jueves, 26 de diciembre de 2013

Yo también tengo mi lista de deseos / En consulta con Álex

Yo también tengo mi lista de deseos / En consulta con Álex

Llegó la Navidad. Cuando era niña no había nada más emocionante que sentarme a escribir la carta al Niño Dios. La ilusión de sentir que mis deseos más profundos tenían la posibilidad de cumplirse es un recuerdo de infancia incomparable.
Debo confesar que con cada año que pasa le he ido perdiendo el encanto a esta época que era tan mágica. Me cuesta trabajo aferrarme a lo que realmente significa y no perderme en la trivialidad del intercambio de regalos.
Por eso, este año, mientras acompañaba a mi hija a escribir su carta, decidí que nunca es tarde para recordarle al Niño Dios que yo también tengo mi lista de deseos. Mientras ella le pedía guayos de fútbol y varios ‘i-algo’, yo escribí la mía con la misma fascinación que cuando tenía 6 años. Les quiero compartir mi carta:
Estimado y siempre recordado Niño Dios:
Estoy convencida de que en esta vida uno recibe lo que tiene el coraje de pedir, así que aunque parezcan un poco ambiciosos mis deseos, sé que a Usted nada le queda grande ni imposible.
1. Fortaleza. Para siempre preferir que me quieran por quien realmente soy y no por quien aparento ser.
2. Firmeza. Para recordar que aunque me cueste peleas, malas caras y desencuentros, es más fácil ponerle límites y enseñarle valores claros a mi hija de niña, que verla sufrir por sus descarriladas cuando sea adulta.
3. Coraje. Para atreverme a soñar y trabajar fuertemente por lograr cada una de mis metas. Los únicos límites que existen están en mi cabeza y yo misma me los impongo.
4. Carácter. Para preocuparme y ocuparme por quien soy, no por mi reputación. Mi carácter es quien decido ser, mientras que mi reputación es quien los otros creen que soy.
5. Humildad. Para aprender de cada situación difícil. Verla como una lección y una oportunidad y no como un castigo.
6. Generosidad. Para hacer favores y/o dar regalos sin esperar ni siquiera una sonrisa de agradecimiento. Hacer cada acto amoroso por mi propia satisfacción y nunca pensando en la gratificación de recibir nada a cambio.
7. Coherencia. Para adherirme estrictamente a los valores que considero correctos como el respeto, la honestidad, la lealtad, la fidelidad y la transparencia, a pesar de vivir en un país donde cada día estos valores son cuestionados, violados y menospreciados.
8. Tolerancia. Para entender que aunque quiera cambiar el mundo a la única que puedo cambiar es a mí misma.
9. Inteligencia. Para saber cuáles causas realmente merecen mi tristeza, mi mal genio y mí desgaste.
10. Sabiduría. Para aprovechar cada minuto de la vida como si fuera el último.
Creo que eso es todo por hoy, con estos diez regalitos quedaría hecha. ¡Gracias Niño Dios de antemano por leer esa carta y tenerme en cuenta!
Con todo mi amor,
ALEXANDRA PUMAREJO
            http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/yo-tambin-tengo-mi-lista-de-deseos-en-consulta-con-lex_13295088-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario