jueves, 26 de diciembre de 2013

Una época de gozo y reflexión / Le tengo el remedio

Una época de gozo y reflexión / Le tengo el remedio

Más allá de las interpretaciones de los expertos sobre los comportamientos individuales o colectivos de la gente con respecto a la Navidad, es clave que por encima de la parafernalia, las luces y la decoración en estas fechas, primen la condición personal y los sentimientos de cada quien frente a esta época.
La idea no es llover sobre mojado; aun así, aquí van algunas reflexiones:
Entienda. El fin de año no sólo es una etapa propicia para hacer un balance básico sobre lo que se ha hecho y lo que se ha dejado de hacer, también para compensar algunos déficits. Ojo: no es una tarea forzada, sino un corte de cuentas que se hace aprovechando la terminación de un periodo.
Replantee. Si se puso una meta que no cumplió y en su inventario queda como un pendiente, reprográmela con más realismo y sin presiones y defina un camino fácil para cumplirla por etapas. Total, el mundo no se acaba.
Moderación. Deslíndese un poco del sentido comercial de estas fechas. Sea consciente de sus capacidades y personalice gratamente su sentido del dar; en otras palabras, si no tiene más que un buen saludo o una llamada a tiempo, hágala con gusto. Compartir un abrazo, una frase o un detalle elemental son cosas que se valoran de verdad.
Por último. No critique ni cualifique a las personas por la magnitud de sus regalos. Así como tenemos que aprender a dar desde el sentimiento, también tenemos que aprender a recibir en esas mismas condiciones. Disfrute.
CARLOS F. FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO

        http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/salud/una-poca-de-gozo-y-reflexin-le-tengo-el-remedio_13272996-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario