lunes, 6 de enero de 2014

Erradica el cáncer emocional / Jaime Jaramillo

Erradica el cáncer emocional / Jaime Jaramillo

Por: Jaime Jaramillo

Belleza & Bienestar

Erradica el cáncer emocional / Jaime Jaramillo

El ser humano se ha enfrentado desde siempre a miles de enfermedades, unas más agresivas, unas crónicas y otras pasajeras, pero pocas tienen el impacto emocional del cáncer.
Foto: Hernán Puentes

A través de diferentes investigaciones se ha ido descubriendo y comprobando el hecho de que los pensamientos que una persona tiene liberan una cierta química en el organismo y cada emoción tiene una química particular. Cuando existe un trauma emocional (la muerte de un ser querido, un divorcio, una quiebra económica, una infidelidad, conflictos profundos con los hijos o pareja, etc.), se genera una emoción que se manifiesta como dolor o sufrimiento. Esta emoción es el resultado de miles de neuropéptidos que revierten al flujo sanguíneo y circulan por el cuerpo. Cuando guardas inconscientemente en tu corazón esa emoción negativa y dejas que ella quede atrapada en el tiempo, esta se manifiestan en tu cuerpo, generando un bloqueo energético que viene a desembocar en una enfermedad.
El gran desafío es encontrar tu paz interior y mental, para que tus emociones negativas puedan ser manejadas y liberadas y conseguir el balance entre tu cuerpo y tu mente. Por eso, si quieres hacer un cambio drástico en tu vida, disfrutar de tu bienestar y de buena salud, revisa sin engañarte qué tipo de pensamientos negativos albergas y qué tipo de emociones sientes.
Si hoy estás enferma, tienes un cáncer que sientes que te está ganando la batalla y estás perdiendo tu fe, tu esperanza y tus ganas de vivir, te invito a que sigas estos pasos simples pero poderosos:
1. Revisa si existe coherencia en tu vida: Muchas veces inconscientemente deseas paz en tu vida, pero creas conflictos, echándoles la culpa o criticando a los demás. Pensar una cosa y hacer otra, interiormente te pone en una contradicción que te debilita, generando pérdida de energía y haciéndote vulnerable.
2. Sin importar qué tipo de vivencias hayas tenido en el pasado, revisa si alguna de ellas en su debido momento te dolió demasiado y quizás nunca supiste cómo liberar ese dolor y decidiste inconscientemente guardarlo en ese lugar tan sagrado que es tu corazón. La ausencia total de miedo refuerza tu sistema inmunológico y esto solo lo logras a través del amor, que es diametralmente opuesto al miedo. El amor hace que tu cuerpo y tu mente vibren en una frecuencia tan alta, que te acercan a la sanación.
3. No luches contra el cáncer: Entiende que es una manifestación física de un miedo, un resentimiento o un bloqueo por sanar, y que no debes desgastarte luchando contra la enfermedad, porque si la miras realmente, ella no es la causa sino simplemente el efecto de un patrón de pensamientos negativos, repetitivos, inconscientes, llenos de miedo, ansiedad y malestar.
4. La enfermedad tiene un comportamiento lógico desconcertante, pero conlleva un sentido real. De ti depende encontrarlo, ya que en cada uno se manifiesta de manera diferente, dependiendo de la intensidad del trauma sufrido y del tipo de emoción.
5. La sanación implica el amarte a ti misma y el abandonar todo conflicto, toda lucha y desprenderte de los apegos que se nutren de tus miedos, que te hacen sufrir y te enferman. Debes dejar que la enfermedad te abrace, dale la bienvenida, entiéndela, compréndela y agradece por aquella enseñanza que te está mostrando y te quiere dejar en tu vida.
6. Para lograr que el amor entre a tu vida y salga todo temor, debes entrar en el camino del perdón, recordando sin dolor, ya que a través de él lograrás que nuevamente la paz interior, la esperanza, la luz y el amor entren a tu vida.
7. Medita, realiza ejercicio físico diario, aliméntate adecuadamente, toma abundantes extractos de jugo, especialmente de guanábana (acetogeninos) y batidos de zanahoria, brócoli, limón, manzana y remolacha en agua. Consume sábila, ajo, ginseng y uña de gato. Visualízate sanándote y empieza a servir y a compartir incondicionalmente con los demás.
8. Y lo más importante de todo: Nunca, nunca jamás dejes de soñar.
           http://alo.co/belleza-y-bienestar/como-cuidar-la-salud-de-la-mujer-cancer-emocional

No hay comentarios:

Publicar un comentario