domingo, 1 de diciembre de 2013

Terapia Cognitivo-Conductual: curar con la palabra

Terapia Cognitivo-Conductual: curar con la palabra

Uno es capaz de cambiar y lograr cualquier cosa modificando solo lo que piensa / Foto: ThinkstockUno es capaz de cambiar y lograr cualquier cosa modificando solo lo que piensa / Foto: Thinkstock
Por: Mariano Ferreyra
Muchos llaman a la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) “el arte de curar con la palabra”. Expandida al mundo entero, esta forma de terapia propone un sistema novedoso, eficiente y sencillo, ideal para cualquier tipo de persona. No te pierdas la oportunidad de conocer mejor este tratamiento que está arrojando buenos resultados. Conoce cómo funciona y todos sus secretos ¡aquí!
Qué es la Terapia Cognitivo-Conductual
Para el Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido, la TCC es, básicamente, “una forma de entender cómo piensa uno acerca de sí mismo, de otras personas y del mundo que le rodea, y cómo lo que uno hace afecta a sus pensamientos y sentimientos”. Es decir, aseguran que uno es capaz de cambiar y lograr cualquier cosa modificando solo lo que piensa.

[Relacionado: Estresada hoy, ¿con alzhéimer mañana?]
El Colegio Real de Psiquiatras profundiza un poco más: “la TCC puede ayudar a una persona a sentirse mejor. A diferencia de otras ‘terapias habladas’, la TCC se centra en problemas y dificultades del ‘aquí y ahora’. En vez de focalizarse en las causas de su angustia o síntomas en el pasado, busca maneras de mejorar su estado anímico ahora”.
Interesante, ¿verdad?
Cómo funciona
Con el fin de conocer el mecanismo de esta terapia, Yahoo Mujer entrevistó al Dr. Akikur Mohammad, psiquiatra, profesor universitario, miembro de la Junta Americana de Adicciones y de la Junta Americana de Psiquiatría y Neurología, además de especialista en TCC. Mohammad explica que “los pacientes que se someten a esta terapia son capaces de identificar sus pensamientos negativos y de descubrir cómo afectan estos a su comportamiento, a sus estados de ánimo y sentimientos. Una vez que los pacientes son capaces de descubrir estos pensamientos destructivos, el objetivo es sustituirlos por pensamientos racionales y positivos para erradicar el dolor o la depresión, la ansiedad, la tristeza, etc”.

[Relacionado: ¿Hemos olvidado cómo relajarnos?]
El especialista propone un ejemplo para ilustrarlo mejor: “La mayoría de las personas solo son capaces de identificar dos pasos frente a una situación conflictiva:
1. El suceso
2. La respuesta

Por ejemplo:
Paso 1. En la autopista, alguien cruza su coche frente al tuyo de manera peligrosa. Paso 2. Tu reacción natural es buscar hacerle lo mismo o bajar la ventanilla y gritarle algo.
Pues bien, la Terapia Cognitiva-Conductual ayuda a las personas a identificar un paso intermedio que sería la interpretación de esa experiencia. Los pensamientos irracionales pueden conducir a conductas reprobables, peligrosas y con serias consecuencias (causar un accidente, ser multados, peleas, estrés). En este caso, una interpretación más saludable sería pensar que, tal vez, el conductor del otro vehículo tuvo una emergencia médica o estaba atravesando algún tipo de crisis y se vio obligado a realizar tal maniobra. Este tipo de pensamientos colaboran en tener una actitud y reacciones más saludables y positivas”.
Para concluir, Mohammad especifica: “A través de esta terapia, les enseñamos a las personas a cambiar sus creencias negativas con el fin de aumentar los sentimientos positivos. Consideramos a esta terapia como un proceso de aprendizaje, en el que las personas adquieren nuevas habilidades para afrontar sus problemas y poder así ser más felices".
Razonar antes de reaccionar es el fundamento / Foto: ThinkstockRazonar antes de reaccionar es el fundamento / Foto: Thinkstock
El tratamiento
Para el Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido, la mecánica del tratamiento es muy sencilla: “en las terapias individuales, primero se dividirá cada problema en partes. Para facilitar este proceso, el terapeuta puede sugerir al paciente que lleve un diario. Esto le ayudará a identificar lo que vaya sucediendo en su interior. Juntos estudiarán sus pensamientos y sus sentimientos para ver cómo le están afectando.

[Relacionado: Consejos para mejorar tu memoria con nombres]
Es fácil hablar de hacer algo, lo difícil es hacerlo realidad. Así que, después de haber identificado lo que puede cambiar, el terapeuta le ‘pondrá deberes’ para practicar estos cambios en su vida diaria. Dependiendo de la situación, el paciente podría comenzar a cuestionar un pensamiento autocrítico que le hace ponerse triste y reemplazarlo con otro positivo (y más realista) que ha aprendido en la TCC, o reconocer en el momento adecuado que está a punto de hacer algo que le hará sentir peor y, en su lugar, hacer algo más positivo, etc. En cada sesión se discute cómo le ha ido desde la última.
El especialista le puede ayudar con sugerencias si algunas de las tareas le parecen demasiado duras o si por el contrario le ayudan. Jamás se le pedirá que haga cosas que no quiera hacer: cada uno decide el ritmo del tratamiento y lo que va a intentar o no. Lo mejor de la TCC –según el Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido– es que se puede continuar practicando y desarrollando las técnicas que se han aprendido, incluso cuando las sesiones han terminado. Esto hace menos probable que los síntomas o problemas vuelvan a aparecer”.
A quién está dirigida
El Dr. Mohammad afirma que “cualquier persona puede someterse a este tratamiento, aunque funciona mejor con los jóvenes y adultos. Con los niños más pequeños, es más difícil usar tácticas de razonamiento para llegar a niveles profundos. La Terapia Cognitivo-Conductual es útil para tratar dolor físico (sobre todo crónico) y cuestiones más psicológicas, como la depresión, ansiedad, trastornos de personalidad, problemas de ira, problemas de auto-estima, adicciones, fobias sociales, los hábitos no deseados, solo para nombrar unos pocos”.

La TCC es una forma de terapia basada en la persona: un especialista te mira a los ojos y conversa contigo ayudándote a sentirte más feliz. ¿Qué opinas tú? ¿Ya conocías esta terapia? ¿Te atreverías a intentarlo? Cuéntanos tu experiencia.
_
Entrevista a:
Dr. Akikur Mohammad, psiquiatra, profesor universitario, miembro de la Junta Americana de Adicciones y de la Junta Americana de Psiquiatría y Neurología

Fuentes: revista Prevention, Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido (a través de la Sociedad Española de Psiquiatría.
                 http://co.mujer.yahoo.com/blogs/vida-sana/terapia-cognitivo-conductual-curar-con-la-palabra-154014258.html?page=all

No hay comentarios:

Publicar un comentario