jueves, 24 de octubre de 2013

Superar el pasado demuestra fortaleza interior / En consulta con Álex

Superar el pasado demuestra fortaleza interior / En consulta con Álex

Por: |
10:58 p.m. | 08 de Octubre del 2013
Comparte este artículo

El autoconocimiento es una virtud y una herramienta de vida.

Reconocer y apreciar nuestras bondades es clave para tener una autoestima saludable, pero así como es clave reconocer nuestras fortalezas es igual de importante identificar y tratar de superar nuestras cicatrices del pasado.
¿Se acuerdan de las bolas inflables de playa? Son lindas, de colores y necesita un par de buenos pulmones para inflarlas. Cuando están listas, flotan en agua como plumas y por las leyes de física, con la misma fuerza que uno le pone para sumergirlas en el agua, ellas salen a flote nuevamente.
Creo que esta imagen de tratar de hundir la bola con el único resultado que reaparezca con más fuerza es muy parecido a lo que pasa cuando uno intenta ocultar o negar las heridas que no han sanado en nosotros. Muchas personas por miedo a revivir el sufrimiento, o al rechazo, o al abandono ocultamos tristes capítulos de nuestra vida o metemos la cabeza dentro de la tierra como un avestruz pretendiendo que nada ha pasado.
No digo que el ideal sea vivir en el pasado ni que no sea sano tratar de olvidar lo que fue tan dañino, lo crucial es analizar y ser conscientes si esas heridas nos están afectando en la manera como afrontamos el presente.
Aunque es imposible enumerar todos los potenciales escenarios, hay algunos, como el abandono de un padre, que son un dolor profundo que si no se hace la tarea de perdonar y superar puede ser paralizante a la hora de encontrar pareja o volver a sentir confianza en las relaciones interpersonales.
Un maltrato físico no solo deja huella en la piel sino en el corazón. Para tantos niños que fuimos sujetos del bullying es importante que como adultos nos empoderemos y reconozcamos que ya no somos niños indefensos.
Creo que ganamos mucho cuando tomamos conciencia de la posibilidad que existe de que por tratar de ‘hundir’ las cargas del pasado, caigamos en la trampa de asignar culpas erróneas, inventar excusas para juzgar a los demás o estar bravos con la humanidad.
Reprimir la existencia de los sentimientos negativos no hace que milagrosamente estos desaparezcan. Todo lo contrario, salen a la superficie, como nuestra bola de colores, en el momento menos esperado y con fuerza.
Considero que este esfuerzo continuo de represión nos hace desaprovechar una energía que podríamos utilizar para empoderarnos y tener mejor autoestima. Trabajarles a nuestras dolencias y a conciencia aceptar, entender y perdonar es una demostración de fortaleza interior y un compromiso con uno mismo para vivir mejor.
ALEXANDRA PUMAREJO
http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/superar-el-pasado-demuestra-fortaleza-interior-en-consulta-con-lex_13110497-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario