sábado, 28 de diciembre de 2013

Cita desastrosa: ¿huir o no huir?

Cita desastrosa: ¿huir o no huir?

Texto: Pilar Tapia
¡Todos hemos sufrido una cita para el olvido! Todos alguna vez hemos pasado por la embarazosa situación de protagonizar un encuentro del cual quisiéramos huir disparados, ya sea porque la persona no resultó tan galante o interesante como esperábamos, o porque la química no fluyó durante la velada. En esos momentos incómodos, uno desearía poder desparecer como por arte de magia. Sin embargo, la mala noticia es que somos humanos y no contamos con poderes especiales. ¿Cómo darse cuenta de que es momento de escapar? ¿Es posible huir de una cita de manera elegante? ¡Los expertos te ayudan a encontrar la solución!


Cita desastrosa: ¿huir o no huir? / Foto: ThinkstockCita desastrosa: ¿huir o no huir? / Foto: Thinkstock


Malos modales

Mónica, una terapeuta corporal de 27 años protagonizó una cita con un chico sumamente rudo. “Fuimos a un restaurante y durante toda la cena maltrató al camarero”, cuenta. “Me sentí tan incómoda que fingí tener una jaqueca e interrumpí la cita para que me llevara a mi casa”.
Fredric Neuman, Doctor en Medicina y Director del Centro de Tratamiento de Ansiedad y Fobia del Hospital de White Plains en Estados Unidos, sostiene en su artículo “The Anatomy of Dating” publicado en la revista Psychology Today: “Es sumamente importante que la potencial pareja sea una persona agradable”. El experto cree que tiene sentido tener ganas de escapar de una persona que maltrate a un mesero, pues “alguien grosero con un camarero es probable que, tarde o temprano, sea grosero con su cónyuge”, sostiene.
[Relacionado: 10 síntomas de una relación enferma]


¿Cómo decirle adiós?

“Tienes que asegurarte de que se dé cuenta que no estás interesada en él pero con amabilidad”, recomienda a la revista Cosmopolitan Jeanne Martinet, autora del libro “Come-ons, Comebacks, and Kiss-Offs”. Por lo tanto, lo ideal es que permanezcas allí toda la cita y hacia el final puedes decirle que te parece alguien muy carismático y simpático pero sientes que no tienen mucho en común, por lo cual preferirías no volver a verlo. De todas formas, no va a gustarle tu rechazo, por lo tanto, siempre es mejor mantener los modales y ser lo más agradable posible, ¿no crees?


Falsas expectativas

Antes de una cita las expectativas son elevadas, y es común que te hayas creado un estereotipo de hombre o mujer que dista bastante de los de carne y hueso. “Mi mejor amiga insistió por mucho tiempo en presentarme a su primo francés, y me contaba todas sus virtudes y por qué conformaríamos una gran pareja. Cuando estuvo de visita por la ciudad, salimos a comer ¡y me llevé una gran decepción! No lo vi ni tan guapo ni tan interesante como me lo había imaginado”, cuenta Rosario, una odontóloga de 26 años, quien si bien tuvo ganas de huir despavorida del encuentro, prefirió llegar hasta el final de la cita, aunque posteriormente optó por no responder a sus mensajes ni llamados.
[Relacionado: Fantasías sexuales: ¿sucias o solo picantes?]


¿Debemos huir si no tenemos cosas en común?

Neuman sostiene que es muy importante compartir intereses con la pareja, y escoger a alguien que, en lo posible, te haga reír. “Las parejas pasan más tiempo conversando que en la cama haciendo el amor”, afirma el experto a la revista Psychology Today.
No obstante, la realidad indica también, que no todas las parejas duraderas resultaron del amor a primera vista, y que tampoco es imprescindible ser ciento por ciento compatible con el otro para lograr un vínculo sólido. El psicólogo Jamie Long afirma en la revista mencionada que las personas no tenemos “solamente un tipo de hombre o mujer ideal”, por lo tanto, explica: “Es importante abrirse a la posibilidad de que puedes enamorarte de alguien que no cumple a la perfección con los criterios que creías como perfectos y esenciales para una pareja”.
[Relacionado: No tener sexo en la primera cita, ¿es cosa del pasado?]
Por lo tanto, si crees que la cita te resulta insostenible, pues él dice blanco y tú opinas negro, la mejor alternativa es ser sincero y si te animas, hasta bromear con la incompatibilidad que existe entre ustedes. También, puedes sugerirle terminar la cita antes de lo previsto de una manera amable.
Sin embargo, si existen las diferencias entre ustedes, pero sientes que lo estás pasando bien, sigue tu instinto (que no suele fallar) y dale otra oportunidad a esa persona. Quién sabe, quizá no logró flecharte en la primera cita, pero si accedes a una segunda, puede llegar a hacerlo para toda la vida.
Fuentes adicionales: revista Psychology Today (psychologytoday.com), revista Cosmopolitan (cosmopolitan.com).

No hay comentarios:

Publicar un comentario