viernes, 1 de noviembre de 2013

Duele Pensar

  pensando
Por Geoffrey Hoppe
Traducción: Héctor Santos Ramallo
¿Qué tal el verano? El clima sigue caliente aquí, en el hemisferio norte, pero todos sabemos que el verano está llegando a su fin, no importa lo que tratamos de frenarlo el cambio de las estaciones es inminente. Entonces, ¿cómo estuvo su verano?
¿Qué quiere decir que no puede pensar en ello? ¿Dice que no sabe si fue bueno o malo? ¿Estaban tan ocupados, que no pueden recordar lo que hicieron? ¿Se pasó tan rápido que ni siquiera puede llegar hasta junio?
Bienvenido al club. El Club de Shaumbra. Usted no está solo.
Es duro pensar. Ha sido así durante un tiempo, pero parece que ha llegado a tope realmente en estos últimos tres meses. Ejemplo: Una noticia salta en la pantalla del televisor o en el monitor de la computadora. Ven las imágenes y las palabras, pero todavía no pueden pensar en ello. Solía ser que podrían tener sobre ella, tal vez hasta una forma de opinión o reacción. Pero en estos días simplemente no la registran. Está ahí, pero no está ahí. Está en otro mundo, pero no está en su mundo.
¿Qué tal un poco de drama familiar? Solía ​​ser que cuando el drama familiar subía a su cabeza se sentían seducidos por el cuadro. Incluso si eran capaces de resistirse a involucrarse aún se sentían con la tentación de participar. Pero ahora sólo duele pensar en ello. “¿Por qué no podemos llevarnos bien?” Se preguntan, o mejor aún, “¿Por qué no pueden dejarme fuera de esto?”
Duele pensar en las funciones mundanas humanas como las finanzas, las citas, las tareas y los quehaceres. Sus proyectos quedan cada vez más atrasados, ya que simplemente no quieren hacer el esfuerzo de entrar en el engranaje mental para conseguir que se hagan. Incluso han dejado de hacer nuevas entradas en la lista de “cosas para hacer”, porque ya saben que no van a hacerlas. Y el tiempo… nada parece estar en la vieja secuencia del tiempo. Horas y días e incluso meses se confunden. Incluso este buen Virgo ha perdido unas cuantas citas porque olvidó qué día era.
Solían pensar en el futuro, pero ahora apenas pueden poner sus brazos o su mente alrededor de ella. Cuando alguien le pregunta qué desea hacer (cenar, una película, un paseo por el parque) duele sólo estar pensando en ello. Cuando me hago la pregunta: “¿Cómo estuvo tu verano?” Se dibuja un gran espacio en blanco. ¡Heck, casi olvidaron que era verano!
Sólo duele pensar en estos días. Y eso es una buena cosa, o al menos algo apropiado. Va más allá del viejo patrón mental y las viejas formas de “pensamiento relacional”. Ustedes/nosotros vamos más allá de la mente. Es incómodo al principio, e incluso hay una tendencia a sentirse letárgico o desanimado. Es porque su mente está programada para el pensamiento relacional, pero ahora, a medida que trascienden las limitaciones del pensamiento mental y sentimental, los viejos puntos de conexión se están desvaneciendo.
PENSAMIENTO RELACIONAL
La mente está capacitada para relacionarse, o conectarse con los acontecimientos del pasado. Cuando alguien dice: “Vamos a ir a ver una película”, su mente no suele imaginar un futuro potencial de ir a ver una nueva película, sino que al instante se remonta en sus memorias sobre las experiencias anteriores de ir al cine. En un instante, la mente recuerda lo que siente al ir al teatro, hacer cola , comprar palomitas de maíz, ir al baño justo en el medio de la película, y todos los otros detalles de aventuras pasadas de ir al cine. Estos son los puntos de relación que usa la mente para luego hacer un juicio sobre si ir al cine es una buena o mala idea. Le entrega un paquete de juicio mental / emocional, algo que por lo general se siente en el estómago o en el pecho. Pero en realidad no es un verdadero sentimiento sensorial.
Utilizamos pensamientos relacionales en casi todo lo que hacemos. Muy poco de nuestro impulso proviene de la inteligencia creativa. Ya sea que estemos equilibrando nuestra chequera, cocinando la cena, conduciendo a la tienda o asistiendo a una reunión de negocios, la mente se basa en el pensamiento relacional. Se conecta con recuerdos del pasado para determinar cómo responder en el momento. El beneficio del pensamiento relacional es que utilizamos datos y experiencias anteriores para guiarnos a lo largo del día en lugar de tener que aprender todo de nuevo. La desventaja es que nos convertimos en dependientes del pasado y permitimos que la mente juzgue lo que es positivo o negativo.
INTELIGENCIA SENSORIAL
Duele pensar en este momento porque se están expandiendo más allá del pensamiento relacional. Están permitiendo que su divinidad despierte, y con ella viene la inteligencia sensorial. Esto no es nada nuevo. La inteligencia sensorial es inherente a la conciencia del Yo Soy pero raramente es aplicada a esta realidad 3D, sobre todo en nuestra actual Era Mental.
La inteligencia sensorial incluye intuición, saber interior, conciencia y sensibilidad. Es infinitamente más natural para nosotros que nuestro estado mental del ser, sin embargo, se nos ha programado (o nosotros mismos nos hemos programado) a creer sólo en lo que viene de nuestra mente y los cinco sentidos humanos. La inteligencia sensorial siempre está ahí y siempre nos sirve, pero esencialmente le hemos dado la espalda en favor de la limitada experiencia mental. Discutimos y peleamos por nuestra mente, por el pensamiento relacional mental, incluso cuando nuestra sabiduría nos susurra que hay mucho, mucho más en la vida.
La inteligencia sensorial es sabiduría interior sin pensar. Como seres sensoriales somos mucho más eficientes en el sentir (percibir) energías y en la conciencia de lo que somos que el pensamiento. El pensamiento es lento, agotador, limitado y está basado en el pasado. La inteligencia sensorial es inmediata, estimulante, amplia y está basada en una gran cantidad de potenciales. La mente puede ser fácilmente extraviada y engañada, mientras que la inteligencia sensorial busca la verdad, la pureza y la experiencia.
¿QUÉ HACER?
El pensamiento relacional mental seguirá con nosotros en los tiempos venideros. Soy capaz de escribir este artículo, porque mi pensamiento relacional recuerda cómo formar palabras, el tipo de mi Mac y ver la hora para conocer mis plazos. Pero a mi mente le duele escribir este artículo, ya que no entiende – o no quieren entender – la inteligencia sensorial.
No permanezcan a oscuras a pesar de que pueden haber jugado allí, y no pertenecen a la conciencia mental limitada tampoco. El reto es que no se puede pensar en la manera de salir de la oscuridad o las limitaciones. Hay una tendencia a pensar o ir o luchar en su camino a la iluminación, pero todo lo que he aprendido, y de acuerdo a la sabiduría de los Maestros Ascendidos, es todo acerca de permitir.
Lucho con lo de permitir, lo que es una declaración divertida en sí misma, ya que no debería haber ninguna lucha con permitir. No quiero luchar, pero es como subirse a una montaña rusa y tratar de mantener la calma total y estar abiertos durante todo el paseo salvaje. Nuestros mecanismos incorporados responden automáticamente con miedo, restricción y supervivencia.
Permitir es confiar y aceptar que todo lo que les pasa ahora es parte de su iluminación, aunque no parece tener sentido. En el Shaud de julio Adamus dijo que la “manera de vivir” es “asumir que todo es acerca de su iluminación.” Es otra forma de decir que todo se trata de permitir.
Estamos cambiando, ya que hemos pedido por el cambio. Nuestros pensamientos están transformándose porque hemos optado por ampliar nuestra conciencia. Duele pensar, al menos por el momento, pero duele mucho más permanecer dentro de la prisión de las limitaciones mentales.
          http://angelesamor.org/geoffrey-hoppe/duele-pensar.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario