miércoles, 29 de enero de 2014

Ser virgen hoy, ¿virtud o bochorno?


Ser virgen hoy, ¿virtud o bochorno?
Ser virgen en la actualidad, ¿es una virtud? o, por el contrario, ¿es causa de bochorno?. Mientras algunas personas se sienten orgullosas de estar esperando a la persona adecuada, otras podrían estar avergonzadas por su situación. Descubre qué piensan los expertos.
De acuerdo con el portal Waiting Till Marriage, 1 de cada 30 americanos espera hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales. Aunque no lo creas, ¡eso representa a 10 millones de personas! De aquellos que practican la castidad hasta casarse, el 60% son mujeres, y el 40% hombres.
¿Por qué eligen esperar? Cada persona tiene sus propias razones. Mi amiga Maia, por ejemplo, decide esperar hasta el matrimonio, porque según me cuenta, desea guardar esa experiencia para compartirla con su futuro marido. “Es una enseñanza de la fe cristiana que me sirve”, explicó.
Pero no todas las personas que esperan lo hacen por razones religiosas. Waiting Till Marriage sostiene que aunque en los grupos conservadores religiosos, 1 en cada 5 personas espera hasta el matrimonio para tener sexo, también hay quienes lo hacen por razones no religiosas.
Un buen ejemplo es Lupe, una compañera de trabajo, que me ha explicado que, a sus 29 años, todavía no ha tenido relaciones porque aún no ha encontrado a la persona correcta. “No estoy segura si deseo esperar hasta el matrimonio o no, pero sí sé que me gustaría estar en una relación seria y comprometida. Me sentiría más cómoda sabiendo que la persona me ama, y que no solo se trata de sexo”.


Por otro lado, la asistente social Jennifer Kelman, quien se especializa en conflictos de pareja y habitualmente da consejos para el portal de asesoramiento Pearl, explicó en entrevista con Yahoo Mujer que muchas personas sienten que, en el mundo de las citas, todo va muy rápido, ¡así como el mundo en el que vivimos! Por eso, quienes puedan esperar para perder su virginidad en el momento en que se sientan plenamente cómodos, a largo plazo suelen sentirse dichosos de haberlo hecho.


Ser virgen, ¿trae problemas? La experta en relaciones April Masini, quien aconseja a parejas y solteros diariamente desde su portal Ask April, explicó a Yahoo Mujer que a menudo recibe consultas de vírgenes de ambos sexos. “Por lo general, el tema que les preocupa no es si mantener o no su virginidad, sino el temor a ser incompatibles con alguien con quien les gustaría salir, o con quien ya salen”.


“Específicamente, se preocupan por qué pensará esa persona en cuanto le confiesen su situación, y por cómo tener sexo una vez que decidan hacerlo. En el caso de quienes tienen la intención de no tener relaciones hasta el matrimonio, suelen preocuparse por ser juzgados por sus potenciales parejas, o rechazados por sus convicciones”, agregó.


La Dra. Emily Morse, quien habitualmente aconseja sobre sexo desde el show de radio Loveline With Dr. Drew, señaló a Yahoo Mujer que muchas personas vírgenes pueden sentirse incómodas y faltas de experiencia, y que pueden preocuparse de que “la persona ideal” nunca llegue.


Por otro lado, también explicó que cuando una mujer es virgen, los hombres pueden tener diversas sensaciones al empezar a salir con ella. Mientras que algunos la verán como pura e inocente, y la desearán más, otros pueden abordar su relación con ella como un desafío para llegar a la gran meta.


También hay quienes sentirán una gran presión, y se preocuparán por las posibles repercusiones. “Pero por supuesto, algunos hombres lo verán como un honor, y querrán que ella se sienta segura, y tenga una primera experiencia positiva”, explicó Morse.


Entonces, ¿es una virtud o un bochorno? Para Kelman, la virginidad es algo que debe ser cuidado hasta el momento correcto, y no debe ser entregado por una experiencia a corto plazo. “He trabajado con muchas personas que creen que han tenido su primera vez con la persona equivocada, y se sienten ‘dañadas’. Por eso, ser virgen no es algo de qué avergonzarse, sino que es algo que debe ser expresado con honor y dignidad”, explicó.


Para Masini, ser virgen no es ni una virtud ni un bochorno. En cambio, es una faceta que debemos considerar cuando elegimos con quién salir, así como tomamos en cuenta su edad, su personalidad, y sus gustos.


Pero Morse opina que mientras la virginidad siempre será vista como una virtud por muchas religiones y culturas -especialmente en el caso de la mujer, que se reconocerá como virtuosa por adherirse a estándares religiosos que valoran la castidad-, para las mujeres no religiosas esto no es necesariamente una virtud.


“La mayoría de las mujeres ven el hecho de perder su virginidad como una parte de crecer. Desean hacerlo, pero se preocupan porque ocurra con la persona correcta en el momento adecuado. Y aunque la virginidad todavía tiene un valor significativo en nuestra cultura, ya no se la considera necesariamente una virtud”, apunta Morse. Y tú, ¿qué opinas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario