martes, 13 de agosto de 2013

¿Cuántas veces dices: “No puedo porque…”?

pereza
¿Cuántas veces dices: “No puedo porque…”?
No puedo por mi niñez. No puedo porque hace calor. ¡No puedo porque soy Géminis!
El problema con el síndrome de “No puedo porque…” es que estamos permitiendo que todo, desde el clima hasta los signos astrológicos, esté en control de nuestras vidas.
Cuando dejamos de ceder el control de nuestras vidas, se hace más fácil que hagamos nuestros sueños realidad.
Generalmente cometemos el error de etiquetar nuestros rasgos destructivos como “nuestra negatividad”. Pero la verdad es que la negatividad ¡no es realmente nuestra en primer lugar!
Nuestra verdad real es nuestra alma. Su esencia no puede ser tocada o manchada por alguna impureza, oscuridad o ego de ningún tipo. Depende de nosotros adentrarnos en ella.
La próxima vez que escuches la voz negativa susurrando en tu oído, recuerda… Esa voz no eres realmente tú.
Nunca sabrás realmente de lo que eres capaz hasta que te enfrentes a aquello que piensas que no puedes manejar.
No tenemos que esperar para llegar a este entendimiento. En cada situación tenemos la opción de salir de nuestra zona de comodidad para así poder ver que verdaderamente somos más fuertes de lo que creemos.
Cuando tenemos expectativas o buscamos a otros para que nos den satisfacción en cualquier nivel, estamos destinados a ser decepcionados y a reaccionar de manera negativa.
Las expectativas no requieren mucho de nosotros. Éstas permanecen en un marcado contraste en comparación con la disposición para crear lo que deseamos que ocurra, en lugar de simplemente esperar por los resultados.
Cuando estás ocupado creando tu propia satisfacción, no sentirás la necesidad de buscarla en otros.
Yehudá Berg
          http://angelesamor.org/autoconocimiento/no-puedo-porque.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario