viernes, 2 de agosto de 2013

EL PODER DE LA FE: Gonzalo Gallo (02/08/2013)

Hay una constante en las vidas de los personajes valiosos: nunca la tuvieron fácil y templaron su carácter en el yunque la adversidad. Por eso Shakespeare trabajó como carnicero y maestro de escuela cuando su padre se arruinó, y Julio Verne aguantó hambre en París mientras preparaba sus novelas, mal alimentado y en un cuarto estrecho. Dickens sufrió los rigores de la miseria en su infancia y fue explotado como niño en una fábrica de betún. Andersen fue un niño enfermizo y él mismo dice que era tratado como el patito feo de su famoso cuento. Artemisa, Frida Kahlo y otras artistas fueron bloqueadas por una sociedad machista. Mandela soportó sin claudicar 27 años de prisión. La verdad es que el triunfo no es cuestión de suerte, sino de fe, entrega y constancia. Únicamente con una fge firme y una pasión arrolladora sales adelante y te vacunas contra las vacilaciones y contra un facilismo perverso.
Tienes dos rivales de mucho cuidado: tus temores y tus dudas, y cuentas con un poderoso aliado: tu confianza. Por eso, no te equivoques buscando culpables afuera, ya que las respuestas siempre están adentro. Sólo los ilusos atribuyen sus sueños truncados a los embelecos de la mala suerte y a los demás. Pero tú naciste para manejar tu destino y reconocer que la vida es una siembra y una responsabilidad. Sabes que la confianza hace milagros, que no hay fracasos, sino lecciones y que muy pocos males son irreparables. Con una confianza firme borras los temores, dominas el derrotismo y te animas a realizar milagros. Siente a Dios, decide hacer su voluntad y cree que con un amor puro la vida no es un peregrinaje errático. Con el poder de la fe vences estos enemigos agazapados en el sendero: el miedo y el desaliento. Con fe no sucumbes donde otros se consumen.
En cierta ocasión los discípulos de Jesús le pidieron algo que ojalá pidas tú todos los días: “Señor, auméntanos la fe”. Cultiva una fe firme para afrontar las crisis y avanzar en medio de la incertidumbre. Con una confianza perseverante dominas los contrastes, vences las insidias y superas los obstáculos. Recuerda que las virtudes crecen con actos constantes, en especial, cuando flaqueas y las dudas te acosan. Por lo mismo, enséñate a repetir afirmaciones positivas y elige interiorizarlas y hacerlas tuyas: Creo, puedo, soy capaz, estás conmigo, Señor; me sostienes, eres mi fuerza, eres mi luz, contigo nada temo, confío en ti. Nutre tu fe con buenas lecturas y afiánzala al lado de buenos creyentes en tu iglesia o en un grupo espiritual. La fe es la fuerza de la vida y es tu mejor apoyo en situaciones desfavorables.
Vuelve a creer. Todo se pasa y, al final, todo estará bien. Te estresas y angustias por hechos materiales que no dañan tu espíritu, tu esencia. Lo que hoy te desvela, mañana no tendrá importancia; es tan pasajero como la fama, es volátil y superficial. Viaja a tu interior, aquieta tu mente y cree firmemente. La Fe en ti, en Dios y en los demás, es la fuerza de tu vida; como ves, es una fe triple. Te invito a buscar en las librerías mi libro Crecer en crisis, te ayudará a sortear escollos y a superar la adversidad. 
                    http://www.oasisgonzalogallo.com/elpoderdelafe.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario