martes, 7 de enero de 2014

No sufra con sus propósitos / Le Tengo el Remedio

No sufra con sus propósitos / Le Tengo el Remedio

La sudadera colgada, los tenis sin estrenar y la inscripción al gimnasio evaporándose, son señales de que corrida apenas una semana del año sus propósitos de ejercitarse y hacer dieta flaquean.
Pues bien, si no quiere que, como ya le ha pasado, diciembre lo sorprenda en medio del remordimiento y la panza más grande, siga estos consejos que le ayudarán a vencer esta pereza de enero.
Entienda. Ejercicio no es matarse, sudar y sufrir. Nada de eso, empiece por caminar más, usar las escaleras, abandonar un poco el carro y no quedarse quieto. Muévase cada día más sin amargarse.
Olvídese. Ni de fundas se obsesione con básculas, cintas métricas y cronómetros. Las metas y límites son suyos, modifíquelos cuando quiera y pueda. Pocos minutos son mucho si no se rinde.
No aguante. Dieta no significa hambre ni restricciones absurdas. Mérmele al tamaño de las porciones y no galguee entre comidas. Cuando se acostumbre a comer menos puede retirar progresivamente lo que menos le apetece. Inténtelo.
Ayúdese. No sólo dieta y ejercicio son amigos del bienestar, también si no fuma, le baja al traguito, duerme lo suficiente y evita rabietas. Sin matarse.
Por último. Bájele a la sal, ríase, vaya a un chequeo médico, no se automedique, haga de los hábitos sanos sus aliados y feliz año.
CARLOS F. FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO

               http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/salud/no-sufra-con-sus-propsitos-le-tengo-el-remedio_13341104-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario