jueves, 31 de octubre de 2013

Oración de humildad (Gandhi)

DIOS Ayúdame a DECIR la VERDAD delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das FORTUNA, no me quites la RAZON. Si me das EXITO, no me quites la HUMILDAD. Si me das humildad, no me quites la DIGNIDAD.
AYUDAME SIEMPRE a ver la otra cara de la moneda, no me dejes inculpar de traición a los demás por no PENSAR igual que YO. ENSEÑAME A QUERER A LA GENTE COMO A MI MISMO y a no juzgarme como a los demás.
No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso. Más bien recuerda que el fracaso es la experiencia que procede del triunfo.
Enséñame que PERDONAR ES un signo de GRANDEZA y que la venganza es una señal de bajeza.
Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso. Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar. DIOS NUNCA QUIERO OLVIDAR Y ALEJARME DE TI. Por que Tu AMOR SIEMPRE ME HACE GRANDE Y ABUNDANTE.. Por lo tanto nunca estare por debajo de los demas, sino IGUAL QUE EL UNIVERSO y junto a TI.
       http://angelesamor.org/oraciones/oracion-de-humildad-gandhi.html
Mahatma Gandhi.

gandhi

Estamos preparados para recibir la abundancia

Estamos preparados para recibir la abundancia

Publicado el 31 octubre 2013 a las 12:09 pm
Hoy tenemos una gran gama de artículos muy interesantes sobre la ley de la Atracción, todos ellos con la idea de darnos las herramientas y las capacidades para canalizarla y obtener lo que deseamos en la vida, nuestras metas, nuestros objetivos y trabajar en una reprogramación mental, pues de eso se trata reprogramar nuestra mente para eliminar de ella todo aquello que pueden traducirse en traumas, recuerdos de otras vidas, bloqueos e interferencia que de una u otra manera son saboteadores de tener la vida que queremos y la cual tenemos derecho por ley de justicia y de conciencia.
Pero estamos preparado para recibir de la vida lo que deseamos, no somos nosotros artífices de nuestros bloqueos y caemos sin darnos cuenta en el mismo vacío de limitación, siempre como un patrón ya implantado en nuestro cerebro, o simplemente te limitas únicamente a sueños posibles y no te liberas para tener sueños más grandes, muchas veces creemos que algo es imposible y por tal motivo no nos damos ni siguiera la oportunidad de intentarlo. Si te trazas metas y de verdad crees en la Prosperidad, La Abundancia estas preparado para recibir tu tan anhelada has este pequeño test: Contestando estas preguntas
SI NO.
¿Te hubiera gustado nacer en una familia rica?
¿Tu crees que tu familia no te ayudo a hacer prospero?
¿No tuviste la oportunidad de estudiar en buenos colegios?
¿Te gustaría ganarte la lotería?
¿Cuándo quieres algo no te importa a quien te llevas por el medio?
¿Te fijas en lo que tienen las personas materialmente o te llevas más
por lo espiritual?
¿Te gusta más el facilismo o luchar por lo quieres?
¿Ser hermoso(a) facilita la vida?
¿Piensas que no has tenido suerte en el amor, en lo económico?
¿Te gusta estar bien relacionado porque piensas que eso es un trampolín para lo
Que deseas?
¿Qué piensas tú, que se requiere para ser rico?
abundancia
Si al contestar alguna de las preguntas, existen excepciones. Si te das cuenta que hay más sí que no, entonces no sabes manejar el concepto de prospero, prospero no es ser rico, y las preguntas en que fallaste te están diciendo que no es necesario ser rico, si contestaste, que te hubiera gustado nacer en una familia rica eso es “FACILISMO”, no estás preparado para recibir la Prosperidad y la Abundancia, miles y miles de personas, alcanzan la Prosperidad y la riqueza, porque se preparan mentalmente para ello, el superarte te traerá un gran cumulo de facilidades y posibilidades y accesos a la prosperidad., la auténtica prosperidad se obtiene cuando uno en realidad, aprecia lo que tiene verdadero y valioso. Dios te ha dado dones, el principal la salud, pues con ella tienes ya la mitad para ser próspero y tal vez hasta rico, te ha dado una familia con sus problemas pero es tu familia, la prosperidad se logra y se basa siendo libre interiormente para así poder buscar la realización de tus sueños. Si quieres ser rico búscalo y hazlo realidad, pero partiendo desde tu corazón, estando seguro que es lo que deseas, y lo vas a hacer con amor, y el proceso estará lleno de éxitos y logros. Si el camino para alcanzar tu sueño se convierte en amargura, angustia, privaciones entonces lo estás haciendo mal. No disfracemos lo que deseamos, expresa lo que deseas y quieres, para empezar es el primer paso para crear tu Prosperidad y Abundancia, quien más que tú sabes lo que piensas y deseas, desde allí en tu mente trabajas para eso, y veras que tu mente te guiara a tus metas.
Monica Zerpa. Elangelus.
Monica_elangelus@hotmail.com
              http://abundanciainfinita.com/abundancia/estamos-preparados-para-recibir-la-abundancia/

Huyendo del presente

A veces estamos viviendo situaciones donde nuestra condición humana no le gusta vivir. Estos instantes son precisamente cuando alguna vez hemos podido pensar en encontrarnos en el momento justo cuando todo esto ya haya pasado. ¿Sáben lo que quiero decir, verdad?
Queremos no vivir lo que la vida nos ha presentado con nuestra colaboración y deseamos estar en otro momento al presente. Precisamente estas situaciones son las adecuadas para nuestra alma, pero el ser que hay dentro de nosotros que se identifica con nuestra mente, es un inconsciente, a menudo, a la importancia de los instantes que estamos viviendo. Son clave para nuestro proceso como almas que somos.
Queremos que todo acabe cuanto antes mejor. Nos negamos a aceptar lo que nos está pasando. Resistencias. Resistencias a no aceptar lo mejor para nosotros. Nuestro subconsciente sabe que la felicidad es nuestro estado natural, y cuando la vida no ser corresponde según nuestra verdadera naturaleza, entonces, nuestra no-consciencia se niega a aceptar lo que hemos atraído para nuestro mayor bien.
Vivimos en un estado de materia, donde el camino a seguir es el del Despertar. ¿Cómo queremos despertar si no dejamos que el despertador espiritual nos recuerde que ya ha llegado la hora de levantarnos y empezar a ser nosotros?
Este despertador es cada una de las situaciones que la vida nos ofrece con nuestro consentimiento espiritual. Nuestra alma sabe de la notoriedad de lo vivido, no así nuestra mente no educada (racional).

A veces nos gustaría estar lejos de donde nos encontramos y empezando de nuevo, donde la gente y el lugar fuesen otros. Aquí es donde se encuentra el engaño de nuestro deseo: la intencionalidad de huir.
A nadie le agrada encontrarse en medio de situaciones donde con el tiempo, nos damos cuenta que nos cuesta controlar cada vez más. ¿Saben? La única solución a momentos así es romper con nuestra actitud ante la vida y tomar nuevas decisiones a como las hemos estado tomando hasta ahora. Es igual la situación que vivamos, porque en el fondo, no hay nada que vivamos que no podamos superar. Sí, amada alma, no hay nada que vivas o vivirás que no puedas vencer. Así está establecido según la Gran Voluntad y acuerdo mutuo entre la Fuente de la cual todos procedemos y tú. Tienes las herramientas adecuadas para arreglar lo que en su momento desequilibraste. ¡Ahora tú puedes!
Querer esconder la cabeza bajo el ala o el suelo como la avestruz es la actitud de la no-consciencia, del ser dormido, por eso suena tu despertador, para decirte: “¡Basta! ¡Es la hora de ser tú!”
No rechacen lo que viven. Aceptenlo y hagan aquello que sus corazónes les dicte. Aprendan del mensaje que les está transmitiendo. Con el corazón abierto, se daran cuenta cuál es. Aceptenlo. Sean honestos, reconociendo qué es aquello que necesitan saber de sus actitudes ante la vida o su interior que deben de retornar al equilibrio de cuando nacieron.

Perderse estas situaciones los alejaría todavía más del camino a seguir (según cada uno). Una situación parecida vivida por dos almas puede tener mensajes diferentes, porque pueden activar y despertar pautas internas a manifestar.
presente
Confíen y acepten el proceso. No quieran acortar porque de nada sirve querer llegar al otro lado si no nos encaramos a la pasarela que nos lleva a la otra riba. Algunos poden dar marcha atrás, pero solo será volver al ser creador de dolor por la no aceptación del proceso. Hagan de su situación, sea la que sea, una aliada que los llevará justo allí donde deben de llegar.
Los delfines fluyen y juegan con las olas del mar, como si patinasen y deslizasen. Hagan ustedes como ellos, que aceptan las olas, haciéndolas servir como momentos de deleite para nuestra alma debido que con la supuesta adversidad, conjuntamente con nuestra actitud de encaramiento, podemos dejar atrás el hecho que nos ha hecho darnos cuenta conforme no estábamos siendo como nosotros somos realmente.
No quieran acortar lo vivido o que desaparezca de su mapa, porque es justo un regalo que la vida les ofrece para llegar a dejar atrás resistencias, rigideces, miedos y egos, llaves básicas para no evolucionar. Como un globo aerostático, si quieren elevarse, deben de ir dejando lastres, cortando sus cuerdas conforme las han creado demasiada densidad para ser ustedes. Ha llegado la hora de conectar con el ser etéreo que son. Cuanto más acepten con serenidad, naturalidad y fortaleza aquello que viven, menos dolor los creará. Son las resistencias al proceso lo que hace que suframos y lo pasemos mal.
No hay nada que vivamos que no podamos superar. Todo es temporal, y en medio de esta temporalidad pueden llegar a aparecer los monstruos de la impotencia, miedos y el desencanto. ¿Por qué no aceptamos, liberando toda preocupación en nosotros al respecto? ¿Por qué no escuchamos a nuestro corazón, haciendo lo que nos dicte y nos des-preocupamos del resultado confiando que todo irá bien?

Confíen, porque aquello que parece ser, no es. Más allá de lo que parece ser y vemos hay un aprendizaje y una liberación de nuestra alma para acercarnos un poco más a nuestra divinidad.
La vida no es como nos la han enseñado. Nada es lo que parece. Es una aliada de nuestra alma que nos empuja hacia el camino de la Ascensión, por lo tanto, aquello que vivís como supuesta adversidad o dramático,….no es tal. Vivir momentos como éstos nos pone en contacto con aquellas partes de nosotros no resueltas de otros tiempos. Ahora es la hora de hacer las paces y poner a cada uno en su lugar según el Gran Plan Divino. ¡Sí!, nosotros nos encontramos en medio de una Voluntad Divina, habiendo accedido a estar en ella. ¿Qué no te acuerdas? No te preocupes porque tu alma sabe bien de lo que vives. Ves a tu interior, escucha a tu corazón y deja que tu mente descanse un rato. Entonces, quizás entonces, empezarás a ver claro. ¿Qué continuas sin darte cuenta? Bueno, todavía hay el plan B: Déjate llevar por el proceso confiando que todo irá bien, sea cual sea el resultado. ¿Qué continuas sin saber de qué va? Bien, todavía queda el plan C: ……vívelo manteniendo la calma porque por más que te esfuerces en no vivirlo o ignorarlo, más sufrimiento crearás. Te preocupes o no, pasarás por la situación igualmente.

Entonces, ¿no crees que vale más pasar por ella sin preocuparse? Aunque tu condición humana no sea consciente, sí tu alma, recuérdalo.
Con el tiempo mirarás atrás y te darás cuenta qué has aprendido. Hay una segunda opción: ser consciente de lo que vives y aprender de lo que sientes y estás experimentando.
Cuanto más recordemos quiénes somos y qué hemos venido a hacer, más aceptaremos lo que la vida nos da, y les puedo asegurar, que el resultado vale la pena.
Nada es lo que parece, y menos aquello que nos crea dolor.

Que el Amor y la Paz sea EN USTEDES
JODI MORELLA.
          http://angelesamor.org/pensamientos-positivos/huyendo-del-presente.html

¿No será que a quién tienes miedo es a ti?

(El problema de tener que tomar decisiones)
A muchas personas les cuesta mucho trabajo tomar decisiones, y las aplazan todo lo que pueden –a veces, incluso hasta que ya es demasiado tarde-, porque cada vez que toman una decisión que después demuestra que no ha sido acertada… Bufff… ¡lo que viene después!
¿Eres una de esas personas?
¿Una de esas que después, a la vista de los resultados, sólo es capaz de reprocharse y castigarse?
Sí es así, tal vez te interese seguir leyendo.
Hay personas que cada vez que comprueban que una de sus decisiones no salió de su gusto inician un proceso que es más o menos similar:
UNA TANDA DE REPROCHES
Parece que aprovechan para sacar todos los trapos sucios del pasado, todo lo que se tiene por ahí amontonado, las quejas almacenadas, las mismas protestas de siempre, un odio contra sí mismos que ha sido cebado con mucho cuidado… ENFADO Y MALA CARA
El absurdo elevado a lo máximo: enfadarse con uno mismo, evitarse, no mirarse de frente en el espejo, sentirse molesto con la propia presencia, ponerse una cara adusta que exprese rencor y repugnancia…
BAJADA DE LA AUTOESTIMA
Uno se minusvalora: “no acierto ni una…”, “me equivoco en todo…”, “no valgo para nada…”, “no puedo confiar en mí…”, “me detesto…”, “no aprendo nunca…” Y lo malo es que no son solamente palabras: la carga trágica que llevan se incorpora al concepto que uno tiene de sí mismo, que baja muchos enteros de golpe.
CASTIGO
Otro error: uno se acuerda de aquello que le enseñaron de pequeño, en casa o en el colegio, que decía que cada “error” merece un castigo. Y sigue creyendo en ello –porque no ha revisado que eso es algo obsoleto e innecesario- y se castiga. Sin darse cuenta, por lo visto, de lo absurdo que es poner un castigo que uno mismo tiene que sufrir. Sadismo y masoquismo juntos. Y para nada positivo. La distancia entre uno mismo y uno mismo ahora es más grande. Y la posibilidad de una reconciliación amistosa, y de un proyecto de mejorar la relación, se aleja.
¿Y qué es lo que se adelanta con todo ello?

NADA.
Nada positivo.
Ante este panorama, y sabiendo que en la próxima “equivocación” hay que volver a pasar por todo esto, se crea una tensión nerviosa, y un cruel desasosiego, que crean el estado más alejado de la ecuanimidad y tranquilidad que se requieren para tomar las decisiones atinadas.
A la pregunta de ¿Cuántas son 2 + 2?, sólo hay una respuesta que es correcta.
Pero hay millones de respuestas equivocadas: 3.548, 6 metros, patata, 0,668 kilos, el Río Amazonas…
En las otras ocasiones en las que tenemos que tomar decisiones, nos viene a pasar algo parecido: sólo una respuesta correcta y millones incorrectas. Según el índice de probabilidades, lo lógico es no acertar.
Y como, además, no estamos preparados para resolver todos los asuntos, porque muchos se nos presentan por primera vez y no nos han preparado para hacerlo, lo lógico es no acertar.
Aceptar que uno no está preparado para ello, y que hay muchas posibilidades de no acertar, y poner toda la buena voluntad y la mejor de las intenciones, y descartar cualquier ánimo de perjudicar intencionadamente –salvo que sea absolutamente imprescindible, que puede suceder-, y escucharse primero en la mente o en el corazón –quien sea que tenga que tomar la decisión-, pueden llevarnos a un índice mayor de aciertos, y a una mejor aceptación si acaba demostrándose que no se acertó.
En el pueblo donde yo veraneo, que es un pueblo muy rural, dicen en estos casos: “una mata que no ha echao”. Una mata que no ha producido. Pero hay muchas matas, porque las plantaciones son enormes. Otras matas darán frutos, y no se echará en falta lo que no produjo esta.
“No salió como yo esperaba” -que es una forma amable y atinada de sustituir a “me he equivocado”-, pero “la próxima vez lo haré mejor”.
Lo que no debiera ser es que, ante cada decisión que no resulte ser la óptima, uno se vea perjudicado -además de por el perjuicio o por la falta de beneficio que produzca-, en el vínculo que mantiene consigo, que es algo que se debiera preservar como algo sagrado que está más allá de las decisiones y sus resultados. Sean los que sean.

Es bueno que uno se quede a salvo de todos las circunstancias y vicisitudes que se le van a presentar a lo largo de la vida.
No se puede ganar en todas.
La perfección aún no está a nuestro alcance permanentemente.
pensando
Como se dice en los matrimonios católicos: “me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida”. No es mala idea matrimoniarse consigo mismo.
Que no sea a ti a quien tienes miedo.

Te dejo con tus reflexiones…
Francisco de Sales, es el creador de la web www.buscandome.es, para personas interesadas en la Psicología, la Espiritualidad, la Vida Mejorable, el Autoconocimiento, y el Desarrollo Personal. Te invito a visitarla
          http://angelesamor.org/angeles/sera-que-quien-tienes-miedo-es-ti.html

Ponte en los ojos de Cristo

ojos criskto
Puedes preguntar: “¿Cómo manejaría el Cristo esta situación en la que me encuentro?” Te pones los ojos del Cristo; ves a través de ellos y dices: “Bien: Cristo haría esto.” Luego, lo haces y eso es el esclarecimiento.
Mantener las imágenes en tu mente de aquello que quieres tener en mayor cantidad, pone a la conciencia cósmica en alerta, avisando que eres una fuerza que se ha de reconocer. Y la conciencia cósmica comenzará a suministrar.
Ya eres todo lo que quieres ser. Lo único que tienes que hacer es llevar tu conciencia hasta ello y reconocer la realidad de tu propia Alma. El mensaje del MSIA y del Viajero es que Dios está en el cielo, que hay planos mayores, que no tienes que morir para experimentarlos y que puedes conocer la realidad divina mientras vives en esta tierra.
- John-Roger

        http://angelesamor.org/pensamientos-positivos/ponte-en-los-ojos-de-cristo.html

miércoles, 30 de octubre de 2013

Cinco claves para alcanzar el éxito

http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/claves-para-alcanzar-el-xito-por-mara-pilar-ortiz_13149216-4

Cinco claves para alcanzar el éxito

Por: |
3:56 p.m. | 29 de Octubre del 2013
Claves para alcanzar el éxito
No quedarse en el pensamiento de la escasez, otro consejo de la conferencista Pilar Ortiz.
Foto: Archivo particular
Comparte este artículo

María Pilar Ortiz, autora de 'Camino al éxito, todos arrancamos aquí', dio algunos de sus secretos.

1. Aceptar que todos nacimos para el éxito
Es importante convencernos de que ese es el estado natural del ser humano. Ser feliz, triunfar, ser próspero… es lo normal. Nacimos para el éxito, que no depende de circunstancias, ni de un trabajo, una pareja, un hijo. Solo depende de cada persona. La actitud positiva es la diferencia entre una “experiencia” y una “pesadilla”. La realidad no cambia, pero al sentirnos mejor encontramos soluciones rápidas y tomamos mejores decisiones.
2. Siempre ir pa’lante y pa’rriba
Aunque nos sintamos desanimados o alguna experiencia negativa nos apabulle, debemos levantarnos y continuar. A las personas más exitosas del mundo les han cerrado puertas y les han dicho “no” cientos de veces. No hay que tirar la toalla; esa buena noticia aparecerá cuando estamos a punto de desistir. Ser paciente y saber esperar son nuestros mejores aliados. Aun cuando no sepas qué sigue.
3. Dar gracias en tiempo presente
Es crucial enfocarnos en lo que tenemos y no en lo que nos falta. Si eres casado, da gracias por tu esposa/o. Si no tienes hijos, da gracias por tu trabajo o tu carrera. No te quedes en el pensamiento de la escasez cuando el mundo de los exitosos es de total abundancia. Dar gracias porque a pesar de los temores y necesidades contamos la energía que nos impulsa a diario.
4. Ojo a tus cinco mejores amigos
Rodéate de aquello que quieres para ti (tener y ser). Tú decides cómo, dónde y con quién invertir tu tiempo. Dice Brian Tracy -reconocido empresario a nivel mundial- que “seremos el promedio de las cinco personas más cercanas a nosotros”. Vale la pena prestar atención y decidir. Esto también incluye cambiar tus propios hábitos desde ya.
5. Prepararse para el éxito
Si no quieres que algo tan maravilloso te atropelle o te asuste, debes estar en cuerpo, mente y espíritu preparado para disfrutarlo en armonía. No te conviertas en aquella persona experta en sabotear su propio éxito aun sin darse cuenta. Abraza el cambio: siempre seremos más grandes que el sueño más grande que tengamos.
REDACCIÓN EL TIEMPO
          http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/claves-para-alcanzar-el-xito-por-mara-pilar-ortiz_13149216-4

La doble moral en las relaciones de pareja / En consulta con Álex

La doble moral en las relaciones de pareja / En consulta con Álex

Por: |
3:56 p.m. | 29 de Octubre del 2013
Comparte este artículo
Recientemente leí una encuesta en la cual le preguntaron a un centenar de mujeres: ¿Si tu esposo/novio/pareja le da un beso a otra mujer mientras está de viaje, lo considerarías infidelidad? La mayoría encuestada contestó “sí”.
Posteriormente les preguntaron, ¿si eres tú la que está de viaje, conoces a un hombre en un bar y al final de la noche después de unos tragos se dan un beso, sería infidelidad? Curiosamente, más de la mitad de las que habían contestado un “sí” rotundo a la primera pregunta, respondieron que en este caso “no sería infidelidad”.
No puedo negar que me sorprendió la falta de coherencia. Las justificaciones fueron variadas pero con la misma conclusión. Unas aseguraron, que si era ella quien daba el beso podía asegurar que nada más iba a ocurrir, en cambio si el esposo besaba a una “cualquiera” podría ir más allá de los labios. Otras aseguraron que a ellas nunca las iban a descubrir porque las mujeres son mejor mentirosas que los hombres y si él no se daba cuenta, no pasaba nada.
Independientemente que para mí sí sea infidelidad, hágalo quien lo haga, lo increíble es la doble moral con la que permanentemente manejamos tantos aspectos de nuestras relaciones.
Para citar solo algunos ejemplos, como mujeres nos encanta que nuestras mamás vengan a visitarnos todos los días, inclusive que se queden periodos eternos en nuestras casas pero muchas no toleran a sus suegras ni por un minuto. A muchas nos encanta ir de compras o tomarnos un café con nuestras amigas pero nos genera desconfianza y resentimos que nuestra pareja vaya a ver un partido de fútbol sin nosotras.
Hay hombres a quienes les parece lógico trabajar todos los días hasta tarde y todos los fines de semana si es necesario pero nos acusan de malas esposas y madres si somos nosotras quienes queremos sobresalir laboralmente. Hay otros que les encanta piropear a todas las mujeres pero les ofende que alguien nos piropee a nosotras o que como mujeres admiremos a otro hombre.
Ni hablar de las veces que exigimos perdón por nuestros errores pero somos incapaces de perdonar los tropiezos ajenos, o lo más grave, cuando reclamamos que nos amen y nos acepten tal y como somos pero permanentemente necesitamos “corregir” lo que calificamos como “defectos” del otro.
Siempre se pueden justificar y racionalizar las actitudes de posesividad, egoísmo o intransigencia pero la realidad es que en demasiadas ocasiones utilizamos dos varas completamente diferentes para medir; una larga para nosotras y otra bastante corta para la persona a quien supuestamente amamos.
Les pregunto, ¿cómo nos iría si en vez de dos varas solo usamos una?
ALEXANDRA PUMAREJO
                 http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/en-consulta-con-lex_13149217-4

Vive el momento

vivir el momento
Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después ….
Después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo, y entonces después de tener otro.
Luego nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos que seremos más felices cuando crezcan y dejen de ser niños, después nos desesperamos porque son adolescentes, difíciles de tratar.
Pensamos: seremos más felices cuando salgan de esa etapa.

Luego decidimos que nuestra vida será completa cuando a nuestro esposo o esposa le vaya mejor.
Cuando tengamos un mejor coche, cuando nos podamos ir de vacaciones.
Cuando consigamos el ascenso, cuando nos retiremos.

La verdad es que
“NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA MISMO”.
Si no es ahora, ¿cuándo? La vida siempre estará llena de luegos, de retos.
Es mejor admitirlo y decidir ser felices ahora de todas formas …
No hay un luego, ni un camino para la felicidad, la felicidad es el camino y es
¡¡AHORA, ATESORA CADA MOMENTO QUE VIVIS!!
y atesóralo más porque lo compartiste con alguien especial; tan especial que lo llevas en tu corazón y recuerda que

¡¡ EL TIEMPO NO ESPERA POR NADIE!!
Así que deja de esperar hasta que termines la Universidad, hasta que te enamores, hasta que encuentres trabajo, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta que pierdas esos diez kilos, hasta el viernes por la noche o hasta el domingo por la mañana; hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno, o hasta que te mueras, para decidir que no hay mejor momento que justamente
¡ ÉSTE PARA SER FELIZ!

LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO UN DESTINO.
TRABAJA COMO SI NO NECESITARAS DINERO.
AMA COMO SI NUNCA TE HUBIERAN HERIDO.
Y BAILA … COMO SI NADIE TE ESTUVIERA VIENDO.

            http://angelesamor.org/pensamientos-positivos/vive-el-momento.html

¿Cambias o prefieres seguir muerto?

cuido de mi
No es lo correcto pelear porque cambien las circunstancias de nuestra vida que no nos gustan.
Si desaparece una, aparecerán otras y será siempre así.
Es nuestra actitud ante ellas ante ellas lo que deberíamos cambiar.
No hay que evitarlas para que no nos dañen, sino modificar nuestra percepción de las cosas, y revisar qué parte, y por qué, es afectada dentro de nosotros para aclararle lo que está sucediendo, y convencerle/convencernos de que no es culpa nuestra, de que es habitual que pasen cosas que no nos agradan, pero que no es una ataque directo y personal, sino una experiencia que puede y debe ser tratada como ajena.
Se dice que las experiencias “desagradables” no son contra nosotros, sino para nosotros. Atención a esto.
Lo que no se comprende puede ser negado o reprimido, pero no resuelto.
Y ha de resolverse.
Un cambio de ropa, o de imagen, no cambia la persona.
No está bien que dejemos la estabilidad y la dirección de nuestra vida en manos de otros, o de las ingobernables circunstancias siempre ajenas a nuestro control. Es una insensatez, un disparate, y un atentado brutal contra nosotros mismos.
“Hacer cambios” es una sublevación que intentará ser repelida, y una revolución contra la aceptación rutinaria, que no será bien recibida si no ha sido bien explicada y no se cuenta con el beneplácito y la colaboración de los yoes pequeños, que van a querer quedarse a salvo en sus viejos conocidos miedos.
Porque ya se sabe que “no hay más ciego que el que no quiere ver”.
Las viejas costumbres querrán jubilarse en su puesto sin moverse de él y no ser destituidas por nuevas costumbres.
Dice el Zen que hay que abandonar las opiniones antes de ponerse a buscar la verdad, porque si no lo hacemos así no estamos predispuestos a dejarnos conquistar por lo distinto, o por la verdad, sino que nos dedicaremos a defender lo que tenemos (y vuelvo al refranero: “más vale malo conocido que bueno por conocer”)
Creemos que lo que nos hace daño, si no es un daño gravísimo, es preferible a un supuesto –sólo supuesto- daño cuya supuesta intensidad desconocemos.
Nos conformamos con la cobardía.
A partir de entonces –a partir de la nueva actitud ante las cosas que nos sucedan-, cuando vemos algo distinto no es que ese algo haya cambiado, sino que somos nosotros los que tenemos una visión nueva.
Si conocemos previamente lo que nos parece negativo de nosotros, nuestras propias trampas y miedos, nuestra sombra y otras oscuridades, descubriremos más fácilmente las contradicciones que se presentan, las máscaras que usamos, las excusas retorcidas o atemorizadas, las mentiras que nos contamos…
Lo negativo, lo que nos disgusta, y lo que no aceptamos, tal vez no nos pertenezca, tal vez no forman parte de nosotros, sino que son asuntos del ego, de cualquiera de los yoes falsos, o es que no encaja en las normas DE LOS OTROS, o en lo social aborregado, y puede que tal vez ya no queramos pertenecer a esa tribu de falsos y nos apetezca sacar a nuestro Yo Verdadero a pasear, a ser reconocido por el mundo, a mostrar lo que ha mantenido oculto, a ser de verdad él mismo.
Porque nos hemos pillado tantas veces comenzando frases por “si yo me atreviera…”
Y sabemos que es el Yo de las mayúsculas, ese que intuimos a veces y descartamos porque nos parece demasiado grande para ser nosotros, o porque nos da miedo que no sea aceptado y nos parece muy arriesgado.
Pero… “si yo me atreviera…”
¡Cuántas cosas podrían ser distintas!
¡Qué paz podría conocer!
¡Y cuánta dicha y qué descanso!
Te dejo con tus reflexiones…
Francisco de Sales, es el creador de la web www.buscandome.es para personas interesadas en la Psicología, la Espiritualidad, la Vida Mejorable, el Autoconocimiento, y el Desarrollo Personal. Te invito a visitarla.
          http://angelesamor.org/pensamientos-positivos/cambiar-o-morir.html

¡Perdóname, Señor cuando me quejo!

tengo dos piernas
Hoy, viajando en un autobús vi una hermosa muchacha con cabello de Oro, y expresión de alegría; envidié su hermosura.
Al bajarse, la vi cojear. Tenía solo una pierna, y apoyada en su muleta, sonreía.
PERDÓNAME SEÑOR, CUANDO ME QUEJO. TENGO DOS PIERNAS, Y EL MUNDO ES MÍO!
Fui después a comprar unos dulces. Me atendió un muchacho encantador. Hablé con él; parecía tan contento que aunque se me hubiera hecho tarde no me hubiera importado, ya que al salir, oí que decía: Gracias por charlar conmigo… es Usted tan amable, es un placer hablar con gente como usted…
Ya ve, soy ciego.
PERDÓNAME SEÑOR CUANDO ME QUEJO. Y PUEDO VER, Y, EL MUNDO ES MÍO!
Más tarde, caminando por la calle vi a un pequeño de ojos azules, que miraba jugar a otros niños, sin saber qué hacer. Me acerqué y le pregunté: ¿Porqué no juegas con ellos? Siguió mirando hacia delante sin decir una palabra… entonces comprendí que no escuchaba.
PERDÓNAME SEÑOR CUANDO ME QUEJO. YO PUEDO ESCUCHAR, Y, EL MUNDO ES MÍO!
Tengo piernas para ir a dónde quiero… Ojos para ver los colores del atardecer… Oídos para escuchar las cosas que me dicen.
PERDÓNAME SEÑOR CUANDO ME QUEJO. LO TENGO TODO, Y, EL MUNDO ES MÍO!
… NO LE DIGAS A DIOS CUAN GRANDE ES TU PROBLEMA… DILE A TU PROBLEMA ¡CUAN GRANDE ES TU DIOS!
Si no es verdad, ni bueno,
ni necesario, sepúltalo en el
olvido; de lo contrario
envíaselo a alguien que quiera saber cuan grande es Dios.

Autor desconocido
          http://angelesamor.org/cuentos-espirituales/perdoname-cuando-me-quejo.html

Sé tú mismo, siempre

felicidad
Los verdaderos amigos verán todos tus defectos y te seguirán amando sin condición.
Dedica un momento para imaginar cuán diferente sería tu vida si tuvieras paz total en tu corazón.
Ahora haz el esfuerzo para vivir así el día de hoy.
Si sabes lo que quieres, no pierdas un minuto sin hacer lo que sea necesario para alcanzarlo.
Cosas buenas vienen para aquéllos que esperan. Cosas grandiosas vienen para aquéllos dispuestos a trabajar por ellas.
Sin importar qué es lo que estamos buscando en la vida, la autoestima es esencial para el éxito de cualquier tipo.
Antes de que puedas alcanzar algo, necesitas creer en ti mismo y en tu habilidad de hacer que las cosas sucedan.
No es lo que estás haciendo, sino la conciencia con la que lo estás haciendo lo que marcará la diferencia más grande en tu vida.
Ésta es la razón por la cual ayuda que hagas todo lo que puedes desde un lugar de amor, porque lo que das al mundo siempre regresará a ti.
A menudo confundimos el verdadero propósito del perdón. Asumimos que es para aquéllos a quienes perdonamos, pero el más grande beneficiario, de hecho, somos nosotros.
El perdón no justifica las acciones de otro. Simplemente te permite ya no ser afectado por ellas.
¡Nuestra energía es tan valiosa! Y sin embargo, muchas veces nos encontramos desperdiciándola en cosas como preocupaciones, estrés y temores.
La preocupación es una emoción dañina.
La preocupación nunca se lleva lejos los problemas pero siempre se lleva lejos tu paz mental.
Existen muchas cosas por las cuales estar agradecidos pero cuando pareciera que llevamos el peso del mundo sobre nuestros hombros, es muy fácil olvidarlo.
Encuentro útil hacer una lista en estos momentos.
A veces tenemos que tomar un momento para dejar de agregar problemas y, en lugar de ello, comenzar a contar nuestras bendiciones.
Yehudá Berg
              http://angelesamor.org/pensamientos-positivos/s-t-mismo-siempre.html