sábado, 9 de noviembre de 2013

¿Eres un servidor de Dios?

servir a Dios
Antes de acercarte a otro, pide La Luz del Espíritu Santo y pide que esta Luz te rodee, proteja y llene. Luego pide que La Luz también rodee, proteja y llene a la otra persona, de manera que sólo se haga presente lo que sea para su bien mayor. Pide la guía de La Luz y de El Viajero y luego escucha esa guía en tu interior.
Al aprender a sintonizarte con tu propia guía interna, aprenderás a reconocer al conocedor interno que sabe lo que es correcto para tí en cada situación.
No hay más que hacer, que sintonizarse y confiar en ello.

Siempre ha habido alguien sobre el planeta que sostiene o “ancla” la energía del Viiajero Místico, para que todos puedan tomar parte de ella. Es casi como una acción mecánica y gracias a que alguien sostiene la energía, ella está disponible para todos.
Es como una analogía: las manzanas que cuelgan de un árbol están disponibles para todos los que pasan por ahí, porque el árbol está ahí. Ciertamente, para tomar parte, tienes que estar consciente de la presencia del árbol, además de querer las manzanas. Si ese día no quieres manzanas, no tienes que comerlas.
Responde a esta pregunta: ¿Eres un servidor de Dios?
Si la respuesta es “no”, considera que se te ha llamado a servir a Dios y no te sorprendas de que tu vida no está funcionando bien.
Si la respuesta es “sí”, decláralo completamente. Adéntrate en el entendimiento de que las fuerzas leales del poder negativo están poniéndote a prueba.
Las buenas noticias son que nunca se te da nada que no puedas manejar.

Declara completamente que puedes y vas a manejar esto, lo que esto sea, en todo momento, sin excepciones. Vas a perdurar hasta el fin. Resuelve que lo harás noblemente, con confianza, gracia, inhalando y exhalando, con alguien o algo que vendrá a ayudarte cuando lo necesites, tanto como sea necesario, de acuerdo con Dios.
Confía en Dios. Manten tu fé fluyendo en tus obras, tus acciones, tus formas de expresión y de estar en el mundo. Perdona a los demás, aún cuando parezcan ser servidores dispuestos del poder negativo. En cada momento, sigue buscando lo bueno, dando tu mejor respuesta y dejando el resto en las manos de Dios, tu amigo, tu aliado, siempre y de todas maneras.
Permite la aceptación, cooperación, entusiasmo y luego, está dispuesto a perdurar amorosamente.

Esas cosas se mantienen unidas. Por ello, todo lo que tenemos que hacer, es dirigirnos hacia la aceptación o la cooperación o el entusiasmo y no necesitamos preocuparnos por las tentaciones.   
La primera ley del Espíritu es la aceptación. Este es uno de los principios más relevantes para el desenvolvimiento de la conciencia espiritual. La aceptación te pide que aceptes cualquier situación por lo que es y que te aceptes tú mismo, tal cual eres. Aceptas lo que es.
En realidad, la ley de la aceptación es muy lógica: cuando pones a un lado tus sentimientos y pensamientos y las fantasías negativas, lo que es, es lo único que está sucediendo.
John-Roger y John Morton
            http://angelesamor.org/pensamientos-positivos/eres-un-servidor-de-dios.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario