martes, 26 de noviembre de 2013

Como reconocer a tu alma gemela

Como reconocer a tu alma gemela

por josami
martes, 18 de noviembre del 2008 a las 14:10
guardado en , ,
Twitter     Twitter     Twitter

 COMO RECONOCER A TU ALMA GEMELA
 El encuentro con nuestra alma gemela es algo muy intenso, sucede al mismo tiempo en el plano astral.
 Algunas señales de haber encontrado al alma gemela:
 *La mirada los une entre sí, en el plano de la inteligencia, que es estar con Dios. La atracción sexual incluso termina por pasar a un segundo plano.
 *No tener sentimientos de posesión, pretender poseer, considerarse dueño, o querer tener el control sobre la otra persona es imponer la propia presencia y personalidad, forzar la naturaleza es el propio sentimiento, al mismo tiempo que se ahoga la personalidad del otro. A nadie se le puede obligar a que nos ame.
 *La persona no procura moldear a la otra según la imagen que tiene en mente, sino que la acepta como ella es, procurando ayudarla a alcanzar una personalidad mejor, más elevada.
 *En este caso, el amor se da de manera desinteresada, no esperamos nada a cambio.
 *El amor verdadero se basa en la fe y no en el temor, no tiene registro de errores ni lleva un archivo de heridas, el amor verdadero es el primer paso para la reconciliación.
 *Aquí no existen las imprudencias ni la promiscuidad, eso pertenece a las relaciones kármicas.
 *El amor verdadero es justo, y no se limita al plano físico, esta unión alcanza al nivel espiritual y mental también, volviéndose más rico, intenso y duradero.
 *El encuentro del almas gemelas rechaza cualquier distinción de raza, nacionalidad o credo, desde que haya un nivel básico de afinidad que garantice el inicio de la relación y su supervivencia.
 *El amor de almas gemelas es inagotable, no disminuye a medida que avanza la relación, aumenta cada día más. No existe enamorado, amante o amado, mucho menos divisiones, desuniones o desilusiones.
 *El amor de las almas gemelas subsiste en otros planos y en otras vidas... Es eterno.
 Relaciones kármicas
 Muchas personas viven sin establecerse en una relación amorosa por mucho tiempo, esto forma parte de lo que llamamos "Relaciones Kármicas" relaciones en las que algo hay que aprender, algo hay que sanar, este "algo" puede pertenecer a vidas pasadas. Si tu te encuentras en este caso, da gracias por ello... y sigue adelante. Apegarnos a una relación dolorosa no es una buena opción, lo mejor es sacar lo bueno de ello y poner distancia de por medio.
 Entre más exigentes seamos al momento de buscar una pareja, más estamos puliendo nuestra alma para el encuentro con tu real compañero. Solamente debemos estar pendientes de algo: No debemos confundir exigencia con frialdad.Todos estamos a la búsqueda de un amor perfecto. Los científicos nos explican que esa búsqueda tiene que ver con el funcionamiento de nuestras hormonas, antiguos rituales de cortejo o un "complejo materno" no resuelto. Es posible que haya algo de esto, pero debajo de estas explicaciones parciales, se esconde una profunda verdad espiritual.Y esa verdad espiritual es que existe -en alguna parte de este inmenso Universo- un ser que puede amarnos mas allá de todo lo que conocemos: lo llamamos nuestra alma gemela.
 El término ha sido tan manipulado, que se hace necesario marcar una distinción importante: la que existe entre almas compañeras y almas gemelas.
 Almas Compañeras
 Cualquier miembro de la familia puede ser un alma compañera. Venimos encarnando juntos como grupo de almas que trabajan temas de crecimiento específicos (por ejemplo: un grupo de parientes caracterizados por una crítica despiadada puede haber decidido encarnar juntos para trabajar temas como la tolerancia y la aceptación incondicional del otro).
 En experiencias cercanas a la muerte se ha determinado que muchas personas- al morir y ascender a niveles superiores- se encuentran con sus parientes muertos, pero no siempre con su cónyuge muerto. Incluso se encuentran con personas a las que no conocen pero que sienten que son sus familiares. Esto reforzaría la idea de una encarnación grupal.
 Asimismo, atraemos personas (amigos, colegas cercanos, parejas, etc.) cuya frecuencia es similar a la nuestra y con las que también tenemos trabajo espiritual que hacer (por ejemplo, en el Colegio, puedo haberme acercado al grupo mas revoltoso, porque nuestras almas querían experimentar juntas con las consecuencias que trae el quebrar normas establecidas).
 Hay dos tipos de almas compañeras, las kármicas y las dhármicas.
 Almas compañeras kármicas: aquellos con los que puede haber cierto antagonismo, debido a que tenemos asuntos pendientes que resolver que proceden de otras vidas. La clave para liberarnos de esta relación es el perdón. (por ejemplo, vínculo conflictivo con un jefe autoritario).
 Almas compañeras dhármicas
 Aquellos que se acercan a nosotros porque tenemos temas que trabajar juntos, pero desde la afinidad y la ayuda mutua. Si bien puede haber vidas pasadas juntos, no hay deudas o conflictos previos. Uno se siente automáticamente atraído hacia ellos. (por ejemplo, un maestro de escuela que nos enseñó algo mas que la lección diaria).
 Los amigos muy cercanos, las personas que consideramos maestros de nuestra vida, y cualquier persona que consideremos de gran influencia, son almas compañeras. Las personas que atraemos en el área del amor de pareja, contienen información muy útil respecto a nuestras vidas pasadas. Por empezar, suelen parecerse a como fuimos en otras vidas (por ejemplo, si una mujer atrae hombres agresivos y dominantes es probable que haya sido ella misma un hombre con esas características en vidas anteriores).
 Cuando decimos "me enamoré en cuanto lo vi", en realidad estamos reaccionando al reconocimiento de que esa persona ha tenido que ver con nosotros en vidas pasadas. A veces nos encontramos con un alma compañera sólo para casarnos y tener hijos juntos. Una vez resuelto el vínculo que traíamos de otras vidas (por ejemplo, una compensación kármica por un vínculo con poco compromiso en vidas anteriores) la relación termina.
A veces, el karma fundamental que un niño tiene que resolver es con su madre, y -si no hay otras condiciones kármicas que dispongan otra cosa- el padre desaparecerá de su vida. A veces el karma es sólo entre hermanos, y ambos padres desaparecen. Las personas abandonadas al nacer y dejadas en instituciones específicas, tienen un karma que resolver con las personas que los atienden allí o -eventualmente- con sus padres adoptivos.
 Almas o Llamas Gemelas
El alma gemela es algo diferente, es nuestra otra mitad. En el origen, éramos entidades únicas, chispas de la Divinidad. Ante el Creador, acordamos descender al plano de la tercera dimensión a continuar la Obra Creativa, cumpliendo una Misión Conjunta. Dado que el mundo que conocemos es el reino de la dualidad, tuvimos que dividirnos en dos mitades. El plan consistía en vivir vidas separadas y cumplir funciones diferentes, hasta que -habiendo experimentado todas las formas de nuestras cualidades únicas a través de distintas encarnaciones y recuperado nuestro recuerdo de quien somos en realidad- estuviéramos preparados para el reencuentro.
 Una vez logrado éste, podríamos cumplir nuestra Misión Conjunta.Puede estar encarnado o no, pero siempre que aparece en nuestra vida es para mostrarnos los aspectos elevados de nuestra alma y el camino hacia el cual dirigirnos para seguir creciendo.Nos acerca a nuestro propósito elevado.
 Tenemos muchos compañeros de alma pero una sola alma gemela.Lo que se siente cuando uno se encuentra con esta persona es algo que no se puede describir con palabras. Es un amor mas allá de toda dimensión.A lo largo de la vida, van apareciendo distintos maestros que nos recuerdan que existe un alma gemela que encontrar (por ejemplo, personas que nos hablan del tema, libros que leemos, conferencias sobre el tema). Pero para que el recuerdo de quien es quien pueda resonar en nosotros y la unión se pueda producir, es preciso estar al mismo nivel de evolución.
 Una vez que nos reunamos con el alma gemela, podremos viajar a otras galaxias, experimentar otras formas de vida o simplemente regresar flotando hasta el Centro de la Fuente de Creación. Para que aparezca, hay que llamarlo. En lo posible a diario. Es un permiso que le damos para que se acerque. Puedes utilizar la Invocación propuesta en la segunda parte de este artículo. Si creemos estar ante nuestra alma gemela y la persona no parece darse cuenta o nos rechaza, debemos entregar la situación al Universo. Lo mas probable es que ocurra alguna de las siguientes alternativas: a) la persona cambia su actitud hacia nosotros, se acerca, cambia. b) aparece otra persona con las cualidades necesarias para este tipo de vínculo.
 Si tu alma gemela no ha aparecido aun, no tienes que preocuparte.
Cada persona con la que te vincules es un maestro en el gran aprendizaje del amor. Trata de aprovechar al máximo cada encuentro personal y estarás mas y mas cerca de tu alma gemela.
 Si esta no ha aparecido es una señal de que todavía tienes mucha estructura que transformar en tu vida.

AMARTE ASI...

AMARTE ASI...



Amarte a ti es lo más sublime,
es como detener el tiempo en el momento exacto,
es darle gracias a Dios,
porque un ángel hermoso llego a mi corazón.

Amarte así es tocar el cielo,
es poder sentir el roce de tus dedos en mi piel,
amarte así es poder gritar TE AMO sin miedo,
decirle al mundo lo feliz que soy porque te tengo a mi lado amor.

Amarte así es entregarte mi alma
darte mi razón, mi sentir,
es darte mi corazón entero
deteniendo el tiempo en cada latir.

Amarte así es escribir mil versos
cada uno dedicado a ti mi amor,
dedicado a tu corazón,
dedicado al más puro sentimiento,
que inspira tu bello amor.

Amarte a ti es poder sentir la caricia de una rosa
es sentir el abrazo del amanecer en tus brazos,
beber la miel de un manantial de caricias,
tomar tu escencia que se queda en mi regazo.

Amarte a ti, es mi sueño y mi ilusión,
es poder decirte que te amo
es vivir un sueño de amor...
un amor que me acaricia el alma,
y que me envuelve entre sabanas blancas de algodón.



Información del poema Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ ♥@ngel de kristal♥ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

10 cosas que no debes decir en una pelea

10 cosas que no debes decir en una pelea

Texto: Ana Paula Queija
Todas las parejas atraviesan momentos difíciles. Quien dice vivir constantemente en el reino del amor, rodeado de pura armonía y momentos dulces, miente. Es normal discutir, pero si quieres continuar con tu pareja sin resentimientos, tienes que medir las palabras que utilizas. Sino, podrían terminar en una guerra sin fin. A continuación, las 10 cosas que no debes decir en una pelea.


Hay frases que no debes decir a la hora de discutir con tu pareja. / Foto: ThinkstockHay frases que no debes decir a la hora de discutir con tu pareja. / Foto: Thinkstock

1. “Me quiero divorciar/separar.”

Es común decir cosas que no sientes durante una discusión, pero hay declaraciones difíciles de reivindicar. No importa cuántas veces te disculpes ni cuánto jures que no fue tu intención, decirle que te quieres divorciar o separar puede marcar un final. En un artículo para la revista Psychology Today, la Dra. Stephanie Sarkis, recomienda alejarse cuando te sientas enojada, en lugar de atacar: “Si sientes que estás por decir algo que no quieres decir, excúsate y dile a tu pareja que necesitas tomarte un descanso de 10 minutos”.
2. “Nunca me escuchas.”
Pero, ¿te expresas de manera adecuada? En un artículo para el sitio especializado en psicología Psych Central, Marie Hartwell-Walker, psicóloga y consejera de matrimonio y familia, recomienda bajar el tono de voz en las discusiones de pareja, y dice: “Mientras más alto grites, menos probabilidades tendrás de ser escuchada”.
[Relacionado: ¿Cómo elegimos a nuestras parejas?]
3. “Eres igual a tu padre.”
En ese contexto, lo más probable es que no te estés refiriendo a que ambos cocinan excelente, sino a un rasgo heredado que probablemente se ha esforzado en evitar. Un comentario así, lo pondrá inmediatamente a la defensiva. Hartwell-Walker sugiere, en cambio, hacer concesiones pequeñas para cambiar la situación en lugar de empeorarla: “Si le das un respiro, la otra persona te lo dará también”.
4. “Eres un idiota/cobarde.”
Los insultos son una señal definitiva de que tus emociones están coloreando la situación, hasta el punto donde no se producirá nada constructivo. Hartwell-Walker aconseja escuchar a la pareja con atención y respeto, “reconocer sus sentimientos, ya sea verbalmente o por medio de la atención enfocada, y nunca decirle que él no debería sentirse así”.
[Relacionado: Cómo hacer que él se comprometa (o no)]
5. “Mira, ahora el bebé también está triste.”
Cuando el llanto comienza, sientes que tienes la tarjeta de culpabilidad a tu favor, pero los expertos advierten que eso es jugar sucio. “Enfócate en un solo tema”, sugiere el artículo de Psychology Today.
6. “Hiciste lo mismo la última vez.”
Los pequeños desacuerdos se convierten en grandes problemas cuando se recuerdan una y otra vez. En lugar del reproche, puedes sorprenderlo con un acto cariñoso. La Dra. Sarkis, sugiere ante un conflicto, tomarse de las manos: “Cuando se agarran de las manos mientras están discutiendo, se enfatiza el fuerte vínculo entre los dos”.
7. “Siempre llegas tarde.”
¿Tienes que recalentar lo que cocinaste porque ha llegado tarde otra vez? Es lógica tu molestia, pero Sarkis aconseja en estos casos evitar el uso de los términos “siempre” y “nunca”: “Esas palabras automáticamente ponen a tu pareja a la defensiva”.
[Relacionado: ¿Sus amigos te ven como la bruja?]
8. “¿Por qué estás de malas otra vez?”
Cuando llega de mal humor del trabajo o notas que tiene cara larga, hacerle una pregunta cargada de agresividad puede ser el detonante para una pelea. Hartwell-Walker aconseja ceder en lugar de avanzar en una pelea: “Cuando uno cede, el otro muestra agradecimiento y ofrece paz también de su lado”.
9. “Tenemos que hablar ahora mismo.”
Si están discutiendo por SMS, WhatsApp o e-mail porque se encuentran en diferentes lugares, lo mejor que puedes hacer es esperar hasta que puedan hablar cara a cara. No tiene sentido competir por su atención contra un amigo o su jefe.
10. “Esto es todo tu culpa.”
Estás furiosa por haber perdido el vuelo cuando le advertiste que llegarían tarde, pero en lugar de culparlo, explícale cómo te hizo sentir su comportamiento. “Es suficiente con tratar el conflicto, no hace falta sumar un problema lastimando a la otra persona”, sugiere Hartwell-Walker.
Tú, ¿cómo abordas las peleas con tu pareja?
Fuentes: Yahoo Shine (shine.yahoo.com), Psych Central (psychcentral.com), Psychology Today (psychologytoday.com).
               http://es-us.mujer.yahoo.com/blogs/parejas/10-cosas-que-no-debes-decir-en-una-000756951.html

Dependencia emocional: a la sombra de un amo

Ed. Impresa “NO PUEDO VIVIR SIN TI” ES UNA FRASE HABITUAL ENTRE ENAMORADOS. ESTAR ENGANCHADO A UNA PERSONA O A UN HÁBITO CONSUME ENERGÍA, LIBERTAD Y SALUD MENTAL. ESE VÍNCULO OBSESIVO IMPLICA ANGUSTIA, MIEDO A PERDER EL OBJETO DE DESEO Y POCA CAPACIDAD DE DISFRUTE AN

Dependencia emocional: a la sombra de un amo

Por Efe - Agencia - 22/11/2013

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Dependencia emocional: a la sombra de un  amo. -   Archivo Periodista Invitado
Dependencia emocional: a la sombra de un amo. - Archivo Periodista Invitado
Los seres humanos hemos nacido para establecer lazos con los demás, pero nadie nos enseñó a controlar su impacto en nuestra vida. Algunas personas, objetos o ideas actúan como un imán, nos abruman, consiguen que nos pleguemos a sus pies y causan malestar si se alejan. La sensación de dependencia es completa.
El psicólogo clínico Walter Riso dice en su último libro que “si consideramos que algo o alguien es indispensable en nuestra vida, estamos a la sombra de un amo”. EFEsalud ha entrevistado al autor de “Desapegarse sin anestesia” (Editorial Planeta) y le ha preguntado por los poderes del “amo” y cómo puede corrompernos.
Hay quien no concibe la vida sin su novio, madre, teléfono móvil o gimnasio. Ninguno de estos elementos es imprescindible para salir adelante. No podemos decir lo mismo del aire o el agua, por ejemplo. Todos sentimos afecto y simpatía hacia algo o alguien, pero la existencia de ese sujeto no debe condicionar nuestra felicidad. Si no estás dispuesto a la pérdida renuncias a uno de los rasgos innatos del hombre: la autonomía, la capacidad de gobernarte a ti mismo y ser libre.
Primer paso: identificar el apego
Riso define el apego como la “incapacidad de renunciar a un deseo cuando este atenta contra tu salud mental, tu felicidad o tu capacidad de vida”. El quiero dejarlo y no puedo se convierte en una pesadilla para el afectado, subordinado a un amo que decide por él. “Negocias con tus principios, con tu dignidad y con tus valores. Padeces una patología de la libertad”, explica el psicólogo. Hay cuatro claves que nos ayudan a detectar el problema:
Deseo insaciable → Tu sed no se calma. Necesitas cada día más. “Eres un rumiante para poder mantener el mismo sabor del chicle que masticas”, señala Riso.
Falta de autocontrol → No estás capacitado para regular tu conducta frente a determinado objeto, persona o idea.
Malestar → No estar cerca del motivo de tu adicción te provoca ansiedad.
Persistencia → Sabes que las consecuencias de la relación con la persona o aparato son negativas, pero no puedes cortar el vínculo de unión.
Imagina que te dan un salvavidas para cruzar el río porque si no te hundes. Dependes del flotador. ¿No sería mejor aprender a nadar? “Muchos de los apegos existen porque te ayudan y mantienen tu falta de habilidad. Resuelve tus déficits para no engancharte a las soluciones fáciles”, aconseja el psicólogo argentino.
¿Por qué ‘te necesito’?
Muchas personas obsesivas y perfeccionistas adoptan una fuerte rutina de trabajo de la que no pueden despegarse aunque quieran. Otras se angustian al imaginar su vida sin su pareja. Una de las causas de la adicción es la inmadurez emocional: quienes encajan en el perfil tienen poca tolerancia al dolor y a la frustración. “Son vulnerables e incapaces de hacer un buen manejo del placer. Siempre quieren más”, apunta Riso.
La creencia de que el placer es para siempre no ayuda a combatir el apego. Todo se acaba. Las relaciones mueren, los teléfonos móviles se rompen, pero algunos se sorprenden al descubrir en primera persona esta realidad. Nunca están preparados para el duelo. Si a dicha actitud le añadimos la incapacidad de manejar los conflictos sin pedir ayuda para resolverlos, la probabilidad de desarrollar dependencia emocional es mucho mayor. “Si buscas una muletilla cada vez que tienes un problema, te apegarás a ellas”, advierte Riso.
La ambición desmedida es un arma de doble filo: puede provocar trastornos como ansiedad, estrés o depresión y un apego a “querer tener siempre más” y no estar satisfecho nunca.
Perjudicarse a sí mismo
Las consecuencias de la adicción nunca fueron buenas. Para empezar, el dependiente carece de libertad. No sabe tomar decisiones en primera persona. Es cierto que el objeto de deseo brinda una tranquilidad transitoria mientras está ahí, pero cuando desaparece, la sensación es insoportable.
¿Merece la pena vivir con ansiedad por miedo a perder lo que –en teoría– nos da la felicidad?
‘Ya nada me produce tanto placer como conectarme a internet. Si me quitan internet, me quitan la vida’. Cuidado: este hecho indica que tu capacidad de disfrute ante la vida está en peligro. Riso explica que el fenómeno de la reducción hedonista (Búsqueda del placer) hace que solo gocemos con el objeto al que estamos apegados.
Filosofía del desprendimiento
El objetivo de esta teoría es no crear nuevos apegos, eliminar poco a poco los que ya tenemos y encontrar una manera inteligente de tratarlos. Desprenderse de alguien no implica tener indiferencia afectiva, es decir, que tu dolor no me duela y tu alegría no me alegre. “Significa estar contigo pero no sentirme preocupado por la relación, que tú no me definas y yo no te posea”, señala el psicólogo.
Según Riso, “si le dices ‘te necesito’ a tu pareja, vas mal. Deberías decir ‘te prefiero’, porque es una elección”.
El autor propone multitud de estrategias para “desapegarse sin anestesia” en su libro. Aquí tienes algunas de las más importantes:
Aceptar que nada es para siempre. La permanencia no existe. “Las cosas cambian, se transforman y se pierden. Hay que incorporar esta filosofía”, insiste Riso.
Crear resistencia frente a los apegos. El entrenamiento es simple: “métete una barrita de chocolate en la boca y sácatela tal cual está”. Aprende a sobrevivir sin lo que crees que aporta sentido a tu existencia.
Convertirse en un banco de niebla. Eres un ser nebuloso que no atrapa insultos ni críticas. Si dejas que las palabras dolorosas te atraviesen, evitarás depender de la aprobación de los demás, por ejemplo. “Es mejor que te aplaudan a que te silben, pero si no puedes vivir sin el aplauso, tienes un problema”, apunta Riso.
Dosis de realismo. “Hay que ver las cosas como son. Los budistas enseñan una virtud: la desesperanza”, relata el psicólogo.
Aprender a perder es importante para no toparse con la realidad y sufrir en exceso.
Miedo al cambio
Querer a la familia no está reñido con tener autonomía. “Hay que estar pendiente, pero no ser dependiente“, sugiere el psicólogo.
Quizá a veces no estamos preparados para un cambio tan brusco. Riso afirma que la crisis nos saca de la rutina y nos educan a la fuerza.
Por otro lado, estar enganchado a bienes materiales es muy común. Buena parte de las personas que acuden a la consulta de Walter Riso son adictas a la tecnología (internet, telefonía móvil), a la moda y a la belleza. Es el caso de las “pacientes quirúrgicas insaciables” o los adictos al gimnasio.
¡Ojo! El psicólogo nos cuenta que el apego a la salud ya es una realidad. Hay quien se obsesiona con el consumo de alimentos orgánicos o con llevar una vida saludable.
¿ERES UN DEPENDIENTE EMOCIONAL?
1. A la hora de tomar una decisión…
a. Prefiero que las personas significativas para mí estén de acuerdo, pero si no lo están sigo adelante.
b. Necesito que las personas significativas para mí me animen y estén de acuerdo conmigo.
c. Necesito que las personas significativas para mí me animen a pesar de que no estén de acuerdo conmigo.

2. Tener al lado a una persona más fuerte que uno mismo para afrontar diferentes situaciones…
a. Es indispensable en la vida.
b. Viene bien, pero con quien tienes que contar es contigo mismo.
c. Es importante, pero no indispensable en la vida.

3. Cada vez que me pongo enfermo…
a. Me las arreglo solo; no quiero que me cuiden.
b. Pido ayuda si me hace falta.
c. Tengo a todo el mundo en torno a mí.

4. Cuando no llego a fin de mes…
a. Me busco la vida solo.
b. Se lo pido a… (mi padre, hermano o pareja), incluso para caprichitos.
c. Si puedo pido ayuda.

5. Cuando tengo que decidir qué ponerme…
a. Lo elijo yo solo/a.
b. Siempre le pregunto a mi pareja o persona significativa.
c. Me gusta contar con la aprobación de mi chico/a o persona significativa.

6. En lo que respecta a mi iniciativa…
a. Considero que es bastante buena.
b. Necesito que las personas significativas para mí me den el primer empujoncito.
c. Es inexistente; siempre me animan las personas significativas.

7. Cuando no tengo pareja o persona muy cercana (por ejemplo un mejor amigo/a):
a. No me siento bien.
b. Prefiero encontrarla, pero si no la tengo también estoy bien.
c. Me encuentro bien si me va bien.

8. La opinión de mi pareja (u otra persona significativa) para mí es…
a. Menos importante que la mía.
b. Igual de importante que la mía.
c. Más importante que la mía.

9. Cuando quiero iniciar un curso o llevar a cabo algún cambio en mi vida:
a. Me quedo más tranquilo si mi pareja o persona significativa está de acuerdo conmigo.
b. Valoro las ventajas e inconvenientes yo solo.
c. No lo hago si mi pareja o persona significativa no lo ve claro.

10. ¿Con qué frecuencia sientes malestar (miedo, tristeza) cuando no tienes cerca a personas significativas para ti?
a. Frecuentemente.
b. A veces
c. Casi nunca.

11. ¿Qué opinan las personas significativas para ti de tu capacidad de autonomía cuando debes hacer cosas solo/a?
a. Que lo hago bien.
b. Que siempre necesito a alguien.
c. Que me cuido más o menos bien y sé cuándo pedir ayuda.

12. ¿Con qué frecuencia dejas de llevar a cabo proyectos cuando no te animan personas significativas para ti?
a. Muchas veces.
b. Pocas veces.
c. Algunas veces.

Resultados
Suma las puntuaciones obtenidas y comprueba si sabes ser independiente y valerte por ti mismo, si eres equilibrado o por el contrario tienes que revisar por qué dependes tanto de otras personas.
1. a= 0  b=2  c=1
2. a= 2  b=0  c=1
3. a= 0  b=1  c=2
4. a= 0  b=2  c=1
5. a= 0  b=2  c=1
6. a= 0  b=1  c=2
7. a= 2  b=1  c=0
8. a= 0  b=1  c=2
9. a= 1  b=0  c=2
10. a= 2  b=1  c=0
11. a= 0  b=2  c=1
12. a= 2  b=0  c=1

0-8 puntos (Independiente)
Sencillamente vas a tu aire. Eres una persona muy independiente y esto tiene muchas ventajas, pero también inconvenientes si no sabes integrar a otras personas en tu vida. Déjales un hueco, déjate querer.
8-16 puntos (Equilibrado)
Sabes dónde está el límite en el que seguir solo pudiendo contar con la ayuda de los que te quieren es una cabezonería. Aprovechar el apoyo social es bueno y tú lo sabes. Continúa con esta pauta y enorgullécete de tus propios éxitos.
16-24 puntos (Dependiente)
Estás enganchado a una o varias personas que a su vez seguro que son co-dependientes de ti. Y si no lo son, no se debe apostar tan alto por alguien. De la única persona que debes depender es de ti mismo, pues uno mismo nunca se falla.
(Fuente: webconsultas.com)
              http://www.lostiempos.com/t-de-teens/interesante/interesante/20131122/dependencia-emocional-a-la-sombra-de-un-amo_235983_512058.html

lunes, 25 de noviembre de 2013

Es hora de aceptar lo que es y no es correcto / En consulta con Álex

Es hora de aceptar lo que es y no es correcto / En consulta con Álex

Por: |
3:54 p.m. | 19 de Noviembre del 2013
Comparte este artículo

Recientemente alguien me dijo que yo era 'fundamentalista' en cuanto a los temas de moral y valores.

Decidí buscar la definición: “actitud que defiende los fundamentos de una determinada doctrina en su integridad o pureza más rigurosa”.
Aunque esa oportunidad no me lo dijeron como un piropo, llegué a la conclusión que esa persona tiene toda la razón. Estoy aburrida de tantos matices de supuestos grises que nos abruman en la sociedad y que acaparan tantos aspectos de nuestra vida cotidiana. Pareciera que no hay nada ‘correcto’ o ‘incorrecto’. Vivimos en un mundo donde rige el ‘depende de’…
1. Maltratar y/o violar una mujer es un delito. No ‘depende de’ cómo estaba vestida, cuantos tragos se haya tomado ni cual sea su profesión. No ‘depende de’ si el agresor es su esposo, su novio o un completo desconocido. No ‘depende de’ si fue en un lujoso restaurante o en su propio hogar.
2. Herir o matar a alguien por conducir embriagado es un delito. No ‘depende de’ si el conductor es rico o pobre, si maneja un carro lujoso o un carro de policía.
3. Robar es un delito. No ‘depende de’ si después supuestamente ‘devuelven’ el dinero o si acusan al resto de la humanidad de ser cómplice. No ‘depende de’ si roban mientras usan corbatas lujosas y no ‘depende de’ si ocupan altos cargos ni si descienden de una familia prestigiosa.
4. Darle trago a menores de edad está mal. El trago es perjudicial para la salud de ellos y pone en peligro sus vidas y posiblemente la de otros. No ‘depende de’ si todo el mundo lo hace ni que siempre se ha hecho.
5. Asumir responsablemente el rol de padre y no abandonar a los hijos es un deber impajaritable y no ‘depende de’ si tiene plata, si quiere a la mamá, o si fue un ‘desliz’. No ‘depende de’ si vive en la misma ciudad ni siquiera el mismo país.
6. Cumplir con las leyes de tráfico es una obligación de todos y no ‘depende de’ si uno está de afán, si hay un policía de tránsito vigilando o si tiene carro grande o cinco carros de escoltas.
Estos son solo algunos de los escenarios en los cuales considero que nos hemos vuelto demasiado laxos a la hora de actuar y de juzgar. Fundamentalista o no, sí considero que es hora de que dejemos de dar y aceptar excusas flojas y darle rodeos a lo que es correcto y lo que no lo es.
ALEXANDRA PUMAREJO
http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/es-hora-de-aceptar-lo-que-es-y-no-es-correcto-en-consulta-con-lex_13204676-4

El autoengaño tras una ruptura

El autoengaño tras una ruptura

Por: |
3:54 p.m. | 19 de Noviembre del 2013
Autoengaño tras una ruptura
'Voy a terminar sola' es la mentira mayor y muestra falta de autoestima.
Foto: Archivo particular
Comparte este artículo

Son cinco las mentiras que Bo Sellers propone que eliminemos para 'dejar ir' y vivir en paz.

Sin importar la edad ni cuándo y cómo se dé, el fin de una relación deja a muchos sintiéndose perdidos y confundidos. Pero las ‘pérdidas’ nos enseñan a seguir adelante y a pasar la página. ¿Cómo? Eliminando las mentiras que nos repetimos una vez terminamos la relación.
5. “Lo podemos arreglar”. Esta es la mentira más engañosa de todas porque lo lleva a uno a analizar de más las ‘piezas rotas’. ¿Fue una bobada? ¿Fue algo realmente grave? Independientemente es que si algo se rompió, está roto, nada que hacer. La respuesta está en si te estás esforzando demasiado en convencerte de que se pueden reparar las cosas.
4. “Las cosas no estaban tan mal como pensaba”. A él le gusta el chocolate, a ti la vainilla. Te encanta escuchar música y él ni puede mencionar sus canciones favoritas. Sí, los opuestos se pueden atraer, pero eso no significa que con esto se puede fundar una relación a largo plazo. Conoce tus límites, qué no puedes soportar.
3. “Todas las relaciones funcionan”. Dicen en términos laborales, que si amas lo que haces, nunca trabajarás realmente en la vida. Ahora traduce eso en términos de relaciones. Todo lo forzado es trabajo y todo lo agradable es divertido. Eso sí, esto tampoco significa que no deba haber esfuerzo cuando se necesita mantener el amor vivo.
2. “Debí haber esperado a terminar después de Navidad”. Siempre habrá un cumpleaños, un aniversario, un baby shower en cualquier fecha. Y cuando uno menos espera, llegó de nuevo la Navidad y ahí sigues. A veces es mejor hacerlo como las ‘curitas’, de una vez: entre más rápido le des aire fresco a la herida, más rápido sana.
1. “Voy a terminar sola”. Estar con la persona equivocada por miedo a que vas a quedarte sola y terminar viviendo con 16 gatos no solo muestra que no se trata de miedo, sino falta de amor propio. Nunca estamos solos o solitarios si amamos con quien estamos. Empieza por amarte a ti misma y te darás cuenta de que todas las peculiaridades que tu ‘ex’ odiaba de ti son exactamente las que te hacen perfecta. Búscate un miedo más real, como tarántulas o algo así.
Recuerda, si no tienes la confianza de decirle al mesero que hay una mosca en la sopa, a lo mejor nunca puedas disfrutar el postre gratis que te dará el chef como premio de consolación.
REDACCIÓN EL TIEMPO
@anaisabelagomez

http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/claves-superar-la-ruptura-de-una-relacin_13204675-4

El secreto para un matrimonio feliz: una mujer que dé vuelta la página

El secreto para un matrimonio feliz: una mujer que dé vuelta la página

Por: |
5:33 p.m. | 21 de Noviembre del 2013
Un estudio ha entregado esperanza a muchos enamorados que quieren ver prosperar su vida conyuga
Un estudio ha entregado esperanza a muchos enamorados que quieren ver prosperar su vida conyugal.
Foto: Archivo particular
Comparte este artículo

Investigación de más de una década mostró lo que parecería ser clave para una vida conyugal feliz.

Las peleas y el rencor acumulado por ellas en una pareja, sin duda van mermando la sanidad de una relación. Y lamentablemente, parece que las disputas en el amor, en mayor o menor escala, están lejos de desaparecer, salvo afortunadas excepciones.
Pero un reciente estudio de la Universidad de Berkeley ha entregado esperanza a muchos enamorados que quieren ver prosperar su vida conyugal de manera sana y por muchos años. Según los científicos a cargo, no solo la felicidad de una pareja se proyectaría más a largo plazo dependiendo del tiempo en que los miembros de ella pasen enojados después de una discusión; sino que un dato más revelador indica que los mejores matrimonios –en términos de satisfacción y durabilidad- son aquellos en los que a la mujer se le pasa más rápido el enojo y abre la posibilidad de dar vuelta la página.
Desde 1986, las personas a cargo de esta investigación, monitorearon a 156 parejas heterosexuales de California, a las que cada cinco años volvieron a ubicar para hacer el seguimiento de sus relaciones y saber qué tan felices eran.
A ellas se les grababa, para identificar sus gestos faciales, lenguaje corporal, tono de voz y temas de conversación; y de forma más específica aún, su presión sanguínea, frecuencia cardiaca y temperatura, en momentos de peleas amorosas.
“Una y otra vez (los científicos) descubrieron que los matrimonios en los que la esposa se calmaba más rápidamente durante una disputa, eran los que finalmente se mostraban más felices, tanto en el corto como en el largo plazo”, aseguró la universidad, respecto al estudio publicado en el periódico de la Asociación Psicológica de EE.UU., Emotion.
Asimismo, se reveló otro dato importante, como lo fue el hecho de que si era el esposo el que tenía mayor facilidad de dar antes vuelta a la página, poco influía en el éxito de la satisfacción marital.
“Cuando se trata de manejar las emociones negativas durante un conflicto, las mujeres son muy importantes”, aseguró uno de los autores del estudio, la profesora Lian Bloch, agregando que lo que su trabajo ha concluido es que si, sobre todo ellas, son capaces de calmarse, es muy probable que una relación prospere.
Al respecto, explicó que gran parte de esta, entre comillas, responsabilidad, se debe a los estereotipos de género que existen sobre el mundo femenino, en cuanto a los sentimientos y el ánimo conciliador. “(Cuando pelean) ambos ven en ella el termómetro emocional de cómo están las cosas. Las mujeres toman más responsabilidad por la armonía emocional de un matrimonio”.
Por su parte, Robert Levenson, psicólogo que también participó del estudio, destacó la aparente facilidad que tienen las mujeres para proponer soluciones para resolver los conflictos, lo que mejora la capacidad de la pareja para lograr con éxito un diálogo de paz que calme los ánimos.
“Esto puede que no funcione tan bien en los esposos, a quienes sus esposas suelen criticar por querer resolver los problemas de manera apresurada”, afirmó.
El MERCURIO- GDA
http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/el-secreto-para-un-matrimonio-feliz_13212212-4