señalan que las personas con problemas sentimentales cuentan con una menor defensa cardiaca. Por ejemplo, un estudio del Instituto Karolinska, de Estocolmo, realizado con 600 mujeres de entre 30 y 65 años, demostró que aquellas con matrimonios muy estresantes tenían tres veces más riesgo de sufrir un ataque cardiaco que las que mantenían una buena relación con su pareja.
Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón, agrega que el mal de amores estimula, a través de la serotonina, un síndrome ansioso-depresivo que puede provocar complicaciones en el sistema cardiovascular a partir del surgimiento de arritmias en pacientes que padecen cardiopatía isquémica.
“Las mismas sustancias segregadas durante el enamoramiento tienen, en este caso, un efecto negativo. Además, la serotonina produce estrechamiento de los vasos sanguíneos”, apunta Plaza.
Pero así como los rompimientos pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, el amor lo reduce y alarga la esperanza de vida. Miguel Ángel García Fernández, vicesecretario de la Sociedad Española de Cardiología, concluye que, para prevenir enfermedades cardiovasculares, “además de controlar la tensión, el colesterol, hacer ejercicio y seguir una dieta sana, hay que favorecer la presencia de sentimientos positivos y reforzar los lazos afectivos con nuestro entorno”.
Pero ¿tiene base científica el hecho de que la estabilidad emocional sea beneficiosa para nuestra salud cardiovascular? El presidente de la Fundación Española del Corazón responde con un ‘sí’ rotundo. “Cuando estamos enamorados, además de activarse la circulación, nuestro cerebro segrega hormonas como la oxitocina, la dopamina o la adrenalina –explica el experto–. Dichas sustancias actúan como protectoras del sistema cardiovascular, pues favorecen la salud de los vasos sanguíneos”.
EFE REPORTAJES
              http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/salud/cuando-la-falta-de-amor-se-vuelve-un-mal-mortal_13000124-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario